El MUSA exhibe más de 900 objetos que conforman la exposición del cineasta tapatío y ganador del Oscar, Guillermo del Toro. (Foto: Cuartoscuro)
El MUSA exhibe más de 900 objetos que conforman la exposición del cineasta tapatío y ganador del Oscar, Guillermo del Toro. (Foto: Cuartoscuro)

El amante de los monstruos, Guillermo del Toro, llegó a su cumpleaños número 55 y para celebrarlo nombraremos algunas de las cosas más representativas que quizá no sabías.

Guillermo del Toro se ha caracterizado por los personajes de sus películas, tanto así que lo han nombrado “el monstruo del cine”.

Incluso, en julio de este año, el cineasta mexicano inauguró la muestra “En casa con mis monstruos” en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA).

El MUSA exhibe más de 900 objetos que conforman la exposición del cineasta tapatío y ganador del Oscar, Guillermo del Toro.

Entre los objetos de la muestra que estará hasta el próximo 27 de octubre, el público podrá admirar piezas de películas como: El Laberinto del Fauno, La Forma del Agua, así como objetos personales de Del Toro y vestuarios.

El productor, guionista y novelista mexicano nació el 9 de octubre de 1964, en Guadalajara Jalisco y ha sido galardonado por diversos trabajos.

Algunos de sus personajes más representativos son:

  • Hombre Pálido y el Fauno, del filme El Laberinto del Fauno
  • El ángel de la muerte. de la película Hellboy
  • El niño fantasma, de la cinta El Espinazo del Diablo
  • “Hombre anfibio”, del filme La Forma del Agua
En la imagen, una de las piezas de su película El Laberinto del Fauno. (Foto: Cuartoscuro)
En la imagen, una de las piezas de su película El Laberinto del Fauno. (Foto: Cuartoscuro)

Del Toro inició su carrera precisamente en un programa de terror llamado “La hora marcada” en los años 80, donde conoció a Alfonso Cuarón.

Tiene más de 9 años de experiencia en efectos especiales y maquillaje que ha explotado con ayuda de su empresa Necropsia, la cual se dedica a eso.

El intro de Los Simpson dio un giro total en 2013, cuando se le pidió al cineasta tapatío dirigir la entrada especial de Halloween de este programa.

En 2018 se ganó el premio a Mejor Director, durante la entrega de Los Globos de Oro y por la cinta La Forma del Agua.

Su buen corazón también lo ha caracterizado, ya que en 2017, una persona le pidión por medio de su cuenta de Twitter que lo apoyara a retuitear su mensaje en el que solicitaba “900 mil dólares” para una amiga que debía practicarse una biopsia, pero el cineasta no le dio retuit sino que pagó esa biopsia.

Del Toro cubrió también el costo de los boletos de avión de 12 integrantes del equipo de Olimpiadas Matemáticas en Sudáfrica, en mayo de este año, cuando los concursantes solicitaron donaciones para poder comprar sus boletos.

Era tanta su fascinación por los monstruos y terror, que su abuela, quien es muy católica, intentó exorcizarlo, pues decía que esos comportamientos eran demasiado raros.

Del Toro ganó el premio a Mejor Director, durante la entrega de Los Globos de Oro en 2018
Del Toro ganó el premio a Mejor Director, durante la entrega de Los Globos de Oro en 2018

Otro premio que tuvo la fortuna de levantar fue el de la estatuilla del Oscar en 2018, por Mejor Película y Mejor Director con La Forma del Agua.

En la exposición de “En casa con mis monstruos” encabezó varios recorridos de esa muestra.

Ha sido llamado para dirigir importantes películas, por ejemplo, rechazó dirigir dos de los filmes de Harry Potter, así como la tercera parte de Blade, Blade Triniy.

Tuvo que tomar la dolorosa decisión de irse de México, ya que en 1998 su padre fue secuestrado y viajó al extranjero por la inseguridad del país.

El cineasta realizó los subtítulos de su película El Laberinto del Fauno, debido a que tiene un buen nivel de inglés.

Tiene más de un millón de seguidores en su cuenta de Twitter y es muy querido por sus fans, pues casi siempre los mensajes que le manden.

Además, Guillermo Del Toro ya cuenta con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Durante su develación pidió a los mexicanos estar unidos pese a las malas rachas que se presenten en el país.