(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que el exsecretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, tuvo discrepancias con él y con Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de Presidencia.

"Es un cambio régimen. Esto lleva a que haya puntos de vista, discrepancias; que se produzcan incluso enfrentamientos al interior del mismo gobierno, del grupo".

López Obrador agregó: "Yo tuve diferencias con él. Yo lo respeto mucho, pero estamos en un proceso de transformación. Aquí no se oculta nada. No es que salió del gobierno por motivos de salud. Él es un hombre de criterios y tuvimos entre otras discrepancias, el plan de desarrollo. Hubo dos versiones y la versión que quedó es la que yo autoricé, incluso me tocó escribirla porque había otra versión y sentí que era continuísmo".

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

El mandatario mexicano explicó que el proyecto presentado del plan de desarrollo "no reflejaba un cambio", además de reiterar que respeta a al exsecretario.

"Yo respeto mucho a Carlos pero tenemos diferencias. Me presentan un Plan de Desarrollo y lo veo, y desde mi punto de vista no refleja un cambio, era como si lo hubiera hecho Carstens o Meade, con todo respeto", recalcó el presidente mexicano.

"Son proyectos distintos y contra puestos,  y no engañamos a nadie, ustedes ven mis textos, ven mis libros ahí está el cuestionamiento a la política neoliberal, yo no puedo aceptar algo que signifique más de lo mismo, no puedo aceptar algo en lo que no creo, ni si quiera es un aspecto técnico…  Cómo después del desastre de la política neoliberal voy a seguir con lo mismo, allá de quienes defiendan ese dogma, allá ellos", agregó.

A pregunta expresa sobre quiénes habrían sido los que obstaculizaron el trabajo de Urzúa en Hacienda, tal como lo expresó en su carta de renuncia; López Obrador respondió: "En las tres transformaciones ha habido muchos movimientos. Inclusive las tres transformaciones que se han llevado a cabo se han hecho por la vía armada, ha habido violencia. Nosotros estamos llevando una transformación de manera pacífica, sin violencia. La cuarta transformación. Pero eso no significa que no haya movimientos".

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

Detalló que las fricciones fueron directamente con él y con el Jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo.

"Hay reajustes. Nosotros estamos comprometidos a cambiar la política económica. Lo planteamos, considero, la gente votó también para que se modificara la política económica que resultó un fracaso".

"Vamos de prisa y no nos vamos a detener. Los cambios van. Es mejor acostumbrarnos y entender el contexto, las circunstancias de cambio que se van a dar dando. Incluso puede haber otras renuncias", agregó.

El titular del Ejecutivo pormenorizó las "diferencias" que tuvo con él y "con otros miembros del equipo",  causantes de la renuncia de Carlos Urzúa.

"Era una concepción todavía en la inercia neoliberal y había que marcar la diferencia. El plan de desarrollo que se presentó al Congreso tiene como antecedente el plan liberal de 1906. Ahí ay no van a encontrar nada que tenga que ver con los términos propios de la política neoliberal. Ahí se habla que los problemas de México tiene que ver con la corrupción, con la impunidad. No vamos a continuar con la política politizadora".

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

"También había discrepancias en el manejo de la Banca de Desarrollo. Yo le encargué a Alfonso Romo que ayudara en el funcionamiento de la banca de Desarrollo y no había acuerdo en esto. Había diferencias entre ellos", dijo.

–¿Entonces habla de Alfonso Romo?

–Sí, seguramente. Era algo evidente, tenían diferencias y con otras áreas.

–¿Y Raquel Buenrostro?

–No, fíjense que eso no. Raquel tiene discrepancias porque a ella le toca tomar decisiones en la política de austeridad.

"En un gobierno democrático y que tiene como propósito transformar al país, siempre existen diferencias y discrepancias. Si se tratara de gobiernos conservadores, pues la vida sería muy plana, nunca sucederían cosas así".

López Obrador recordó que la carta renuncia de Germán Martínez, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS),  tenía un destinatario, que dijo, era el exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y que en está ocasión,  los destinatarios de la carta de renuncia de Urzúa eran él, Alfonso Romo y otros.

"Aquí los destinatarios de Urzúa eran otros, Romo y yo mismo", dijo el presidente de México.