(Foto: iStock)
(Foto: iStock)

México atraviesa la etapa más sangrienta de su historia. La disputa entre los cárteles por controlar una parte más grande del territorio nacional,  e incluso más allá de sus fronteras, ha derivado en una lucha encarnizada, que día a día se ha tornado más violenta.

La aparición de nuevos cárteles, derivado de las luchas internas de las grandes organizaciones del narcotráfico, ha dejado miles de muertos y desaparecidos en la mayor parte del país, pero Jalisco, Guerrero y Michoacán son tres de los estados en donde la situación se ha recrudecido.

Sumado a esto, la captura y extradición a Estados Unidos de Joaquín El Chapo Guzmán, ha ocasionado que el Cártel de Sinaloa se haya visto disminuido y hasta desplazado por otras organizaciones criminales, como es el caso del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Por lo que ahora, el objetivo del Gobierno federal es recobrar el control del territorio, la seguridad y lograr la pacificación del país. Con esa visión es que nace la Guardia Nacional (GN), la cual, después de un largo y debatido origen, este 30 de junio inició sus operaciones formales a lo largo y ancho de México, pero con fuerte presencia en los estados de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Ciudad de México, Baja California y Chihuahua; entidades que fueron catalogadas como prioritarias por el Gobierno de México.

El nacimiento de un nuevo cártel

El surgimiento del Cártel Jalisco Nueva Generación ocurrió hace menos de diez años y, rápidamente pasó de ser un grupo reducido de desertores del ahora extinto Cártel del Milenio a convertirse en una de las organizaciones más grandes de México, que ha extendido sus tentáculos a toda América, Europa y Asia.

Una de las claves de su rápido crecimiento fue la presencia estratégica de operadores en la frontera suroeste de los Estados Unidos, colindante con Tijuana, y en la frontera noroeste, colindante con Vancouver, Canadá. Aunado a ello, tiene control en zonas de los océanos Atlántico y Pacífico. Su especialidad: el trasiego de cocaína y las metanfetaminas.

Desde el inicio, el CJNG se caracterizó por su violencia, por lo que originó que la lucha por el control de territorios de tornara cada vez más violenta. De acuerdo con información de autoridades mexicanas y estadounidenses señalan que el cártel, comandado por Nemesio Oseguera, alias El Mencho, tiene presencia en catorce estados mexicanos, casi la mitad del territorio nacional.

¿Quién es El Mencho?

Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, líder del CJNG (Foto: archivo)
Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, líder del CJNG (Foto: archivo)

Nemesio Oseguera Cervantes, originario de la región de Tierra Caliente Michoacán, es el fundador y líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

De acuerdo con un comunicado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, fechado en abril de 2015, El Mencho ha estado profundamente involucrado en actividades de tráfico de drogas desde los años noventa.

En 1994, la corte estadounidense del Distrito Norte de California lo condenó a tres años de prisión por conspiración para distribuir heroína. Tras su liberación, regresó a México, donde se desempeñó como agente de policía en Cabo Corrientes y Tomatlán, en el estado de Jalisco. Tiempo después abandonó la policía y regresó a sus actividades dentro del narcotráfico en el (ahora extinto) Cártel del Milenio, aliado del capo del Cártel de Sinaloa, Ignacio Coronel Villarreal, alias Nacho Coronel.

En 2010, tras la muerte de Nacho Coronel y la captura del líder del Cártel del Milenio, Óscar Orlando Nava Valencia, alias El Lobo, el Cártel del Milenio se dividió en dos facciones: Los Torcidos y La Resistencia, las cuales iniciaron una batalla por el control del narcotráfico en Jalisco. Los Torcidos derivaron en lo que actualmente es el CJNG, con El Mencho como su líder.

Bajo el mando del Mencho, el CJNG comenzó a expandir y consolidar su control sobre el narcotráfico en Jalisco y en estados vecinos, enfrentándose a los cárteles rivales Los Zetas y Los Caballeros Templarios. El 27 agosto de 2012, se rumoró que El Mencho había sido capturado, lo que desató una ola de veintiocho narcobloqueos en la zona metropolitana de Guadalajara y diversos municipios, así como otros seis en el estado de Colima.

Versiones periodísticas señalan que Nemesio Oseguera estuvo detenido durante dos horas pero que fue liberado por órdenes del entonces gobernador de Jalisco, el panista Emilio González Márquez. La liberación habría contado con el apoyo del Gobierno federal, encabezado por Felipe Calderón.

El 30 de abril de 2015, el entonces gobernador Aristóteles Sandoval Díaz aseguraba que en Jalisco todo estaba bajo control. Insistió que la fuerza pública estatal era suficiente para combatir la delincuencia organizada, sin necesidad de las federales. Y aunque reconoció el gran poder que ha acumulado el CJNG, aseveró: "Lo tenemos acotado", e incluso aseguró que los narcobloqueos eran "cosa del pasado, de la administración anterior" (del gobernador Emilio González Márquez).

Horas después, la mañana del 1 de mayo, el Cártel Jalisco Nueva Generación mostró su fuerza al derribar un helicóptero de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con dieciocho militares y policías federales que perseguían a Nemesio Oseguera Cervantes y a su estado mayor. El saldo oficial fue de seis efectivos y ocho presuntos delincuentes muertos, más varios heridos.

Momentos más tarde, Jalisco ardía en cincuenta y cinco puntos de treinta y dos municipios, incluida la zona metropolitana de Guadalajara. En intersecciones de avenidas y cruces estratégicos de carreteras se obstruyó el tránsito, atravesando autos, camiones pesados y autobuses urbanos, casi todos en llamas.

También prendieron fuego a once sucursales bancarias, a varias gasolineras y a otros negocios. Los bloqueos de calles e incendios se extendieron a Michoacán, Colima y Guanajuato. El pánico se apoderó de la población.

Pese a que El Mencho ha seguido eludiendo a las autoridades, algunos miembros de su familia han sido capturados.

Rubén Oseguera González, alias El Menchito, fue detenido en enero de 2014 en el municipio de Zapopan, pero en diciembre del mismo año, un juez federal ordenó su libertad ante la aparente falta de pruebas que presentó el Ministerio Público federal. Al momento de su captura, El Menchito llevaba consigo 25 millones de pesos y armas de fuego.

El 23 de junio de 2015, El Menchito, presunto operador financiero del cártel, fue recapturado y actualmente sigue preso en el Penal federal de El Altiplano, en el estado de México.

Tres años después, el 28 de mayo de 2018, fue detenida Rosalinda González Valencia, identificada como esposa del Mencho y acusada de los delitos de lavado de dinero y de delincuencia organizada. La captura se realizó en medio de un operativo realizado en un exclusivo fraccionamiento de la ciudad de Guadalajara. Sin embargo, meses después, en septiembre de ese mismo año, Rosalinda González fue liberada luego de pagar una fianza de un 1,5 millones de pesos.

Al día de hoy, Nemesio Oseguera Cervantes es el principal objetivo del Gobierno federal, aunque a decir del presidente Andrés Manuel López Obrador, su administración no va por "las cabezas" del narco, sino que su objetivo es lograr la pacificación del país. E incluso, el 30 de enero de 2019, casi al término de su conferencia mañanera, López Obrador aseguró que "no hay guerra" contra el narco: "Oficialmente ya no hay guerra. Nosotros queremos la paz", aseguró.

Jalisco, la cuna del CJNG

Cinco presuntos delincuentes perdieron la vida al enfrentarse a balazos con personal del área de homicidios de la Fiscalía General del Estado, los hechos se registraron en boulevard Colón y avenida de las Américas, en el fraccionamiento Santa FE (Foto: Fernando Carranza García/ Cuartoscuro)
Cinco presuntos delincuentes perdieron la vida al enfrentarse a balazos con personal del área de homicidios de la Fiscalía General del Estado, los hechos se registraron en boulevard Colón y avenida de las Américas, en el fraccionamiento Santa FE (Foto: Fernando Carranza García/ Cuartoscuro)

Por ser su plaza principal, Jalisco ha sido escenario de cruentos ataques, asesinatos y desapariciones de decenas de personas, que lo han llevado a ser una de las entidades más peligrosas del país desde hace varios años.

De acuerdo con el reporte de mayo de 2019 de la organización Semáforo Delictivo, Jalisco se encuentra reprobado en los delitos de homicidio, extorsión, narcomenudeo, robo a vehículos y violencia familiar.

De enero a mayo de 2019, se han registrado 880 delitos relacionados con el narcomenudeo en la entidad, mientras que los homicidios, en el mismo período, llegaron a los 902 (97 ocurrieron en Guadalajara, 77 en Tlajomulco de Zúñiga, 66 en Tlaquepaque, 59 en Zapopan, 53 en Tonalá, 16 en El Salto, 13 en Lagos de Moreno, 8 en Chapala y 6 en Puerto Vallarta).

Estas cifras han llevado a Jalisco a ser una de las entidades prioritarias del Gobierno federal, de ahí el importante despliegue de elementos de la Guardia Nacional.

Apenas el pasado viernes 21 de junio, un enfrentamiento entre policías y miembros del CJNG, que duró varias horas en plena zona residencial de Tlajomulco de Zúñiga (derivado de una serie de atentados contra miembros de la Fiscalía y la Secretaría de Seguridad Pública de Jalisco), dejó dos agentes policíacos y dos presuntos miembros de la delincuencia organizada muertos, así como un niño lesionado (hijo de un agente de la Fiscalía).

(Foto: Bernardino Hernández/ cuartoscuro.com)
(Foto: Bernardino Hernández/ cuartoscuro.com)

Versiones periodísticas señalan que ese día llegó un mensaje anónimo a la Fiscalía General del Estado de Jalisco. Una voz masculina advirtió que esa mañana se "procedería" contra varios elementos de la fiscalía, ya que no llegaron a ningún acuerdo por medio del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Y es que alrededor de entre diez y quince funcionarios del gobierno estatal y de algunos municipios estarían "en la lista negra" del Cártel Jalisco Nueva Generación, así lo admitió el fiscal de Jalisco Gerardo Octavio Solís, quien reconoció que, en los ataques de Tlajomulco, los victimarios "se quedaron cortos".

Una semana después, el secretario particular de Macedonio Tamez Guajardo, quien encabeza la Coordinación General Estratégica de Seguridad del Gobierno de Jalisco, fue privado de su libertad por algunos minutos. El gobierno estatal aseguró que se trató de un "robo con violencia", pero su auto fue encontrado baleado.

Desde hace varios años, el gobierno de Jalisco ha sido acusado de tener vínculos con el narcotráfico. El ex fiscal Luis Carlos Nájera, el ex gobernador Aristóteles Sandoval e incluso el actual mandatario estatal Enrique Alfaro han sido señalados de estar ligados con el crimen organizado.

De acuerdo con la periodista Anabel Hernández, desde 2018, el Departamento de Justicia del Gobierno de Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés) investiga a Alfaro por sus presuntos vínculos con el Cártel Jalisco Nueva Generación. La investigación estadounidense revela que  Alfaro habría "recibido dinero a cambio de seguridad y de que los deje trabajar".

Hernández aseguró que, incluso, un informe de interno de la Secretaría de Marina, elaborado en 2014, señala que estaba abierta una investigación contra Alfaro y funcionarios que han colaborado durante sus administraciones por presuntos vínculos con una red financiera encabezada por María Guadalupe Gastélum Payán, la segunda esposa del extinto narcotraficante Juan José Esparragoza Moreno, alias El Azul, relacionado al Cártel de Sinaloa, y sus hijos Brenda Guadalupe, Cristian Iván, Juan Ignacio y Nadia Patricia Esparragoza Gastélum.

En Jalisco también se han registrado desapariciones y asesinatos relacionados con el narco, que han trascendido a nivel mundial.

Uno de los casos más sonados es el de la desaparición y presunta muerte (habrían sido desintegrados en ácido) de tres estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) en Guadalajara, tras realizar una grabación en una finca de Tonalá, para un trabajo escolar, el 19 de marzo de 2018.

Miles de personas, entre estudiantes, maestros, familiares y amigos de la Universidad de Medios Audiovisuales de la Universidad de Guadalajara y del ITESO, marcharon de la Glorieta de los Niños Héroes a la Fiscalía General del Estado, para exigir que aparezcan con vida Javier Salomón, Marcos Ávalos y Daniel Díaz, estudiantes de cine del CAAV, así como por todos los desaparecidos de México (Foto: Fernando Carranza García/ cuartoscuro.com)
Miles de personas, entre estudiantes, maestros, familiares y amigos de la Universidad de Medios Audiovisuales de la Universidad de Guadalajara y del ITESO, marcharon de la Glorieta de los Niños Héroes a la Fiscalía General del Estado, para exigir que aparezcan con vida Javier Salomón, Marcos Ávalos y Daniel Díaz, estudiantes de cine del CAAV, así como por todos los desaparecidos de México (Foto: Fernando Carranza García/ cuartoscuro.com)

La desaparición de Javier Salomón, Jesús Daniel y Marcos Àvalos, provocó protestas multitudinarias. Tras varias detenciones, incluida la tía de uno de los estudiantes desaparecidos, el 24 de abril de ese año, las autoridades estatales aseguraron que los estudiantes fueron golpeados, asesinados, y que sus cuerpos fueron disueltos en ácido, versión que fue rechazada por los familiares de los estudiantes. A un año de eso, los familiares de los estudiantes continúan exigiendo justicia y que las autoridades sigan con la investigación.

Otras desapariciones ocurridas en Jalisco y que trascendieron las fronteras fueron la de Antonio Russo y Vincenzo Cimmino, quienes el 31 de enero de 2018 salieron a buscar a su pariente Raffaele Russo cuando tres policías policías municipales de la localidad de Tecalitlán los detuvieron y, presuntamente, fueron entregados a integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación. Nunca se los volvió a ver. La familia teme que estén muertos, por lo que el caso ya se encuentra en el Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas (CED, por sus siglas en inglés) y ya logró que las autoridades mexicanas les entreguen por primera vez un informe escrito sobre la investigación.

Los ciudadanos italianos Antonio Russo, Raffaele Russo y Vincenzo Cimmino fueron vistos por última vez en la ciudad de Tecalitlán, estado de Jalisco (EFE/ STR)
Los ciudadanos italianos Antonio Russo, Raffaele Russo y Vincenzo Cimmino fueron vistos por última vez en la ciudad de Tecalitlán, estado de Jalisco (EFE/ STR)

Un caso que tuvo mucho impacto a nivel nacional e internacional fue el del llamado "tráiler de la muerte". El periódico El Universal reveló la existencia de una caja refrigeradora de un tráiler que contenía 157 cuerpos, ante la falta de infraestructura en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJFC) para guardar restos de personas no identificadas.

El tráiler con los cuerpos fue estacionado detrás de un conjunto habitacional en Tlajomulco, Jalisco
El tráiler con los cuerpos fue estacionado detrás de un conjunto habitacional en Tlajomulco, Jalisco

Debido a que en 2013 la Ley General de Víctimas prohibió la incineración de cuerpos relacionados con crímenes violentos, el IJFC (que siguió realizando esta práctica dos años más) se vio rebasado para poder almacenar los cuerpos. Y entonces rentaron el contenedor que peregrinó por al menos tres municipios de Jalisco con los cuerpos pertenecientes a víctimas no identificadas de la delincuencia organizada.

La existencia del "tráiler de la muerte" se conoció gracias a las denuncias de los vecinos del municipio de Tlajomulco de Zúñiga, quienes reportaron la presencia de un olor fétido que emanaba del vehículo.

Los hechos causaron indignación no solo en México, sino a nivel mundial.

Guerrero y la violencia del narco

Además de Jalisco, Guerrero y Michoacán también son territorios en disputa del Cártel Jalisco Nueva Generación. En la última década, Guerrero ha sido marcado por la violencia del narcotráfico, convirtiéndolo en un cementerio.

Versiones periodísticas señalan que, desde hace por lo menos nueve años y en plena campaña de expansión, el CJNG pactó alianzas con La Familia Michoacana, el Cártel de Sinaloa y el grupo Los Granados, para lograr avanzar en Guerrero.

Pero luego de romper sus alianzas, el CJNG busca controlar el estado, considerado un punto estratégico para la producción y el trasiego de droga sintética, la cual es enviada a Estados Unidos y Europa desde el puerto de Lázaro Cárdenas, en Michoacán.

La Costa Grande es la zona de trasiego de drogas más importante de la entidad. Comprende 26 municipios, entre ellos Chilpancingo, Tixtla, Chilapa, Atoyac de Álvarez, Benito Juárez, Petatlán, José Azueta (Zihuatanejo), Coyuca de Benítez, Tecpan de Galeana, Eduardo Neri, Heliodoro Castillo, Ahuacuotzingo y Olinalá. Es por eso que la zona es objeto de cruentas disputas entre los cárteles.

Otro punto trascendental para el narco (por su ubicación) es la zona de la Tierra Caliente guerrerense, integrada por los municipios de Arcelia, Ajuchitlán del Progreso, Coyuca de Catalán, Cutzamala de Pinzón, Pungarabato, San Miguel Totolapan, Tlalchapa, Tlapehuala y Zirándaro. La región es considerada de alta peligrosidad.

El caso de Acapulco tal vez sea el más conocido. Los violentos enfrentamientos, ejecuciones, ataques y balaceras en plena costera y en los alrededores del puerto a manos del crimen organizado han dejado cientos de personas muertas, muchas más desaparecidas o heridas.

El derramamiento de sangre ocasionó que, por años, Gobiernos de Estados Unidos y otros países alertaran a sus ciudadanos para evitar visitar el puerto, que derivó en una crisis económica para sus habitantes, lo que acentuó la pobreza.

La presencia de militares y policías estatales no ha logrado contener las desapariciones y ejecuciones que se vuelven cada vez más brutales. Tan solo en 2017, Guerrero fue la entidad más violenta del país, al registrar más de 2.114 homicidios de enero a noviembre, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Michoacán, el origen de "la guerra contra el narco"

Fuerzas de autodefensa de Michoacán (AP)
Fuerzas de autodefensa de Michoacán (AP)

El CJNG también se abre paso a sangre y fuego por el control de Michoacán. La disputa principal es con el cártel de Los Viagra, enfrentamiento que deriva de un suceso de marzo de 2017, cuando el líder y fundador de Los Viagra, Carlos Sierra Santana, alias La Sopa, fue asesinado por Iván Margarito Ezequiel García, El Terrible (capturado en abril de 2017), por órdenes de El Mencho.

Este territorio, ubicado en la costa occidental de México, es uno de los principales puntos de producción y distribución de drogas, en especial de las metanfetaminas y otras sustancias sintéticas, aunque durante los últimos años, además, han proliferado la extorsión, el cobro de piso y los secuestros. También forma parte de la Tierra Caliente y cuenta con uno de los principales puertos marítimos (Lázaro Cárdenas), por lo que su importancia para el crimen organizado es prioritaria.

La violencia del crimen organizado y la "guerra contra el narco", iniciada en 2006 por el presidente Felipe Calderón, ha dejado cientos de muertos, heridos, desaparecidos, y derivado en el desplazamiento forzado de más de 1.300 personas en Michoacán (de acuerdo con el informe "Desplazamiento interno forzado en México", realizado por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, en 2017)

La lucha del Gobierno federal contra el narcotráfico dejó una de las marcas más profundas y dolorosas en la historia reciente de México.

granadazos en Morelia 2008(Foto: Internet)

El 15 de septiembre de 2008, en plena celebración del Grito de la Independencia, en la plaza principal de Morelia, explotaron dos granadas, que dejaron un saldo de ocho muertos y más de cien heridos. El hecho conmocionó al país, y aunque hubo detenidos, que fueron liberados años más tarde ante la comprobación de fabricación de pruebas, las víctimas del atentado (a casi once  años de distancia) no han recibido justicia.

La disputa entre los cárteles en Michoacán y la ola de violencia que han dejado a su paso, llevó a la creación de las autodefensas, grupos de civiles armados que buscaban liberarse del yugo del crimen organizado. Algunos de sus líderes como Manuel Mireles e Hipólito Mora , fueron encarcelados, acusados de varios delitos, pero fueron liberados.

De acuerdo con distintos análisis, desde la llegada de Silvano Aureoles al gobierno de Michoacán (1 de octubre de 2015), la violencia y los homicidios dolosos se han incrementado de manera considerable. 2016, 2017 y 2018 se volvieron los años más violentos en la entidad.

Datos del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública (SESNSP) revelan que desde el inicio de su administración hasta el 30 de junio de 2018, se registraron 3.369 homicidios.

Información de la Secretaría de Seguridad pública de la entidad expresa que el recrudecimiento de la violencia en distintos municipios se debe a la disputa entre los líderes de Los Viagra y el CJNG.

Las autoridades tienen identificados a varios de estos líderes, los cuales son considerados objetivos criminales.

Entre ellos se encuentran Nicolás Sierra Santana, alias El Gordo  y/o El Coruco de Los Viagra, y al menos tres más de sus hermanos, que lideran La Nueva Familia Michoacana, en la que también operan células de los extintos Caballeros Templarios.

Del lado del CJNG se encuentra un sujeto apodado El Rambo y varios jefes de plaza que forman parte del círculo cercano de El Mencho.

La situación en la que se encuentra sumida Michoacán ha llevado al resurgimiento de las autodefensas. Cemeí Verdía Zepeda, líder autodefensa en Aquila, advirtió que si el gobierno de Silvano Aureoles no los va a ayudar a detener el acoso y el avance criminal, entonces que "no los estorben".