(Foto: Facebook)
(Foto: Facebook)

El teléfono celular del sacerdote Francisco Bautista Ávalos se convirtió en un elemento clave para determinar, hasta ahora, su culpabilidad en el asesinato del joven Hugo Leonardo Avendaño, ya que registros satelitales revelaron que estuvo en el lugar y en el momento del homicidio.

En la segunda audiencia del caso, un juez consideró que el sacerdote Bautista Ávalos es el autor material de asesinato, luego de que el agente del Ministerio Público presentó los registros de geolocalización de los celulares del párroco y de Avendaño, quien fungía como auxiliar en su iglesia.

En  los registros  se demuestra que el cura y el joven estuvieron el pasado 11 de junio en la casa parroquial Cristo Salvador, en la alcaldía Tlalpan, desde las 23:04 horas hasta las 3:16 de la madrugada del día 12.

El religioso reportó su desaparición, ofició sus exequias y fue el último en recibir un mensaje de Avendaño (Foto: Especial)
El religioso reportó su desaparición, ofició sus exequias y fue el último en recibir un mensaje de Avendaño (Foto: Especial)

Además, el último mensaje que envió Leonardo la noche del 11 de junio desde ese punto, donde vivía el sacerdote, decía: "Ya llegué pa, voy a dejar el celular prendido, cualquier cosa, me llamas". Después, ambos dispositivos fueron ubicados juntos por la carretera Picacho-Ajusco y llegaron a las 3:48 horas a la colonia Héroes de 1910, en la parte alta de Tlalpan, donde fue encontrado el cuerpo de Leonardo dentro de su camioneta.

En la audiencia, la defensa de Bautista Ávalos argumentó que el sacerdote no estuvo esa madrugada en dicho lugar y descartó que los registros satelitales sean suficientes para determinar su culpabilidad. Mediante declaración de dos testigos, la defensa dijo que Bautista Ávalos olvidó su celular en la camioneta de Avendaño e, incluso, que tuvo que adquirir otro, sin embargo, la versión fue desestimada por el juez.

A menos de una semana de la detención del sacerdote Francisco Javier N, fue vinculado a proceso por el homicidio del joven Leonardo Avendaño, encontrado muerto el pasado 12 de junio en una camioneta.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Joel de Jesús Garduño, juez de control adscrito al Tribunal Superior de Justicia, abrió el proceso contra el religioso por su presunta responsabilidad en el delito de homicidio calificado.

El juez concedió tres meses a la Procuraduría General de Justicia capitalina para realizar la investigación complementaria.

El sacerdote fue descrito como bondadoso, que ayuda a los vecinos, capaz de curar enfermos y de hacer exorcismos (Foto: Especial)
El sacerdote fue descrito como bondadoso, que ayuda a los vecinos, capaz de curar enfermos y de hacer exorcismos (Foto: Especial)

Mientras tanto, el sacerdote permanecerá en el reclusorio Oriente, como parte de la medida cautelar de prisión preventiva.

El sacerdote fue señalado como sospechoso luego de que el joven de 29 años había acordado reunirse con él el día de su desaparición. Ernestina Godoy, titular de la PGJ de la Ciudad de México, dijo que no había sido un secuestro, sino un "homicidio".