Xi Jinping prometió limitar las emisiones de carbón para “lograr el tope en 2030 y la neutralidad en 2060”

El presidente de China, el primer emisor mundial de gas de efecto invernadero, dijo que “habrá esfuerzos muy serios de parte de diferentes sectores” productivos de su país

Xi Jinping (Reuters)
Xi Jinping (Reuters)

El mandatario chino, Xi Jinping, prometió este miércoles hacer los esfuerzos para “lograr el tope de las emisiones para 2030 y neutralidad en 2060”, reafirmando su promesa para tener una economía más amigable con el medio ambiente, con un llamado a los países ricos a aumentar sus ambiciones climáticas.

“Los países desarrollados deben aumentar su ambición climática y sus acciones y realizar acciones concretas para ayudar a países en desarrollo acelerar su transición a un sistema verde y bajo en emisiones de carbono”, instó Xi mediante un mensaje por teleconferencia en la cumbre climática organizada por su homólogo estadounidense, Joe Biden. Según indicó, se deben tomar en cuenta las inquietudes y dificultades de los países en desarrollo.

“Queremos lograr el tope de las emisiones para 2030 y neutralidad en 2060, llegar a la neutralidad de carbono en un plazo mucho más corto que en otros países. Habrá esfuerzos muy serios de parte de diferentes sectores, empresas que controlan proyectos de generación de energía con base en el carbón. Limitaremos el aumento del uso del carbón”, prometió el líder del gigante asiático.

El presidente también se comprometió a trabajar en el marco del multilateralismo, sobre la base del derecho internacional, y resaltó el “principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas” como la piedra angular de la gobernanza.

Además, dijo que es necesario “contemplar nuestras responsabilidades frente a las generaciones futuras”.

También sostuvo que las metas climáticas no se interponen con el desarrollo económico. “Si mejoramos el medio ambiente, mejoramos la productividad. Debemos asegurarnos que haya un medio ambiente sano para promover el desarrollo económico”, expresó.

China había anticipado que el presidente daría un “discurso importante”. Gran consumidor de carbón, el gigante asiático es en valores absolutos el primer emisor mundial de gas de efecto invernadero, pero también el país que más invierte en energías renovables. Beijing ha prometido anteriormente empezar a reducir sus emisiones de CO2 “antes de 2030” y lograr para 2060 la “neutralidad carbono”, es decir, absorber tanto como emite.

Una central eléctrica de carbón en la ciudad de Baotou, en la Región Autónoma de Mongolia Interior de China (Reuters)
Una central eléctrica de carbón en la ciudad de Baotou, en la Región Autónoma de Mongolia Interior de China (Reuters)

Biden invitó a decenas de dirigentes mundiales a una cumbre internacional sobre el clima que se realiza por videoconferencia este jueves y viernes.

Dejando a un lado sus otras diferencias, China y Estados Unidos, los dos principales contaminadores del planeta, se comprometieron el sábado a “cooperar” en el cambio climático, tras una visita a Shanghái del emisario estadounidense para el clima, John Kerry, quien consideró “suicida” cualquier falta de colaboración.

Pese a los compromisos de cooperación, la diplomacia china se mofó la semana pasada de la reincorporación de Washington al acuerdo sobre el clima, al asegurar que no se trata de “una vuelta gloriosa” sino de “un mal alumno que vuelve a clase después de haber suspendido un curso”.

SEGUIR LEYENDO: