Charles Shay tenía 19 años cuando cruzó el canal que daba paso a la costa de Francia.

Su tarea como médico del ejército de Estados Unidos era tratar de salvar a los heridos en uno de los combates más grandes de la historia bélica moderna. De los 160.000 soldados que llegaron a las costas de Normandía, 4.000 no pudieron superar la playa. Una imagen imposible de olvidar.

Recuerda que tuvo que "sacarse de la mente lo que veía para poder trabajar". "No podía operar y pensar en eso, así que no pensé en eso más y pude operar y hacer las cosas para las que fui entrenado" cuenta, hoy, a los 94 años.

Richard Llewellyn, de 93, estaba a bordo del HMS Ajax, un crucero ligero parte de la Marina Real Británica, que disparaba sus cañones contra la costa controlada por fuerzas alemanas. "El ruido era increíble, es una de las cosas que más recuerdo", rememora.

Leon Gautier combatió en tierra como parte de las Fuerzas Francesas Libres, batallón de élite liderado por el General Charles de Gaulle. Fue uno de los primeros soldados franceses en llegar a la costa de Normandía.

Hoy vive a unos cientos de metros de un bunker que destruyó junto con sus compañeros.