Por qué Sara García nunca se llevó bien con Jorge Negrete

La “abuelita de México” sumó a varios hijos y nietos postizos a lo largo de su carrera, pero el “Charro Cantor” nunca figuró como uno de ellos

Se dice que Sara García no quería ni un poco a Jorge Negrete (Fotos: Twitter @FGudinni / @AntonioJoseRH)
Se dice que Sara García no quería ni un poco a Jorge Negrete (Fotos: Twitter @FGudinni / @AntonioJoseRH)

Se ha dicho en varias ocasiones que Sara García, fuera de los sets de filmación y los escenarios, era una mujer de carácter fuerte, mucho más severa de lo que mostraba a través de su eterno personaje de abuela. A pesar de lo anterior, muchos actores y actrices de la Época de Oro le tenían bastante estima.

Ya fuera por sus buenos consejos, por la convivencia con ella o simplemente por su talento histriónico, Sara cautivó a intérpretes como Pedro Infante, Joaquín Pardavé y Marga López, entre otros. Ni hablar de todo el público que todavía la recuerda con cariño y que la sigue llamando la “Abuelita de México”.

No obstante, a pesar de que Sara le tenía suficiente paciencia a sus compañeros de trabajo, hubo alguien que se mereció el rechazo de la gran actriz. Para sorpresa de muchos, García no desarrolló tanto aprecio por Jorge Negrete, quien se debatía el puesto de popularidad con Pedro Infante, uno de los amigos más queridos por la actriz.

María Fernanda Ibáñez fue la única hija de la actriz (Foto: Facebook-Cine de Oro Mexicano)
María Fernanda Ibáñez fue la única hija de la actriz (Foto: Facebook-Cine de Oro Mexicano)

Los motivos de esto tendrían que ver con la hija de la actriz. María Fernanda Ibáñez (o Fernanda Amada Mercedes, dependiendo de donde se revise) fue la única descendencia que tuvo Sara en toda su vida. Nació el 15 de enero de 1920 y fue criada por su madre y Rosario González, quien era amiga de la actriz y a quien la niña solía llamar su tía.

Sara se había casado con un actor llamado Fernando Ibáñez en 1917, cuando ella apenas comenzaba su carrera en el cine. Sin embargo, se divorciaron en 1923 luego de que Ibáñez le fuera infiel con otra actriz que pertenecía a la compañía de teatro donde ambos trabajan.

Desde entonces, García hizo todo lo posible por mantener a María Fernanda y seguir adelante con su carrera artística. Poco a poco y, a pesar de las dificultades que tuvo al principio por ser madre soltera, Sara pudo continuar con sus participaciones en cine, mismas que tarde o temprano influyeron en su hija.

María Fernanda quería seguir los pasos de su madre en la industria del cine (Foto: Facebook-Cine de Oro Mexicano)
María Fernanda quería seguir los pasos de su madre en la industria del cine (Foto: Facebook-Cine de Oro Mexicano)

Se dice que María Fernanda descubrió su amor por la actuación desde muy joven. De este modo, la hija de Sara comenzó su incursión en el medio a partir de 1934 con pequeñas apariciones en cintas donde ni siquiera le daban los créditos.

No fue hasta 1937 que María Fernanda empezó a tener avances en su trayectoria. Primero a través de su participación (con créditos) en No basta ser madre, donde pudo actuar al lado de la propia Sara García. También en ese mismo año tendría su primer y único papel protagónico en La madrina del diablo.

Fue aquí donde compartió papel estelar con Jorge Negrete, quien apenas empezaba su carrera y que no sería reconocido hasta que actuara en ¡Ay Jalisco, no te rajes! (1941). Se dice que el “Charro Cantor” se enamoró perdidamente de la hija de García, por lo que la cortejó constantemente cuando estaban fuera de los foros de grabación.

Se dice que Jorge Negrete se enamoró perdidamente de María Fernanda (Foto: Twitter@AntonioJoseRH)
Se dice que Jorge Negrete se enamoró perdidamente de María Fernanda (Foto: Twitter@AntonioJoseRH)

Esto no fue del agrado de Sara y de inmediato rechazó cualquier intento de Negrete por tener un romance con María Fernanda. Los motivos para no aprobar este romance nunca se supieron, quizá era por la diferencia de edades entre su hija y el actor o porque dicen que Negrete tenía otro amor por entonces.

Tampoco se ha sabido si María Fernanda rechazó al intérprete o si pudieron consolidar su noviazgo. Lo que sí se sabe es que, tan rápido como ocurrió el flechazo, terminó. En 1938 la hija de Sara García se casaría con un ingeniero de nombre Mariano Velasco Mújica, quien se la llevó a vivir a Tamaulipas.

Sin embargo, aun si hubieran quedado esperanzas para que Negrete pudiera ser pareja de Ibáñez, estas se disiparon por completo el 17 de octubre de 1940. Ese día María Fernanda murió luego de haber padecido de fiebre tifoidea.

Sara García perdería a su única hija y se enfocaría de lleno en su carrera artística (Foto: Twitter / @jorg3leiner)
Sara García perdería a su única hija y se enfocaría de lleno en su carrera artística (Foto: Twitter / @jorg3leiner)

A pesar del duro golpe que esto significó para Sara García, se refugió en su carrera artística. Mientras tanto, Jorge Negrete siguó avanzando en la industria del cine hasta que en 1941 conocería a uno de sus más grandes amores: Gloria Marín, con quien protagonizaría varias cintas y con quien viviría en unión libre por más de 10 años.

No fue hasta 1942 que Sara García y Jorge Negrete volvieron a encontrarse para otra película: Historia de un gran amor. Ahí Jorge compartiría el papel protagónico con Gloria Marín, mientras que Sara tendría una participación secundaria en aquella trama de drama y romance dirigida por Julio Bracho.

SEGUIR LEYENDO: