José Eduardo Derbez más vulnerable que nunca: entre lágrimas, habló del momento más triste de su vida

El actor recordó la muerte de su abuelo Ramón Martínez del Río, quien siempre lo orientó

José Eduardo Derbez rompió en llanto al recordar a su abuelo. (Foto: Captura de Pantalla/ Youtube Faisy)
José Eduardo Derbez rompió en llanto al recordar a su abuelo. (Foto: Captura de Pantalla/ Youtube Faisy)

El hijo mayor de Eugenio Derbez, José Eduardo, abrió su corazón y compartió la anécdota más triste de su vida: el fallecimiento de su abuelo Ramón Martínez del Río, el padre de la actriz Victoria Ruffo.

Fue en un video para el canal de Faisy, donde el famoso conductor de Me caigo de risa le preguntó cosas personales a Derbez, quien hizo su triste confesión.

“José Eduardo, dime tú momento más triste”, lo cuestionó el conductor, a lo que respondió que la muerte de su abuelo. “Porque toda mi familia son mujeres y él era el único hombre que tenía yo en mi familia”, relató.

“Cuando yo empecé a salir de fiesta, mi abuelo todos los viernes iba a la casa y entonces siempre me decía ‘Ven, siéntate y hablaba conmigo’. Y me decía ‘Vamos a echarnos un tequila’”, contó en confianza el actor.

Ramón Martínez del Río falleció en el 2007 en la Ciudad de México.

Su madre, la actriz Victoria Ruffo, también formó parte del relato: “Yo le decía a mi mamá, ‘Oye, mamá, tengo 13 años, me está diciendo mi abuelo que me eche un tequila’. Y me decía ‘Si tu abuelo te dice échate un tequila, te lo chingas’”, compartió.

El protagonista de De viaje con los Derbez, contó que había veces en que respondía al llamado de su pariente con incomodidad, pues su verdadero deseo era irse con sus amigos, pero que en la mayoría de las veces accedía a compartir una copa con su abuelo.

José Eduardo Derbez compartió mucho con el padre de Victoria Ruffo, su abuelo. (Foto: archivo)
José Eduardo Derbez compartió mucho con el padre de Victoria Ruffo, su abuelo. (Foto: archivo)

“Un día me dice ‘Oye, chíngate un tequila conmigo’ y le dije ‘No me da tiempo, abuelo, ya me tengo que ir con mis amigos’. Y me dijo ‘Bueno, pero mañana desayunamos’”, recordó a punto de llorar.

Después de un pequeño silencio, José Eduardo volvió a hablar. “No me chingué el tequila con él y al día siguiente que íbamos a desayunar me avisan que estaba muy mal y que se lo acaban de llevar al hospital y me lanzo con él. Ya no dio tiempo, Faisy, ya no dio para un tequila más”, contó antes de romper en llanto.

A pesar del trago amargo, el hermano de Aislinn Derbez continuó hablando: “Y es una persona que extraño un chingo y no dio tiempo para ese tequila y justo antes de que me fuera con mis amigos me dijo ‘Tengo que hablar tantas cosas contigo, para enseñarte tantas cosas’ y ya no me dio tiempo de que él hablara conmigo ni que me enseñara tantas cosas de las que me quería enseñar”, rememoró con tristeza.

14 años después del fallecimiento de su abuelo, José Eduardo Derbez sigue extrañándolo. (Foto: Instagram de José Eduardo Derbez)
14 años después del fallecimiento de su abuelo, José Eduardo Derbez sigue extrañándolo. (Foto: Instagram de José Eduardo Derbez)

Así, el conductor dejó en claro cómo, a pesar de los años que han pasado, Martínez del Río sigue siendo muy especial. “Fue una persona que yo amé y admiré muchísimo y lo amo y lo extraño muchísimo”, compartió.

Durante la dinámica con Faisy, Derbez habló de muchas otras cosas personales, como sus inicios en Televisa y cómo decidió que quería continuar el camino de su familia en el medio del espectáculo.

Fue Pedro Damián el primero que lo llamó a un casting después de que estuviera varios meses tocando puertas, pues no quiso usar sus apellidos para incursionar en la actuación.

José Eduardo no quiso usar los apellidos de sus padres para ganar reconocimiento. (Foto: Instagram de José Eduardo Derbez)
José Eduardo no quiso usar los apellidos de sus padres para ganar reconocimiento. (Foto: Instagram de José Eduardo Derbez)

También platicó del difícil momento que vivió al quedarse sin dinero, pues en cuanto empezó a ganar dinero actuando, no administró bien sus ganancias.

“No tengo dinero ni para una lata de atún, así te lo pongo. La cuenta de banco estaba vacía”, recordó José Eduardo esa difícil época de su vida.

SEGUIR LEYENDO: