Cómo es “Da 5 Bloods”, la película más ambiciosa de Spike Lee que llega en el momento justo

Se estrenó en Netflix, en un momento de gran atención pública al problema del racismo en EEUU, una historia de un grupo de afroamericanos que combatió en Vietnam. Aunque se filmó antes de las protestas por el asesinato de George Floyd, la situación actual parece haber aumentado su impacto

Trailer de "Da 5 Bloods", la nueva película de Spike Lee

Thrilller sobre el robo de un cargamento de oro, lección de historia sobre los años de la guerra de Vietnam y comentario contra el racismo sistémico que sensibiliza a los Estados Unidos tras el asesinato de George Floyd: Da 5 Bloods, la nueva película de Spike Lee, que se iba a estrenar en salas pero por el COVID-19 se lanzó en Netflix el 12 de junio, es todo eso y ha recibido una admiración unánime en las primeras horas de su salida. Podría haber sucedido algo así con BlacKkKlansman, que ganó un Oscar y el Grand Prix de Cannes y cuenta la operación encubierta contra el Ku Klux Klan de un policía negro. O con Miracle at St. Anna, sobre los soldados afroamericanos en la Segunda Guerra Mundial. Pero si bien el cineasta terminó esta obra antes de las protestas, la oportunidad del estreno parece haber multiplicado su impacto.

“Lee, a su manera inimitable, incita a su público a prestar atención y comprender que, aun cuando la historia prosigue, se siguen librando las mismas batallas”, señaló The Atlantic. “Durante la mayor parte de sus dos horas y media, sus personajes mantienen un flujo constante de charla —bulliciosa, indignada y rara vez sutil— que trae unos ecos de angustia a nuestro discurso nacional actual sobre el racismo sistémico”, destacó Los Angeles Times.

Cuatro veteranos de Vietnam vuelven a la jungla a buscar el cadáver de un quinto y un tesoro de oro robado. (Da 5 Bloods/Netflix)
Cuatro veteranos de Vietnam vuelven a la jungla a buscar el cadáver de un quinto y un tesoro de oro robado. (Da 5 Bloods/Netflix)

El propio Lee aludió a la extraña actualidad que cobró Da 5 Bloods: “La guerra de Vietnam fue la primera que se televisó a los hogares estadounidenses. Así que nosotros veíamos lo que sucedía en Vietnam pero también veíamos lo que sucedía en las calles, con el movimiento antibélico”, dijo en una entrevista de Anthony Mason para This Morning, en CBS. “Lo que recuerdo de los ’60, cuando nosotros crecimos, eso es lo que estoy viendo ahora en las calles. Eso es lo que estoy viendo hoy”.

La película —que el sitio del recordado crítico Roger Ebert calificó de “excelente”— abre con Muhammad Ali y cierra con Martin Luther King Jr., dos figuras que están unidas tanto al movimiento por los derechos civiles como a la oposición a los combates en Vietnam. En el caso del boxeador, le costó años cruciales de su carrera; en el caso de King, fue un factor adicional para el odio político que culminó con su asesinato en 1968. A las famosas declaraciones de Ali siguen imágenes intensas: protestas en la calle, quema de los documentos de reclutamiento, napalm, la renuncia de Richard Nixon en pleno escándalo Watergate, la caminata de Neil Armstrong sobre la Luna.

Entrevista de Anthony Mason a Spike Lee en This Morning (CBS).

“Pero Lee no sólo nos recuerda que los ’60s fueron unos años locos”, enmarcó Slate. “Él vincula la historia de la película —mayormente, cuatro veteranos afroamericanos que regresan a Vietnam para recuperar los restos de un camarada caído y, oh, sí, un tesoro escondido de oro de la CIA— a una historia que se remonta a 1619, cuando los primeros esclavos africanos fueron llevados a las colonias británicas, y a las guerras que siguieron, cuando los soldados negros lucharon para defender libertades que ellos mismos nunca obtenían”.

En efecto, Da 5 Bloods es la búsqueda que cuatro ex combatientes —Paul (Delroy Lindo), Otis (Clarke Peters), Eddie (Norm Lewis) y Melvin (Isiah Whitlock Jr.) emprenden, en el último tramo de sus vidas, para rescatar el cuerpo de Norman (Chadwick Boseman), y la pequeña maleta con lingotes de oro de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que enterraron con él en 1971. El título habla de la camaradería entre los cinco: bloods era el término que se usaba en el ejército estadounidense, sobre todo en la infantería, para llamar a los soldados negros. No es una expresión denigratoria y, entre afroamericanos, funcionaba como sinónimo de hermanos.

A diferencia de Martin Scorsese en The Irishman, Spike Lee prefirió no recurrir a maquillaje o tecnología para que los actores se representaran en la juventud. (Da 5 Bloods/Netflix)
A diferencia de Martin Scorsese en The Irishman, Spike Lee prefirió no recurrir a maquillaje o tecnología para que los actores se representaran en la juventud. (Da 5 Bloods/Netflix)

A medida que se internan en la selva vietnamita, los cuatro sobrevivientes recuerdan sus experiencias de décadas atrás: interpretados por los mismos actores, sin tecnología que les quite años ni maquillaje especial como hizo Martin Scorsese en The Irishman, sus versiones jóvenes encarnan la voz de polemista de Lee. Entre actos heroicamente violentos y la culpa por no haber podido salvar la vida de Stormin’ Norm, quien murió en combate, los presuntos veinteañeros hablan de las herencias perversas de la esclavitud, de las dificultades del movimiento por los derechos civiles y de la desproporcionada cantidad de afroamericanos enviados al frente.

En efecto, como señaló Time, las imágenes ponen caras de personas a las “horribles estadísticas” que revelan las consecuencias del Proyecto 100.000 que el entonces secretario de Defensa, Robert McNamara, implementó en 1966. Ese plan llevó a la guerra a miles de jóvenes que no cumplían con los requisitos físicos o intelectuales que demandaba el ejército, y de ellos, el 40% fue afroamericano. Hacia el final de la guerra los soldados negros representaron el 32% de las tropas aunque la población negra constituía el 11% de todos los estadounidenses.

A medida que se internan en la selva vietnamita, los cuatro sobrevivientes recuerdan sus experiencias de décadas atrás, como la desproporcionada cantidad de afroamericanos en el frente. (Da 5 Bloods/Netflix)
A medida que se internan en la selva vietnamita, los cuatro sobrevivientes recuerdan sus experiencias de décadas atrás, como la desproporcionada cantidad de afroamericanos en el frente. (Da 5 Bloods/Netflix)

El oro quedó enterrado con Norman porque él había sido quien tuvo la idea de usarlo como una suerte de reparación histórica. Cuando él y sus camaradas recogieron los lingotes entre los restos de un avión derribado —el oro debía asegurar la lealtad de los lahu, un grupo étnico de Vietnam, China y Laos, contra el Viet Cong— pensó en cuánto más ayudaría ese tesoro al movimiento de los derechos civiles y en general a las comunidades negras en el país al que creía que iba a volver. Más cerca de la jubilación que de la aventura, luego de vueltas del destino que les impidió una reunión más temprana, sus compañeros regresan a intentar recuperar el botín.

Encontrar el oro no será fácil, pero contrabandearlo será decididamente mucho más difícil. Un guía vietnamita (Johnny Tri Nguyễn) los ayuda, un hombre de negocios sucios (Jean Reno) pone precio a su cooperación y tres trabajadores humanitarios aportan sus saberes sobre remoción de minas terrestres en los momentos de thriller de Da 5 Bloods. Y en algún momento, desde luego, las armas vuelven a ser protagonistas.

Spike Lee (izq.) con los protagonistas de Da 5 Bloods: Isiah Whitlock Jrl, Delroy Lindo, Jonathan Majors, Clarke Peters y Norm Lewis. (David Lee/Netflix)
Spike Lee (izq.) con los protagonistas de Da 5 Bloods: Isiah Whitlock Jrl, Delroy Lindo, Jonathan Majors, Clarke Peters y Norm Lewis. (David Lee/Netflix)

Lee abre con esta subtrama otra polémica, la de la compensación a los afroamericanos por las cadenas de desventajas sociales y económicas que causaron la esclavitud, los años de la segregación legal y el racismo sistémico. Su productora de cine, de hecho, se llama “40 acres y una mula”, un homenaje al primer intento oficial de indemnizar a las víctimas de la esclavitud y sus hijos: lo que otorgó el general William Sherman en enero de 1865 a un grupo de familias liberadas mediante la Orden Especial en el Campo de Batalla Nº 15. (Poco tiempo después fueron expulsadas.)

Casi todos los personajes —Otis, Melvin y Eddie— han dejado atrás el trauma de la guerra. Sólo uno, Paul, siente que quedó internamente roto y que no logró hacer una vida más allá de la pérdida y el dolor. Está lleno de angustia y de miedo, y ve el fantasma de Norm. Muchas veces lleva —otro comentario político de Lee— la gorra roja con el slogan que promocionó Donald Trump bordado en blanco: Make America Great Again. Toda la crítica ha destacado el trabajo de Lindo, quien volvió a actuar bajo la dirección de Lee por primera vez desde los ’90s, cuando participó en Malcolm X, Crooklyn y Clockers. “Luego de haber estado en una guerra, uno entiende que realmente nunca termina", dice su personaje.

El oro quedó enterrado con Norman porque él tuvo la idea de usarlo como una suerte de reparación histórica para los afroamericanos. (Da 5 Bloods/Netflix)
El oro quedó enterrado con Norman porque él tuvo la idea de usarlo como una suerte de reparación histórica para los afroamericanos. (Da 5 Bloods/Netflix)

Los hermanos que se encuentran en la ciudad de Ho Chi Minh casi cinco décadas después de la guerra también intentan contar una historia de celebración y diversión, como una comedia de hombres mayores al estilo de Antes de partir (The Bucket List), la película de Rob Reiner con Jack Nicholson y Morgan Freeman. Les duele la cadera, les molestan los mosquitos, se pelean entre ellos. Pero los flashbacks de Norman, que nunca llegó a viejo, vuelven el eje narrativo a su lugar.

En todo caso, ese toque alegre —los cuatro en una discoteca, por ejemplo— es parte de la complejidad del lenguaje cinematográfico de Lee. Se ven recursos como personajes que miran a cámara, el intercalado de material documental (como la imagen de Milton L. Olive III, que tenía 18 años cuando dio la vida por su país en Vietnam) y el monólogo como desvío para tratar algún tema en profundidad. También hay un poco de melodrama ya que el hijo de Paul, que ha tenido una relación pésima con él, lo acompaña en el viaje. E, inevitablemente, mucho Hollywood, porque Lee siempre ha tenido una relación de amor-odio con la industria.

“Luego de haber estado en una guerra, uno entiende que realmente nunca termina", dice el personaje de Paul, interpretado por Delroy Lindo. (Da 5 Bloods/Netflix)
“Luego de haber estado en una guerra, uno entiende que realmente nunca termina", dice el personaje de Paul, interpretado por Delroy Lindo. (Da 5 Bloods/Netflix)

Según escribió Odie Henderson en su crítica para el sitio que recuerda a Ebert, “Lee es uno de los pocos directores que se toma en serio el comentario de Jean-Luc Goddard: ‘Para criticar una película hay que hacer otra’”. Da 5 Bloods hace críticas de Los boinas verdes, de John Wayne, Rambo y Missing In Action. “Uno de los personajes —siguió Henderson— se burla sobre cómo Hollywood regresó a Vietnam para ‘tratar de ganar la guerra’ en la pantalla”. Otro comenta qué blancas son esas películas, con sus Sylvester Stallone y sus Chuck Norris. También hay homenajes, como a Apocalypse Now, de Francis Ford Coppola, y El tesoro de la Sierra Madre, de John Houston.

“Podríamos acusar a Spike Lee de intentar hacer y decir demasiado, y no seríamos los primeros en hacerlo”, sintetizó NPR. “Puede ser un narrador demencialmente indisciplinado, pero también es generoso y reflexivo. Hay algo a la vez conmovedor y básico en su intento de recuperar la guerra de Vietnam desde una perspectiva negra. Su regreso amoroso a las películas del Hollywood de ayer no puede sino hacernos pensar en todas las historias que esas cintas nunca llegaron a contar”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Cientos de miles de personas marchan contra el racismo en distintas partes del mundo

40 años de “Apocalypse Now”: historias de egos, drogas y locura detrás del gran filme bélico

Las protestas por el asesinato de George Floyd reabrieron el debate sobre la indemnización a los descendientes de esclavos: hay billones en juego

MAS NOTICIAS