Terminaron las remodelaciones en Frogmore Cottage, donde vivirán el príncipe Harry y Meghan Markle (Royal Collection)
Terminaron las remodelaciones en Frogmore Cottage, donde vivirán el príncipe Harry y Meghan Markle (Royal Collection)

La renovación de la nueva residencia del príncipe Harry, de su esposa Meghan Markle y de su hijo Archie costó 2,4 millones de libras (3,05 millones de dólares, o 2,7 millones de euros), según las cuentas anuales de la familia real británica, publicadas este martes.

"Las infraestructuras obsoletas fueron sustituidas para garantizar el futuro a largo plazo de la propiedad", que data del siglo XIX, justificó en rueda de prensa el encargado de la gestión de las cuentas reales, Michael Stevens.

Las labores de renovación, que se prolongaron por seis meses, permitieron, entre otras, cosas reunir en una sola residencia las cinco unidades que constituían el Frogmore Cottage, una casa en el dominio del Castillo de Windsor, unos 40 km al oeste de Londres.

La histórica residencia real –rodeada de hectáreas de espacios verdes– fue construida en 1831 como un refugio para la esposa de William IV, la reina Adelaide. En 2015 la casa de campo fue enteramente renovada, pero conserva el espíritu único de época.

Frogmore Cottage es una casa en los terrenos de Frogmore House, construida en 1801
Frogmore Cottage es una casa en los terrenos de Frogmore House, construida en 1801

Con ambientes amplios y definidos, living, cocina y un extenso jardín, dispone de algunas singularidades que la hacen única. El dormitorio principal cuenta con techo abovedado, de donde se suspenden adornos de delfines dorados acompañados de sogas que pertenecieron al yate de la corona. Además de un hogar realizado en mármol bajo el estilo greco-egipcio.

En total, en el año fiscal 2018-2019, la casa real británica gastó 67 millones de libras (85 millones de dólares) de los 82 millones (104 millones de dólares) recibidos del tesoro británico.

Según Michael Stevens, las 15 millones de libras no gastadas se guardarán para futuras obras en el Palacio de Buckingham, cuya renovación comenzó en 2018 y se prevé que dure seis años.

Los beneficios generados por el patrimonio de la Corona, conocidos por Crown Estate, se ceden al tesoro británico, en virtud de un acuerdo de 1760. En 2018-2019 representaron 345,5 millones de libras (439 millones de dólares).

Harry y Meghan celebraron la recepción de su casamiento en el Castillo de Windsor (EFE)
Harry y Meghan celebraron la recepción de su casamiento en el Castillo de Windsor (EFE)

En contrapartida, el tesoro concede una subvención que debe cubrir los gastos anuales de la reina, llamada Sovereign Grant, y que representan el 15% de los beneficios. Desde 2018, la familia real recibe un 10% complementario para cubrir las obras de renovación del Palacio de Buckingham.

Del total de gastos, 23 millones de libras sirvieron para pagar al personal, y 2,3 millones se destinaron a recibir a casi 160.000 invitados, con 1,7 millones dedicados a alimentos y bebidas.

La visita de Estado del presidente estadounidense, Donald Trump, a principios de junio, será incluida en el próximo balance anual.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: