Guadalupe Loaeza en conferencia de prensa. (Foto: Cuartoscuro)
Guadalupe Loaeza en conferencia de prensa. (Foto: Cuartoscuro)

Guadalupe Loaeza sabe que los jóvenes de ahora no piensan igual que los de hace 30 años, pero lo que sí comprende, es que ahora el término "ser bien" influye en las decisiones que las mujeres toman para adaptarse ante la sociedad.

"Las niñas bien" (1987) retrató el comportamiento social que se vivía en México, reflejo que fueron puestos en artículos de periódico y que ahora se proyecta en los cines sin perder la esencia de lo que son los burgueses en el país. "Los fifis bien".

Una vez le preguntaron a Loaeza "¿Tu eres una niña bien, verdad? No supo qué responder y se preguntó: "¿En qué consiste ser niña bien?", razón por la cual describe varias categorías para conocer toda clase de niñas: niñas bien, fresa, liberada, en decadencia, universitaria, pobretona, sonsa, intelectual, hija de político, mocha, concientizada, desubicada y quiero, pero no puedo.

En este siglo XXI, la escritora confesó para Infobae México que "las niñas bien" "han cambiado muchísimo", explicó que las mujeres "evolucionaron" ya que ahora se "las arreglan, es decir, ya saben moverse, ya no tienen miedo a la vida".

Guadalupe Loaeza dijo que las mujeres “han cambiado muchísimo” (Foto: Ilustración “las niñas bien”)
Guadalupe Loaeza dijo que las mujeres “han cambiado muchísimo” (Foto: Ilustración “las niñas bien”)

"La generación que solía conjugar "aguantar" en todos los tiempos y que ya no aguantan nada, les vale. Ellas conjugan el verbo "me vale": son mujeres que desde luego votan, trabajan, tienen un proyecto, van a la universidad y si se quieren casar se casan; si quieren tener un bebé, lo tienen; si quieren abortar, abortan; si quieren salir con un divorciado, salen con el divorciado; y si se quieren divorciar y volver a casarse, se vuelven a casar", señaló Loaeza.

La película basada en la obra de Loaeza que se estrena en cines el 22 de marzo, presenta la historia de Sofía (Ilse Salas) y sus amigas, donde cantan, muestran sus casas de lujo y viven los devenires del clasismo, las costumbres y crisis económicas.

“Si una mujer no se quiere casar, no tiene por qué casarse” Guadalupe Loaeza (Foto: Ilustración “las niñas bien”)
“Si una mujer no se quiere casar, no tiene por qué casarse” Guadalupe Loaeza (Foto: Ilustración “las niñas bien”)

"Son más liberales"

En cuanto a las decisiones que toman ahora las mujeres, Loaeza comentó que es gratificante saber que si una mujer no se quiere casar, no tiene por qué casarse, eso "jamás lo hubiera hecho mi abuela, me hubiera dicho: o te casas o te casas".

"De repente cuando entran en crisis pues tienen que salir adelante, "tengo que mostrar la casta", como dice Sofía. No me voy a dejar, tienen esta capacidad, como todas las mujeres mexicanas, de salir adelante. Tienen una capacidad de adaptación muy impresionante, pero hay unas que se quedan "atoraditas", si se quedan así, pero las jóvenes de esta nueva generación no lo permiten", señaló Guadalupe Loaeza para Infobae.

"Para ellas perder su estatus es como perder un brazo".

Celebró que ahora tengan libertades y sean más desinhibidas, pero los gustos y la conciencia de clases, por las que se preocupaban "las niñas bien" cambiaron a ser parte del mundo digital y transformarse en likes, tanto así que empiezan a ser "vulnerables".

La escritora celebró que sean “más liberales y más desinhibidas”(Foto: Hugo Lago/Infobae)
La escritora celebró que sean “más liberales y más desinhibidas”(Foto: Hugo Lago/Infobae)

"Le estamos dando importancia a valores que finalmente todo es de película, son efímeros".

"Finalmente nos estamos olvidando de la pareja, nos estamos olvidando de la familia, de los hijos. Es decir, nutrir esas relaciones y no quedarte ahí pensando, porque la vida se va rápido".

Ahora los jóvenes pertenecen a un “mundo muy aspiracional” (Foto: Ilustración “las niñas bien”)
Ahora los jóvenes pertenecen a un “mundo muy aspiracional” (Foto: Ilustración “las niñas bien”)

Un mundo deseado

De acuerdo con los cambios que tienen "las niñas bien" entre la sociedad, se le cuestionó cómo ve a los jóvenes que ahora quieren ser como los hijos de los narcos, que presumen marcas y dinero. A lo cual la escritora respondió: es porque "todo es aspiracional".

"Este mundo es muy aspiracional porque creen que se divierten mucho y no es cierto, se aburren. Luego entran los problemas existenciales terribles y sufren, no cumplen con las expectativas de las amigas, pero si es como las playeras Ralph Laurent que tenía un narco. Se van con las marcas, se van con la globalización, con el consumo porque si es aspiracional", explicó.

En el libro, amplía su arco de visión y en los capítulos describe los modos en los que los ricos capitalinos muestran el desdén y fascinación, de desprecio y de envidia, además de la crisis que para ellos son menos viajes al extranjero. En la película, se basa en el mismo diálogo, solo que es una parte de lo que originalmente se vive y se ve en el pent house de los actuales "fifis" de México.