Woody Allen y su esposa, Soon-Yi Previn (Getty Images)
Woody Allen y su esposa, Soon-Yi Previn (Getty Images)

La esposa de Woody Allen, Soon-Yi Previn, habló por primera vez de las graves acusaciones de abuso sexual en contra de su marido hechas por Mia Farrow, ex esposa de Allen, y su hija Dylan.

En una entrevista con VulturePrevin acusó a Mia Farrow de aprovecharse del movimiento #MeToo, surgido a raíz de las denuncias de abuso contra el productor Harvey Weinstein, para sus propios fines.

"Lo que ha pasado con Woody es muy irritante, muy injusto", manifestó"(Mia) se aprovechó del movimiento #MeToo y ha presentado a Dylan como una víctima. Y toda una generación está escuchando sobre ello cuando no debería".

Woody Allen enfrentó el rechazo mundial después que su hija contara cómo fue el día que abusó de ella en 1992, cuando era una niña de 7 años.

Las acusaciones de Dylan surgieron por primera vez en medio del duro proceso de divorcio de sus padres, ocurrido después de que Allen dejara a Mia Farrow por Soon-Yi Previn, su hija adoptiva, entonces de 21 años, de un matrimonio anterior de la actriz.

Dylan Farrow y Mia farrow en un evento de la revista Time en Nueva York, abril de 2016 (Foto: Ben Gabbe/Getty Images)
Dylan Farrow y Mia farrow en un evento de la revista Time en Nueva York, abril de 2016 (Foto: Ben Gabbe/Getty Images)

Durante la entrevista, Previn también se refirió a la decisión de comenzar su relación con Woody Allen como "un dilema moral" que afectó a Mia Farrow. "(Fue) una gran traición por nuestra parte, una cosa terrible, un fuerte impacto puesto en ella".

Según la hermana de Allen, Letty Aronson, cuando Farrow descubrió el romance en enero de 1992 al encontrar fotos de Previn desnuda en la casa de Allen, ella declaró: "Se llevó a mi hija, voy a tomar la suya".

"Mia era tan volátil. Entiendo que estuviera enojada, no me malinterpretes, tenía todo el derecho a estarlo. Pero ella era como un sumidero arrastrando todo con ella ", dijo Previn sobre el clima familiar durante el escándalo.

Woody Allen y Mia Farrow con sus hijos en Nueva York en una foto de 1989. De izquierda a derecha: Moses Farrow, Mia Farrow teniendo en brazos a su hijo Ronan (quien años más tarde, devenido periodista del New Yorker, destaparía los abusos de Harvey Weinstein), Allen, de la mano con Dylan, y Soon-Yi Previn, otra hija adoptiva de Farrow, quien se casaría con Allen
Woody Allen y Mia Farrow con sus hijos en Nueva York en una foto de 1989. De izquierda a derecha: Moses Farrow, Mia Farrow teniendo en brazos a su hijo Ronan (quien años más tarde, devenido periodista del New Yorker, destaparía los abusos de Harvey Weinstein), Allen, de la mano con Dylan, y Soon-Yi Previn, otra hija adoptiva de Farrow, quien se casaría con Allen

Allen también habló en el nuevo artículo en el que lamentó: "Soy un paria".

"La gente piensa que yo era el padre de Soon-Yi, que violé y me casé con mi hija menor de edad y con retraso mental", dijo Allen. "Lo que me molesta es que me vinculen con ellos", dijo en referencia a Weinstein y a las otras celebridades acusadas de abuso sexual. "Personas que han sido acusadas por 20 mujeres, 50 mujeres, 100 mujeres de abuso y abuso y abuso".

"Y a mí, que solo fui acusado por una mujer en un caso de custodia infantil que fue visto y probado como falso, me mezclaron con esta gente", dijo el cineasta.

"Mia nunca fue buena conmigo"

En la entrevista, Soon-Yi Previn también habló de la crianza que le dio Mia Farrow, quien la adoptó en 1978 en Corea del Sur, donde la encontraron deambulando por las calles a los cinco años.

"Mia nunca fue buena conmigo, nunca fue cortés", aseguró. "Y aquí había una oportunidad para que alguien me mostrara afecto y fuera bueno conmigo, así que por supuesto que me emocioné y fui por ello. Sería una tonta, una idiota, una retrasada… si me hubiese quedado con Mia".

La familia en los años ochenta
La familia en los años ochenta

También dijo que ella y sus hermanos adoptivos fueron utilizados para realizar labores domésticas como barrer, lavar los platos, planchar sábanas, etc.

Describió los maltratos de Farrow cuando intentaba adaptarse a la vida en un nuevo país con un idioma desconocido.

"Trató de enseñarme el alfabeto con esos bloques de madera. Si no los entendía bien, a veces me los tiraba o tiraba al suelo. ¿Quién puede aprender bajo esa presión?", preguntó.

Además, contó que Farrow la mantenía cabeza abajo para que la sangre le fluyera a la cabeza. "Porque pensó, o lo leyó, Dios sabe dónde, o se le ocurrió la idea de que la sangre que iba a mi cabeza me haría más inteligente o algo así", expresó.

También describe que Farrow la abofeteó y la golpeó con un cepillo de pelo, y que la llamó "estúpida" e "idiota".

 

El artículo, que simpatiza con Previn y Allen, fue escrito por Daphne Merkin, amiga del director "durante más de cuatro décadas", según aclaró la periodista.

Por eso fue duramente criticado por Dylan y Ronan, dos de los hijos de Allen y Farrow.

Dylan dijo que estaba lleno de "múltiples falsedades evidentes", y reiteró su afirmación de que Allen abusó sexualmente de ella cuando era niña.

Ronan, quien se desempeña como periodista, acusó por su parte a Woody Allen y a sus aliados de plantar historias que atacan y vilipendian a su madre para desviarse de la acusación creíble del abuso de su hermana.

"Como periodista estoy impresionado por la falta de atención a los hechos, la negativa de incluir testimonios de testigos que contradigan falsedades en esta pieza, y la imposibilidad de reportar las respuestas de mi hermana. Los sobrevivientes de abuso merecen algo mejor", concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: