Brendan Fraser, reconocido por su trabajo en películas como La momia y George de la selva, provocó una gran conmoción tras revelar una de las razones por las que se retiró de la industria.

A pesar de que los últimos años fueron difíciles para el actor de 49 años, debido a que se divorció y perdió a su madre víctima de cáncer, también reveló que quedó traumatizado luego de un encuentro no deseado en Hollywood.

Durante la entrevista que concedió a la revista GQ, Fraser manifestó que el ex presidente de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), Philip Berk, lo manoseó.

Según el actor, fue durante un almuerzo en el Hotel Beverly Hills. "Me rodeó con su mano izquierda, me agarró el trasero y tocó mi ano con uno de sus dedos, que movió en círculos. Me sentí enfermo. Pensé que iba a llorar", contó la celebridad a la publicación.

El actor aseguró que no dijo nada a la policía ni lo hizo público, pero sí informó a la HFPA lo sucedido. Aunque no culpa a la organización por el declive de su carrera, hoy se cuestiona si esa acusación le trajo como consecuencia el recibir menos ofertas laborales.

Consultado por la publicación sobre la denuncia del actor, Berk negó los hechos e insistió en que la versión de los hechos de Fraser son una "una mentira total".

LEA MÁS: