Por una orden de embargo, un crucero que iba a Miami terminó en Bahamas

La empresa madre de la compañía de cruceros Crystal declaró la bancarrota. Quienes estaban en medio de un paseo vieron todos sus planes cambiar en cuestión de minutos

Crucero de la compañía Crystal
Crucero de la compañía Crystal

Parece parte de una ficción pero es la pura realidad que están viviendo miles de pasajeros. Genting Hong Kong es la empresa madre de la línea de cruceros Crystal. El pasado miércoles, la gigante china anunció que debido a la gran deuda de su empresa de cruceros, iban a liquidar la compañía, por lo que no se harían más viajes hasta por lo menos abril de este año.

Sin embargo, uno de sus barcos estaba en pleno viaje por el mar caribe y se suponía que llegaría a la ciudad de Miami, capital mundial de los cruceros, el pasado sábado. El juez Darrin Gayles, del distrito de Miami con sede en Fort Lauderdale, determinó el pasado jueves que la corte federal le indicaba a las autoridades de Estados Unidos que había una “orden de embargo contra la embarcación del demandado (Crystal Cruises), sus botes, aparejos, prendas y muebles, motores y accesorios. La orden es de detenerlos bajo custodia a la orden de una nueva decisión del tribunal”.

Y es que las autoridades se quedarían con los activos de la empresa para hacer frente a gastos que no han pagado, como por ejemplo, el combustible. La empresa Peninsula Petroleum Far East, proveedora de combustible para Crystal Cruise, los demandó en corte civil porque Crystal Cruises y Star Cruises (ambos del mismo gigante chino) deben 2.104.169 dólares y 1.296.469 dólares respectivamente por combustible que ya les fue entregado. Según la demanda, 1.200.908 pertenecen a combustible utilizado por el barco Crystal Symphony, que actualmente se encuentra en el mar caribe y que estaba supuesto a volver a Miami.

Cuando el juez determinó la orden de arresto, a los pasajeros que estaban a bordo se les informó que llegarían a Miami el sábado y que desde allí cada uno era responsable de buscar por sus medios su vuelta a casa (Miami no era el puerto final del recorrido). Sin embargo, las autoridades de la empresa cambiaron de idea decidieron que era mejor cambiar el rumbo y llevar la embarcación y todos sus pasajeros a Bimini, en las Bahamas.

Algunos pasajeros se quejaron y fueron transportados en un ferry desde las Bahamas hasta el puerto de Fort Lauderdale, en el sur de la Florida, el domingo. Se desconoce si la empresa reembolsará a los clientes por el dinero invertido en este viaje fallido.

Puerto de Miami, capital mundial de los cruceros
Puerto de Miami, capital mundial de los cruceros

La empresa Crystal se supone que ofrece cruceros de lujo. Tienen poca oferta de viajes, por ser bastante exclusivos. Originalmente fundada en Japón, tiene sede en los Estados Unidos en Miami, y desde 2015 pertenece al conglomerado chino con sede en Hong Kong.

Publicaciones especializadas como Condé Nast y Travel + Leisure la habían destacado por su alta calidad de servicio.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR