Apple exigirá a sus empleados prueba de que se aplicaron el refuerzo de la vacuna contra el COVID-19

A partir del 24 de enero, los trabajadores no vacunados o aquellos que no hayan presentado un comprobante de vacunación necesitarán tets negativos de COVID-19 para ingresar a trabajar

A partir del 24 de enero, los empleados no vacunados o aquellos que no hayan presentado un comprobante de vacunación necesitarán pruebas negativas de COVID-19 para ingresar a los lugares de trabajo de Apple (REUTERS/Carlo Allegri)
A partir del 24 de enero, los empleados no vacunados o aquellos que no hayan presentado un comprobante de vacunación necesitarán pruebas negativas de COVID-19 para ingresar a los lugares de trabajo de Apple (REUTERS/Carlo Allegri)

Apple exigirá a los empleados minoristas y corporativos que presenten pruebas de una vacuna de refuerzo contra el COVID-19, según informó The Verge el sábado, citando un correo electrónico interno de la empresa.

A partir del 24 de enero, los empleados no vacunados o aquellos que no hayan presentado un comprobante de vacunación necesitarán pruebas negativas de COVID-19 para ingresar a los lugares de trabajo de Apple, según el informe. The Verge dijo que no estaba claro de inmediato si el requisito de prueba se aplica tanto a los empleados corporativos como minoristas.

“Debido a la disminución de la eficacia de la serie primaria de vacunas contra el COVID-19 y la aparición de variantes altamente transmisibles como Ómicron, una vacuna de refuerzo ahora es parte de mantenerse al día con su vacuna contra el COVID-19 para protegerse contra enfermedades graves”, decía el memorandum interno citado por The Verge.

Muchas empresas en los Estados Unidos han estado fortaleciendo sus reglas de COVID-19, exigiendo la vacunación y retrasando los planes de regreso a la oficina a medida que la variante Ómicron aumenta las infecciones en todo el país.

Google dijo el viernes que estaba exigiendo temporalmente pruebas semanales de COVID-19 (REUTERS/Christian Hartmann)
Google dijo el viernes que estaba exigiendo temporalmente pruebas semanales de COVID-19 (REUTERS/Christian Hartmann)

Esta semana, Meta Platforms, matriz de Facebook, ordenó vacunas de refuerzo contra el COVID-19 para todos los trabajadores que regresan a las oficinas. También retrasó la reapertura de oficinas en Estados Unidos hasta el 28 de marzo, desde un plan anterior del 31 de enero.

Google, de Alphabet Inc., dijo el viernes que estaba exigiendo temporalmente pruebas semanales de COVID-19 para las personas que ingresan a sus oficinas en Estados Unidos.

Un informe de The Information dijo que Amazon.com Inc ha ofrecido a sus trabajadores de almacén de Estados Unidos USD 40 para recibir una vacuna de refuerzo.

Las empresas deciden

Para las compañías que estaban a la espera del fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos antes de implementar requerimientos de vacunación o únicamente pruebas diagnósticas de coronavirus entre sus trabajadores, ahora es su turno de decidir.

Muchos de los grandes corporativos no han comentado sobre el fallo del jueves del máximo tribunal, que bloqueó el requerimiento de que todos los trabajadores de compañías con al menos 100 empleados cuenten con esquema completo de vacunación o se sometan a pruebas diagnósticas de manera regular y porten mascarilla en el lugar de trabajo.

La respuesta de Target no fue sorpresiva: la cadena de tiendas señaló que quería revisar la decisión y “como impactará a nuestro equipo y nuestro negocio”.

La mayoría conservadora de la Corte Suprema señaló que la OSHA carecía de autoridad para imponerles a las grandes compañías este tipo de requerimientos (REUTERS/Evelyn Hockstein)
La mayoría conservadora de la Corte Suprema señaló que la OSHA carecía de autoridad para imponerles a las grandes compañías este tipo de requerimientos (REUTERS/Evelyn Hockstein)

El gobierno del presidente Joe Biden argumenta que no existen leyes federales que eviten que los negocios privados impongan sus propios requerimientos de vacunación. Sin embargo, las empresas podrían toparse con prohibiciones estatales a estas órdenes de vacunación en entidades controladas por funcionarios del Partido Republicano. Una cantidad relativamente baja de negocios estableció sus propias normas en anticipación al requerimiento de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA por sus siglas en inglés), por lo que ahora se duda que haya un gran número de ellas.

En términos legales, la mayoría conservadora de la Corte Suprema señaló que la OSHA carecía de autoridad para imponerles a las grandes compañías este tipo de requerimientos. El tribunal, sin embargo, ratificó las órdenes de vacunación para la mayoría de los trabajadores de salud.

La Federación Nacional de Minoristas de Estados Unidos, la organización comercial de minoristas más grande del país y uno de los grupos que impugnó la medida de la OSHA, dijo que la decisión del tribunal fue “una importante victoria para los empleadores”. Se quejó de que la OSHA actuó sin primero permitir comentarios públicos, aunque funcionarios del gobierno se reunieron con varias empresas y grupos laborales antes de emitir una decisión.

Chris Spear, presidente de la Asociación de Camioneros de Estados Unidos, otro de los grupos que impugnó la decisión de la OSHA, señaló que “interferiría con las decisiones de salud de los individuos”.

Karen Harnd, funcionaria de la Federación Nacional de Negocios Independientes, dijo que mientras las pequeñas empresas intentan recuperarse luego de casi dos años de pandemia, “lo último que necesitan es un mandato que les cause más desafíos empresariales”.

Pero los simpatizantes del requerimiento señalaron que es un asunto de seguridad para empleados y clientes.

(Con información de Reuters y AP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR