Para financiar la lucha contra el cambio climático, el Partido Demócrata quiere cobrar un impuesto a los 700 más ricos de EEUU

El plan propone un gravamen a los que tengan un patrimonio mayor a los 1.000 millones de dólares o ingresos anuales superiores a los 100 millones, con el objetivo de financiar los programas sociales que impulsa Joe Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, junto al líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer (Foto: EFE)
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, junto al líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer (Foto: EFE)

Los demócratas en el Senado de Estados Unidos propusieron este miércoles aplicar un impuesto a los ricos, una idea sin precedentes en el país que busca facilitar un consenso entre las facciones del partido y lograr la aprobación del ambicioso plan de reformas del presidente Joe Biden.

La idea es cobrar un gravamen a los que tengan un patrimonio mayor a los 1.000 millones de dólares o ingresos mayores a los 100 millones al año, a fin de financiar los planes de bienestar social y de lucha contra el cambio climático que Biden espera tener aprobados antes de salir a una serie de encuentros en el extranjero esta semana. Ello equivale a unas 700 personas.

Si se promulga este proyecto, los activos de los multimillonarios, como las acciones, se evaluarán cada año y se cobrarán impuestos si aumentan de valor. Si disminuyeran, los contribuyentes podrían deducirlo durante un máximo de tres años, según la propuesta. Esto supondría un cambio con respecto a la legislación actual de EEUU, en la que los impuestos sobre el valor de las acciones normalmente sólo se pagan si se venden.

El impuesto a los ricos, aunado a uno de 15% a las grandes corporaciones, podrían convencer a una legisladora Kyrsten Sinema, de Arizona, quien hasta ahora se negaba a aceptar la idea de revocar los alivios fiscales a los ricos y a las grandes corporaciones aprobados bajo la presidencia de Donald Trump.

Biden se reunió la noche del martes en la Casa Blanca con Sinema y con otro demócrata disidente, el senador Joe Manchin de Virginia Occidental.

Ningún senador quiere salir diciendo ‘Sí, creo que es maravilloso que los multimillonarios no paguen impuestos un año tras otro’”, declaró el senador demócrata Ron Wyden (Oregon), titular de la Comisión de Finanzas de la cámara alta.

Ron Wyden, titular de la Comisión de Finanzas del Senado (Foto: Reuters)
Ron Wyden, titular de la Comisión de Finanzas del Senado (Foto: Reuters)

Los demócratas aspiran a aprobar gastos por 1,75 billones de dólares para atención infantil, atención médica y lucha contra el cambio climático, aunque el plan original era de 3,5 billones de dólares.

Los nuevos impuestos a los ricos y a las grandes corporaciones podrían permitirle a Biden cumplir su promesa de que las capas más prósperas de la sociedad “paguen su parte justa”, y la otra promesa, de no aplicarle más impuestos a quienes ganen menos de 400.000 dólares al año como individuos o 450.000 para parejas. Biden insiste en que el plan debe estar totalmente financiado sin incurrir en mayores niveles de deuda pública.

Si bien la idea de los nuevos impuestos podría convencer a Manchin y a Sinema —cuyos votos son indispensables ya que el Senado está dividido 50-50 entre los dos partidos— ha sido criticada por otros demócratas.

El representante demócrata Richard Neal, de Massachusetts, titular de la Comisión de Recursos y Arbitrios de la Cámara de Representantes, advirtió que el impuesto nuevo a los multimillonarios podría resultar más difícil de cobrar que simplemente aumentar la tasa impositiva existente.

(Con información de AP y AFP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR