UPS y FedEx piden postergar el plazo para exigir que los empleados estén vacunados

La asociación de comercio que conglomera a los gigantes del transporte aéreo, como UPS y FedEx, envió una carta a la administración Biden advirtiendo de la severidad de la situación

Un avión de UPS (Foto: Reuters)
Un avión de UPS (Foto: Reuters)

El gobierno federal de los Estados Unidos ha impuesto una norma mediante la cual toda empresa con más de 100 empleados debe exigirles a sus trabajadores demostrar que tienen al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19 antes del 8 de diciembre. En las empresas privadas, si los empleados no presentan pruebas de vacunación, pueden someterse a un examen de COVID semanal. Pero para los empleados federales y las empresas que son contratistas del estado, el examen no es una opción y quienes no están vacunados no pueden presentarse a trabajar.

Esta medida afecta a las empresas de distribución aérea, que en su gran mayoría trabajan como contratistas del estado. FedEx, UPS, DHL Express y Atlas Air (la empresa de transporte aéreo que hace las distribuciones de Amazon), todas son parte de una asociación de comercio que está muy preocupada por el faltante de trabajadores existente, el aumento de la demanda en temporada de fiestas y la posible disminución en el número de empleados por el mandato de las vacunas a partir del 8 de diciembre.

“Tenemos preocupaciones significativas con el mandato anunciado el 9 de septiembre de 2021 y la capacidad de los miembros de la industria de poder cumplir con este requerimiento a partir del 8 de diciembre”, dice la carta enviada a la oficina de administración y presupuesto del gobierno federal y firmada por Stephen Alterman, presidente de la Asociación de las Aerolíneas de Carga.

El pedido concreto de la asociación no es eliminar el mandato sino postergar la fecha límite del 8 de diciembre a la “primera mitad de 2022″. Las autoridades sanitarias en el país han insistido que diciembre es una buena fecha para incentivar la vacunación y así intentar controlar una nueva ola de contagios que pudiera dispararse con el invierno en el hemisferio norte.

Pero la llegada del invierno implica también la llegada de la temporada de fiestas, el pico de trabajo para estas empresas de transporte de productos.

A modo de argumento a favor de la extensión del límite para implementar el mandato, la carta de Alterman indica también que una crisis en el transporte aéreo puede generar demoras en el proceso de vacunación. Son exactamente estas mismas empresas las que están transportando de un lado al otro del país las vacunas.

“El problema está exacerbado por el hecho de que ya estamos enfrentando faltante de trabajadores, tanto en el aire como en tierra. Cualquier empleado que se reúse a vacunarse y no pueda venir a trabajar impactará negativamente toda la operación”, indica la carta.

No es la primera vez que la industria se acerca a la Casa Blanca por este mandato de vacunación. Desde las altas esferas del gobierno han ofrecido campañas de concientización sobre la vacuna para trabajadores de esta industria y abrir clínicas de vacunación para estos empleados. Pero mover la fecha límite pudiera ser un punto en el que la administración Biden no estaría dispuesto a negociar.

Como punto medio, Jeff Zients, el oficial a cargo de esta medida desde la Casa Blanca, ha aclarado que el objetivo no es despedir trabajadores sino educarlos.

El objetivo es que la gente se vacune, no penalizarlos. No estaremos despidiendo empleados federales, sino que habrá un período de transición en el que se les educará de los beneficios de la vacuna”, agregaba Zients quitando el peso sobre los despidos.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR