Pasajeros conflictivos: el gran problema en los aeropuertos de Estados Unidos

Impulsados por la pandemia y el mandato de utilizar máscaras en aeropuertos y aviones, ha crecido exponencialmente el número de incidentes violento en las terminales aéreas del país

Un avión aterriza en el aeropuerto internacional de Miami (Foto: EFE)
Un avión aterriza en el aeropuerto internacional de Miami (Foto: EFE)

Al estrés que para muchos genera viajar en avión, ahora se suma el hecho de que hay más probabilidades de que uno se tope con un pasajero violento, o como las autoridades en Estados Unidos han dado a llamarle: pasajeros conflictivos.

Desde el comienzo de la pandemia, este tipo de pasajeros que generan conflictos en los aviones ha aumentado en un 300% en aeropuertos como el de la ciudad de Miami. Según la FAA (Administración Federal de Aviación, según sus siglas en inglés), en lo que va del año se han registrado más de 4.800 casos de pasajeros conflictivos en el país. El 75% de los casos estuvo relacionado con el uso obligatorio de mascarillas tapa bocas.

Las autoridades federales han impuesto la obligatoriedad de utilizar máscaras en todo transporte público en los Estados Unidos. Lógicamente, esto incluye aviones. Esto no depende ni de las aerolíneas, ni de los aeropuertos. Es una regla federal.

Pero no todos están dispuestos a cumplirla. En el aeropuerto de Miami, en lo que va de 2021, ha habido 365 incidentes con pasajeros conflictivos, definidos como hechos violentos que requieren la intervención de la policía. Si comparamos con las cifras de 2019, en todo aquel año se habían registrado 97 hechos de esta naturaleza.

Algunos de estos hechos violentos han generado titulares en todo el mundo, como el hombre que en plena pista de despegue de Miami, enojado en un vuelo de American Airlines porque lo estaban obligando a ponerse una máscara, decidió abrir la puerta de emergencia y caminar por el ala del avión. O el hombre que se puso tan violento en un vuelo que las azafatas lo ataron al asiento con cinta de embalaje. Este tipo de incidentes no se veían previo a la pandemia.

Dada la situación, las autoridades federales han decidido prohibir la venta de alcohol en los aviones, y hasta han sugerido que se limite la venta de alcohol en las terminales aéreas. Pero en aeropuertos como el de Miami, están intentando ser proactivos.

Teniendo en cuenta que se acercan las fiestas y que la expectativa es que aumente exponencialmente el número de pasajeros (el próximo mes se levantan las restricciones de viaje en 39 países para personas vacunadas y esto ha llevado a que el número de tickets de avión vendidos en el aeropuerto de Miami para este invierno ha sido el máximo en su historia), están intentando controlar la situación lo máximo posible.

Han lanzado una campaña recordándoles a los pasajeros que siempre pueden llamar al 911 para que la policía intervenga en cualquier situación violenta en el aeropuerto, y pidiéndoles que cuando ven algo fuera de lugar lo denuncien en lugar de filmarlo en sus teléfonos como ha ocurrido en varias ocasiones.

Además, más allá de las recomendaciones de seguridad, las autoridades del aeropuerto de Miami están recordándoles a los pasajeros que debido al amplio tránsito de viajeros que habrá durante la temporada de fiestas, siempre es aconsejable llegar al aeropuerto con al menos tres horas de anticipación para vuelos internacionales y dos horas para vuelos domésticos.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR