Un niño murió por una ameba comecerebros con la que se infectó en un parque acuático de Texas

El extraño caso obligó a cerrar todos los parques de la ciudad de Arlington, en Texas, y comenzar una investigación que demostró que no se habían seguido los protocolos de bioseguridad

Una microfotografía que muestra un caso de meningoencefalitis amebiana primaria, una infección cerebral poco común causada por la Naegleria fowleri, una ameba que come el cerebro. CDC/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY.
Una microfotografía que muestra un caso de meningoencefalitis amebiana primaria, una infección cerebral poco común causada por la Naegleria fowleri, una ameba que come el cerebro. CDC/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY.

Un niño murió a principios de este mes después de probablemente infectarse con una ameba mortal en un parque acuático en Arlington, Texas, en Estados Unidos.

El niño, cuya edad e identidad no han sido reveladas por motivos de privacidad, murió el pasado 11 de septiembre después de que visitó piscina baja para chapotear en el parque acuático Don Misenhumer.

De acuerdo con las autoridades locales, el niño fue hospitalizado en una clínica infantil con meningoencefalitis amebiana primaria (PAM) el 5 de septiembre, una enfermedad potancialmente mortal que afecta directamente el cerebro.

La ciudad manifestó que a raíz del caso cerraron la piscina baja del parque y también en el resto de los parques acuáticos por el resto del año como medida de precaución.

De acuerdo con el departamento de Salud Pública del condado, la exposición del niño al agua que contenía la ameba “Naegleria fowleri” pudo venir de dos posibles fuentes, la casa de la familia en el condado de Tarrant o la piscina baja del parque Don Misenhimer en Arlington.

El niño se contagió en un parque acuático de Texas. (Foto: Franco Fafasuli)
El niño se contagió en un parque acuático de Texas. (Foto: Franco Fafasuli)

Por esto se tomaron muestras del agua en la plataforma de salpicaduras y se enviaron a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), quienes confirmaron el viernes pasado que esas muestras resultaron positivas para la ameba Naegleria fowleri y que, por lo tanto, la piscina de chapoteo era la fuente probable de exposición al parásito mortal.

De acuerdo con las autoridades locales todos los parques acuáticos pasaron su revisión anual antes de que se abrieran temporalmente durante el verano, pero la investigación que encontró la ameba comecerebros determinó que en algunos hubo deficiencias en las pruebas de calidad del agua.

“Hemos identificado lagunas en nuestro programa de inspección diaria”, dijo el subdirector de la ciudad, Lemuel Randolph. “Esas lagunas dieron como resultado que no cumpliéramos con nuestros estándares de mantenimiento en nuestras piscinas de chapoteo”.

Naegleria fowleri es un organismo vivo unicelular que puede causar una infección rara y devastadora del cerebro. Foto: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
Naegleria fowleri es un organismo vivo unicelular que puede causar una infección rara y devastadora del cerebro. Foto: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

La ciudad dijo que los registros del Parque Misenhimer y el centro de recreación Beacon mostraron que “los empleados de Parques y Recreación no registraron consistentemente, o en algunos casos no realizaron, las pruebas de calidad del agua que se requieren antes de que las instalaciones abran cada día”.

En su declaración, la ciudad dijo que las pruebas incluían verificar el cloro, un desinfectante que se usa para evitar que la materia orgánica dañina, como Naegleria fowleri, viva en el agua.

“Cuando las lecturas del nivel de cloro estaban por debajo de los estándares mínimos del estado en esos lugares, el registro de inspección no reflejaba consistentemente qué medidas tomaron los empleados de la ciudad para aumentar los niveles de cloración”, dijo la ciudad.

Por ejemplo, los registros no siempre mostraban la cantidad de químico desinfectante que se agregaba manualmente al sistema de agua de la piscina de chapoteo. Los registros tampoco incluían consistentemente una lectura de seguimiento para confirmar que la cloración del agua estaban en niveles aceptables después del tratamiento.

¿Qué es la meningoencefalitis amebiana primaria (PAM)?

La PAM es una infección rara y a menudo mortal causada por la ameba Naegleria fowleri. El parásito, comúnmente conocido como ameba devoradora de cerebros, generalmente infecta a las personas cuando el agua contaminada ingresa al cuerpo a través de la nariz. Una vez que la ameba ingresa a la nariz, viaja al cerebro donde causa PAM.

Vista microscópica de una ameba come cerebro.
Vista microscópica de una ameba come cerebro.

Los CDC informan que “la infección generalmente ocurre cuando las personas van a nadar o bucear en lugares cálidos de agua dulce, como lagos y ríos. En casos muy raros, las infecciones por Naegleria también pueden ocurrir cuando el agua contaminada de otras fuentes (como el agua de una piscina con cloro inadecuado o calentada y agua del grifo contaminada) ingresa por la nariz”.

El riesgo de infección por Naegleria fowleri es muy bajo, con 37 infecciones reportadas en los Estados Unidos entre 2010 y 2020, y solo 151 desde 1962, según los CDC . La mayoría de las infecciones se presentan en julio y agosto.

Los síntomas de PAM generalmente se presentan dentro de los nueve días posteriores a la infección. Aparte de este niño, no se han reportado otros casos de esta infección a Salud Pública del Condado de Tarrant.

El caso más reciente de PAM en el norte de Texas cobró la vida de Lily Avant, de 10 años, que murió en 2019 casi una semana después de que los médicos confirmaron que había contraído Naegleria fowleri nadando en un río cerca de su casa en Whitney.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR