La Justicia de EEUU no encontró evidencias de un complot de asesinato en el ataque al Capitolio

En un expediente judicial de Arizona el viernes en el caso de Jacob Chansley, del movimiento de conspiración QAnon, los fiscales federales se retractaron de una afirmación anterior de que los partidarios del presidente Donald Trump planeaban “capturar y asesinar a legisladores”

Una explosión causada por una munición de la policía cuando partidarios del presidente de  Estados Unidos, Donald Trump, se reúnen frente al edificio del Capitolio de Estados Unidos en Washington
Una explosión causada por una munición de la policía cuando partidarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reúnen frente al edificio del Capitolio de Estados Unidos en Washington

Investigadores del Departamento de Justicia de Estados Unidos aseguraron que aún no han encontrado ninguna evidencia de que los alborotadores que asaltaron la sede del Congreso la semana pasada tuvieran la intención de capturar y matar a algún legislador.

En un expediente judicial de Arizona el viernes en el caso de Jacob Chansley, del movimiento de conspiración QAnon, los fiscales federales se retractaron de una afirmación anterior de que los partidarios del presidente Donald Trump planeaban “capturar y asesinar a legisladores” en el asedio del 6 de enero al Capitolio, en Washington.

En una anterior deposición ante el tribunal, los fiscales habían invocado ese proyecto de asesinato para evitar que se le concediera la libertad bajo fianza a Chansley, alias Jake Angeli, visto en todo el mundo en fotografías en donde aparecía sin camisa, llevando un tocado con cuernos y una lanza dentro del Capitolio.

Pero el viernes los fiscales de Arizona retiraron esa afirmación ya que el Departamento de Justicia dijo que, a pesar de los llamados durante el ataque para capturar a ciertos legisladores y matar al vicepresidente Mike Pence, no se había encontrado todavía ninguna evidencia que apoyara un esfuerzo serio para hacerlo.

“No hay evidencia directa en este momento de equipos para capturar y asesinar” a congresistas, dijo a los reporteros el viernes Michael Sherwin, el fiscal federal de Washington DC que supervisa la investigación del ataque al Capitolio.

Michael Sherwin, el fiscal federal de Washington DC que supervisa la investigación del ataque al Capitolio
Michael Sherwin, el fiscal federal de Washington DC que supervisa la investigación del ataque al Capitolio

El Capitolio permanece fuertemente aislado antes de la inauguración de Joe Biden como presidente el 20 de enero, y los funcionarios de seguridad mantienen su preocupación por posibles ataques violentos durante el evento.

En principio, los fiscales estadounidenses creían que los seguidores del presidente Donald Trump planeaban “capturar y asesinar” a congresistas durante su ataque al Capitolio la semana pasada, según un documento judicial.

Con esta acusación, presentada por los abogados del Departamento de Justicia el jueves por la noche, buscaban la detención de Jacob Chansley, de Arizona, el chamán de las teorías conspirativas de QAnon que entró en el Capitolio con el torso desnudo y con unos cuernos en la cabeza.

“Pruebas sólidas, incluidas las propias palabras y acciones de Chansley en el Capitolio, respaldan que la intención de los alborotadores era capturar y asesinar a funcionarios electos del gobierno de Estados Unidos”, dijeron los fiscales sobre el asedio del 6 de enero.

Los fiscales afirmaron que Chansley, de 33 años, dejó una nota para el vicepresidente Mike Pence en el estrado del Senado, donde este había estado minutos antes. En ella decía: “Es sólo cuestión de tiempo, la justicia está llegando”.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: