Paso a paso: cómo funcionará la compleja logística del transporte de la vacuna de Pfizer en EEUU

¿Cómo mantener refrigeradas a -80°C las dosis desde que salen de los sitios de almacenamiento de los laboratorios hasta su llegada a hospitales y farmacias? El plan que incluye el uso de camiones, almacenes y aviones

Refrigeradores para almacenar la vacuna de Pfizer contra el coronavirus. REUTERS/Ralph Orlowski/Archivo
Refrigeradores para almacenar la vacuna de Pfizer contra el coronavirus. REUTERS/Ralph Orlowski/Archivo

La vacuna de Pfizer goza del visto bueno de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) y la aprobación de la vacuna de Moderna está agendada para la semana próxima, por lo que se encienden los motores del siguiente paso en la lucha contra el COVID 19: la compleja logística del transporte de la vacuna.

Existe ya predispuesta una red masiva de transporte latente, lista para activarse apenas sea requerida. El desafío de transportar millones de dosis a lo largo de miles de kilómetros, a bajísimas temperaturas, presenta muchas complicaciones.

Las primeras 24 horas

Una vez aprobada la autorización de emergencia solicitada a la FDA, se activa la cadena de distribución: un entramado de bodegas de almacenamiento, camiones y aviones que ya han sido contratados para transportar la vacuna.

El traslado de los elementos secos comenzó aún antes de la aprobación de la FDA para empezar a vacunar.

“Transportamos agujas, jeringas, gasas, alcohol y otros elementos necesarios para suministrar las vacunas”, declaró el Teniente General Paul Ostrowski, director de suministros, producción y distribución de la Operación Warp Speed, el departamento creado por el gobierno de los Estados Unidos para coordinar todos los esfuerzos relacionados con la vacuna.

En el caso de la vacuna de Pfizer, el laboratorio tienen un número no revelado de dosis almacenadas en un centro especial ubicado en Kalamazoo, estado de Michigan. Apenas llegue la aprobación final, las dosis serán cargadas en camiones refrigerados y llevadas directamente a los aviones que las transportarán por todo el país.

Un camión refrigerado de Pfizer saliendo de la fábrica en Puurs, Bélgica. REUTERS/Yves Herman
Un camión refrigerado de Pfizer saliendo de la fábrica en Puurs, Bélgica. REUTERS/Yves Herman

“El proceso es relativamente sencillo, se dispondrán cajas refrigeradas con hielo seco. Es una operación rápida”, aseguró Ostrowski.

Para la vacuna desarrollada por Moderna, el laboratorio ya contrató a la empresa McKesson, especializada en logística de distribución de materiales médicos.

El desafío del frío

Como se ha venido discutiendo desde hace meses, sobre todo con la vacuna de Pfizer, la gran complicación será mantener las dosis a menos de 70 grados centígrados bajo cero que requiere para estar en buen estado.

Un refrigerador para almacenar la vacuna que alcanza los menos 80 grados centígrados. REUTERS/Ralph Orlowski
Un refrigerador para almacenar la vacuna que alcanza los menos 80 grados centígrados. REUTERS/Ralph Orlowski

Las opciones son contenedores refrigerados activos y pasivos. Los contenedores refrigerados activos son los que usan baterías y mantienen un sistema de refrigeración propio. Se los carga en tierra, y una vez que comienza el transporte se activa la batería, que tiene una determinada cantidad de horas de vida. Este tipo de contenedores cuentan con sensores que determinan el más mínimo cambio en la temperatura y pueden alertar al respecto.

Los contenedores pasivos se llenan con hielo seco. Lógicamente, la efectividad es menor aunque tienen el beneficio de ser mucho más económicos. Se utilizarán para distancias cortas y podrán ser combinados con paradas en almacenes que posean refrigeradores industriales.

Usualmente hay restricciones para el uso de hielo seco en vuelos porque este emite carbón que puede ser nocivo. Para la distribución de la vacuna, se flexibilizarían las reglas. La compañía de transporte y logística UPS ya ha confirmado que estará proveyendo de hielo seco a la Operación Warp Speed y que actualmente está fabricando más de 10 mil kilos de hielo seco al día.

Transportación aérea

La aerolínea American Airlines ha confirmado que utilizará su flota de jets 787, tanto de los destinados para carga como de aquellos que se utilizan para el transporte de pasajeros, para poder transportar medio millón de dosis. Desde noviembre han realizado vuelos de prueba entre Sudamérica y Miami, para estar listos ante el eventual transporte de vacunas producidas en el sur del continente.

Tanto el aeropuerto internacional de Miami como el de la ciudad de Filadelfia, cuentan con almacenes refrigerados destinados especialmente para el almacenamiento de materiales médicos. Esto les da una ventaja importante frente a otros aeropuertos que han tenido que construir facilidades especiales para este operativo.

En el caso de la aerolínea United, se ha confirmado que piensan utilizar como centro principal de distribución el aeropuerto Dulles, cerca de la ciudad de Washington, donde cuentan también con un almacén refrigerado preparado para el transporte de elementos médicos.

En tierra

Una vez que desembarquen las dosis de los aviones, las empresas FedEx y UPS serán las principales responsables de disponer los camiones que llevarán las dosis desde los aeropuertos hasta sus destinos finales.

Ambas empresas cuentan con camiones refrigerados y almacenes refrigerados en todo el país, que se dispondrán para uso exclusivo del transporte de la vacuna.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: