Los juristas que llevaron a la victoria a George W. Bush en 2000 dieron una opinión contundente sobre los reclamos de Donald Trump

El equipo que asesoró la campaña republicana para lograr un fallo favorable en la disputada elección en la Florida de aquel año evaluó las denuncias de “fraude” realizadas por el actual presidente

George W. Bush junto a Al Gore, en uno de los debate presidenciales previo a la elección de 2000 que se terminó dirimiendo en los tribunales.
George W. Bush junto a Al Gore, en uno de los debate presidenciales previo a la elección de 2000 que se terminó dirimiendo en los tribunales.

Varios de los miembros clave del equipo que ayudaron a entregar la presidencia a George W. Bush después del recuento de Florida en 2000 no ven un camino para que el presidente Donald Trump pueda anular las elecciones ganadas por el presidente electo, Joe Biden.

Trump ha afirmado que ganó con base en su liderazgo temprano en Pensilvania y otros estados en disputa. Pero ese liderazgo se evaporó a medida que se contaban las boletas por correo, por lo que su campaña comenzó a presentar múltiples demandas para invalidar esas boletas. La campaña ha dicho que planea buscar un recuento en Wisconsin y espera detener la certificación de los resultados en Pensilvania y Míchigan que harían oficial la victoria de Biden.

Pero varios miembros del equipo de Bush en 2000 predicen que esta elección no se anulará, debido al tamaño de la ventaja de Biden en varios estados y la falta de evidencia en la cual basar cualquier reclamo.

“No se puede simplemente decir: ‘Esta elección está contaminada, deséchela’”, dijo Benjamin Ginsberg, abogado nacional para la campaña de Bush en 2000. “Hay que tener cierta especificidad y, hasta ahora, les falta mucha especificidad. Su avión se estrelló al despegar porque olvidaron agregar combustible”.

Ted Olson, el abogado principal de Bush en el caso de la Corte Suprema de EE.UU. en 2000 que terminó el recuento en Florida y le otorgó la presidencia, dijo que no hay dudas sobre el resultado.

Ted Olson, el abogado principal que llevó adelante la batalla judicial que dio George W. Bush en 2000
Ted Olson, el abogado principal que llevó adelante la batalla judicial que dio George W. Bush en 2000

“Creo que la elección ha terminado”, dijo Olson en una evento de la Sociedad Federalista la semana pasada. “Tenemos un nuevo presidente”.

Olson también escribió un artículo de opinión para el Washington Post con David Boies, abogado principal de los demócratas de Al Gore en el caso Bush v. Gore que fue a la Corte Suprema, en el que dice que el litigio de la campaña de Trump “solo servirá para retrasar la inevitable resolución de las elecciones presidenciales de este año”.

Incluso Karl Rove, principal estratega de Bush en 2000, asegura en un artículo de opinión del Wall Street Journal que el litigio de Trump para derrocar el liderazgo de Biden no tendrá éxito porque no hay evidencia del fraude sistémico que Trump debe probar. Y dijo que un recuento en curso en Georgia tampoco cambiará ese estado.

“Es poco probable que los esfuerzos del presidente alejen a un solo estado de la columna del Sr. Biden, y ciertamente no son suficientes para cambiar el resultado final”, dijo Rove.

La campaña de Trump y sus partidarios han argumentado en demandas presentadas en Pensilvania y Míchigan que los observadores republicanos se mantuvieron demasiado lejos del proceso de conteo de papeletas para ver si hubo actividad fraudulenta. Pero es poco probable que los tribunales rechacen los votos basados en irregularidades menores que no afectan suficientes votos para cambiar los resultados de las elecciones. Y el domingo, la campaña de Trump retiró su solicitud de que el tribunal lo haga en Pensilvania.

“Si el tribunal revocara estas elecciones sobre esa base, estaría privando a muchos miles de votantes solo porque alguien dijera que hubo alguna irregularidad en un lugar en particular”, dice Barry Richard, el abogado principal de Florida en el caso del recuento de 2000.

La campaña de Trump ha demandado para evitar que Pensilvania certifique resultados con base en la cláusula de protección igualitaria de la Constitución de Estados Unidos, que estaba en el corazón de Bush v. Gore. Los republicanos argumentan que los condados en gran parte demócratas permitieron a los votantes corregir los errores en sus boletas por correo y los condados republicanos no. Pero el caso de Florida fue diferente porque implicó que las papeletas fueran contadas de manera diferente por los diferentes condados, asegura Richard.

"Es poco probable que los esfuerzos del presidente alejen a un solo estado de la columna de Biden", consideró Karl Rove, uno de los principales asesores de la presidencia de George W. Bush.
"Es poco probable que los esfuerzos del presidente alejen a un solo estado de la columna de Biden", consideró Karl Rove, uno de los principales asesores de la presidencia de George W. Bush.

Las demandas de los republicanos que alegan diversas irregularidades en las boletas han fallado en los últimos días, incluida una en Arizona de la cual la campaña de Trump se alejó desde el viernes pasado. Los tribunales también han rechazado los esfuerzos para descartar ciertos votos, como 8.329 papeletas en Filadelfia con defectos como el hecho de que un votante no imprimiera su nombre.

Algunos comentaristas conservadores siguen resistiendo con la esperanza que las demandas de la campaña de Trump en uno o más estados necesarios para cambiar la ventaja de Biden en el Colegio Electoral aún pueden llegar a la Corte Suprema de EE.UU. para decidir la carrera, como en 2000.

Pero ese caso giró en torno al conteo en Florida después de que la carrera se redujera en un solo estado. Y el margen fue de solo 537 votos, lo suficientemente cerca como para requerir el recuento que produjo el litigio. Ahora, Biden lidera por decenas de miles de votos en algunos estados.

La idea de que la Corte Suprema intervenga este año para influir en las elecciones es una ilusión, dice Ginsberg.

“Con la escasez de pruebas que se han presentado hasta ahora, no es remotamente realista”, asegura.

SEGUIR LEYENDO:

Donald Trump insiste desde su cuenta de Twitter: “¡Yo gané la elección!”

MAS NOTICIAS