Estados Unidos se prepara para una nueva jornada de movilizaciones masivas contra el racismo

Grandes manifestaciones se anunciaron en muchas ciudades, entre ellas Nueva York, Miami y Washington, donde decenas de miles de personas tomarán las calles. La jornada también estará marcada por una nueva ceremonia en memoria de George Floyd, el ciudadano negro que fue inmovilizado hasta la asfixia por un oficial de policía blanco

Manifestaciones en Nueva York (REUTERS/Andrew Kelly)
Manifestaciones en Nueva York (REUTERS/Andrew Kelly)

Estados Unidos espera movilizaciones masivas contra la desigualdad racial y la brutalidad policial este sábado, una jornada que también estará marcada por una nueva ceremonia en memoria de George Floyd, cuya muerte suscitó esta ola de protestas histórica.

Grandes manifestaciones se anunciaron en muchas ciudades estadounidenses, entre ellas Nueva York, Miami y Washington, donde decenas de miles de personas tomarán las calles, según estimaciones de los medios.

Después de una emotiva primera ceremonia en Minneapolis el jueves, se rendirá un segundo homenaje a este ciudadano negro de 46 años que fue inmovilizado hasta la asfixia por un oficial de policía blanco durante un arresto el 25 de mayo en esta ciudad del norte del país.

La nueva ceremonia tendrá lugar en Raeford, en su estado natal de Carolina del Norte.

La polémica creció ante la represión de las protestas por las fuerzas de seguridad. En los últimos días, circularon imágenes que muestran intervenciones policiales violentas contra manifestantes pacíficos.

"Justicia por George Floyd", reza un cartel en Brooklyn, Nueva York (REUTERS/Andrew Kelly)
"Justicia por George Floyd", reza un cartel en Brooklyn, Nueva York (REUTERS/Andrew Kelly)

Agentes suspendidos

En Nueva York, el alcalde Bill de Blasio prometió investigar todos los hechos denunciados e indicó que se tomarían medidas disciplinarias.

Otros dos policías fueron suspendidos, anunció el viernes el jefe de policía de la ciudad, Dermot Shea, citando “incidentes inquietantes”.

Al otro lado del país, en el estado de Washington, la alcaldesa de Tacoma solicitó el despido de los agentes de policía implicados en la muerte de un hombre negro el 3 de marzo, tras la difusión de un nuevo video que parecía mostrarlos golpeando al hombre e inmovilizándolo antes de que muriera bajo su custodia.

En Indianápolis, en el Medio Oeste, la policía inició una investigación tras la circulación de otro video que mostraba al menos a cuatro oficiales golpeando con sus porras a una mujer y lanzándole gases lacrimógenos el domingo por la noche.

Anticipándose a las nuevas protestas, el jefe de la policía de Seattle anunció una prohibición de 30 días sobre el uso de estos gases.

La policía de Minneapolis también anunció el viernes la prohibición de recurrir al "estrangulamiento", una peligrosa técnica utilizada en 2014 en Nueva York contra Eric Garner, otro hombre negro que murió a manos de policías y cuyo grito de "No puedo respirar" también fue pronunciado por George Floyd antes de morir.

Miles de manifestantes se reúnen alrededor de una plaza durante una protesta contra la muerte de George Floyd en Minneapolis, en Nueva Orleans, Louisiana, EEUU, el 5 de junio de 2020. REUTERS/Kathleen Flynn
Miles de manifestantes se reúnen alrededor de una plaza durante una protesta contra la muerte de George Floyd en Minneapolis, en Nueva Orleans, Louisiana, EEUU, el 5 de junio de 2020. REUTERS/Kathleen Flynn

“Un gran día”

Nuevos ejemplos de abusos policiales alimentan la cólera detrás de las protestas que han sacudido durante 10 días a Estados Unidos.

Algunas de sus demandas han sido escuchadas: el policía que presionó con su rodilla durante casi nueve minutos el cuello de Floyd fue acusado el miércoles de homicidio intencional, y ya no involuntario como lo establecía la primera acusación, mientras los otros tres policías presentes fueron imputados por ayudar e instigar.

Pero ahora las movilizaciones van más allá de este caso, denuncian el racismo sistémico y exigen un cambio real.

Las protestas, que degeneraron en disturbios y en algunos casos en saqueos, han logrado mantenerse pacíficas en los últimos días y varias ciudades, entre ellas Washington, Seattle y Los Ángeles, han levantado el toque de queda que se impuso para controlar los disturbios.

Pero no Nueva York, donde regirá hasta el domingo por la noche.

El viernes, miles de personas se reunieron en Brooklyn y Manhattan. Igualmente hubo movilizaciones en otros países cono el vecino Canadá, donde el primer ministro, Justin Trudeau, marchó en Ottawa junto a miles de personas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, que sigue pidiendo la restitución del orden público, volvió a instar el viernes a los estados a solicitar un refuerzo a la Guardia Nacional, en especial los que hasta ahora han prescindido de hacerlo, como Nueva York.

Estadounidenses con mascarillas (EFE/EPA/JUSTIN LANE)
Estadounidenses con mascarillas (EFE/EPA/JUSTIN LANE)

La preocupación por el coronavirus

El prestigioso epidemiólogo y científico de salud pública de Harvard Eric Feigl-Ding manifestó su preocupación por las grandes concentraciones y la posible propagación del coronaviurs en las mismas.

Para que conste: estoy nervioso por las grandes manifestaciones durante la pandemia. El área de DC y Maryland / Virginia aún no han contenido bien la epidemia”, comenzó su mensaje en Twitter.

Y agregó: “Definitivamente use máscaras, pero no son infalibles. Por favor manténganse a salvo”.

Estados Unidos registró en las últimas 24 horas 922 muertes por Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, lo que llevó el total a 109.042. La cantidad de nuevos casos positivos, en tanto, superó los 22.000 y ya se acerca a los 1,9 millones.

Como dato positivo se destaca el hecho que la ciudad de Nueva York -epicentro de la pandemia en el país durante su punto álgido- no reportara muertes como consecuencia del virus por primera vez desde el pasado 12 de marzo.

Ante desafíos extraordinarios, los neoyorquinos han hecho todo lo posible para mantenerse seguros durante la crisis”, dijo a medios locales la portavoz del ayuntamiento, Avery Cohen, quien añadió: “Con la esperanza en el horizonte, continuaremos haciendo todo lo posible para reabrir de manera segura sin perder de vista el progreso que hemos logrado”.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El momento en el que Justin Trudeau se arrodilló en una marcha contra el racismo en Canadá

Suspendieron a dos policías en EEUU por herir a un manifestante: sus compañeros renunciaron en protesta

MAS NOTICIAS