Los pedidos de subsidio por desempleo en EEUU aumentaron en 2,4 millones

Las solicitudes han ido en gradual descenso desde que alcanzaran el récord de 6,8 millones en la semana que terminó el 28 de marzo, durante la implementación de la cuarentena por la pandemia de coronavirus

 Personas que han perdido su trabajo esperan en una fila para solicitar subsidios de desempleo durante el brote de coronavirus (COVID-19), en EEUU (REUTERS/Nick Oxford)
Personas que han perdido su trabajo esperan en una fila para solicitar subsidios de desempleo durante el brote de coronavirus (COVID-19), en EEUU (REUTERS/Nick Oxford)

Otros 2,4 millones de estadounidenses solicitaron un subsidio por desempleo en la última semana, una cifra que marca otro descenso con respecto a las últimas semanas, pero continúa estando en un nivel altísimo con respecto al promedio histórico, ante el confinamiento por la pandemia de coronavirus.

Las oficinas de empleo estuvieron poniéndose al día con solicitudes atrasadas y también han registrado una segunda ola de despidos, lo que apunta a otro mes de ingentes pérdidas de empleos en mayo.

Las solicitudes han ido disminuyendo gradualmente desde que alcanzaran el récord de 6,867 millones en la semana que terminó el 28 de marzo y el total desde el 21 de marzo se acerca a los 40 millones. El informe del Depatamento de Trabajo también revisó la cifra de la semana pasada y los modificó a la baja, ya que Connecticut informó que había notificado mal sus números. Con esa corrección, el total en los últimos dos meses llega a las 38,6 millones de solicitudes.

Sin embargo, diversos economistas advierten que esta cifra no refleja el número de empleos perdidos por la pandemia debido a las dificultades técnicas y a los procedimientos de las oficinas estatales de desempleo.

También han señalado que esta cifra podría incluir a personas que han encontrado trabajo desde entonces. Por ello, el informe semanal de solicitudes de prestaciones por desempleo del Departamento de Trabajo de EEUU, el mejor termómetro sobre la salud de la economía nacional, podría ofrecer también algunas primeras pistas sobre la rapidez con la que las empresas están volviendo a contratar a sus trabajadores tras la reanudación de su actividad, así como sobre el éxito del programa de protección de salarios (PPP, por sus siglas en inglés) del Gobierno.

Un trabajador mira hacia el interior del Centro de Empleo Comunitario de Pasadena, en California, el jueves 7 de mayo de 2020, durante el brote de coronavirus. (AP Foto/Damian Dovarganes)
Un trabajador mira hacia el interior del Centro de Empleo Comunitario de Pasadena, en California, el jueves 7 de mayo de 2020, durante el brote de coronavirus. (AP Foto/Damian Dovarganes)

Por otra parte, el reporte no incluye a los trabajadores independientes que quedaron sin empleo y aquellos que tenían contratos temporales.

“Ninguno de los estados (del país) tenía establecidos sistemas para procesar esta cantidad sin precedentes de solicitudes presentadas de una sola vez, por lo que hay atrasos”, dijo Steve Blitz, economista jefe para EEUU de TS Lombard en Nueva York. “Seguimos leyendo sobre empresas que han reducido su personal y que no fueron afectadas inmediatamente por las restricciones del COVID-19.”

Las medidas de confinamiento extendidas por todo el país a mediados de marzo para contener la propagación de la COVID-19 han dado lugar al peor escenario laboral desde la Gran Depresión y socavado la economía en general.

(Con información de Reuters)


MAS NOTICIAS