Fiat Chrysler y PSA, propietario de Peugeot, iniciaron las conversaciónes para fusionarse y crear un gigante automotor valorado en 50.000 millones de dólares.

La italo-estadounidense confirmó el miércoles negociaciones con su rival francesa, en su segundo intento este año para reconfigurar la industria automotriz global, que enfrenta enormes desafíos con la transición a los vehículos eléctricos y autónomos.

En su comunicado, Fiat Chrysler dijo que los contactos en marcha “buscan crear uno de los principales grupos de movilidad del mundo”. Por el momento no se ofrecieron más detalles y PSA Peugeot hizo pública una declaración similar.

Tras conocerse la noticia, las acciones de FCA subieron casi un 9% a 12,75 euros (14,70 dólares) en las operaciones matinales de la Bolsa de Milán.

Fiat Chrysler abordó a principios de este año una fusión con el fabricante de automóviles francés Renault SA que finalmente colapsó.

La combinación de Fiat Chrysler y Peugeot también enfrentaría obstáculos. Los gobiernos de Francia y China tienen participaciones del 12% en Peugeot, al igual que los miembros de la familia fundadora de la empresa. El presidente de Fiat Chrysler, John Elkann, y otros miembros de la familia Agnelli controlan el 29% de Fiat Chrysler a través de Exor.

Los inversores han especulado durante años que Fiat Chrysler estaba buscando un socio para una fusión, alentado por la retórica del difunto presidente ejecutivo de la compañía. En 2015, Sergio Marchionne expuso el caso para la consolidación de la industria automotriz e intentó sin éxito que General Motors Co se interesara en un acuerdo.

Peugeot y Fiat Chrysler habían discutido una unión a principios de este año, antes de que Fiat Chrysler propusiera una fusión de 35.000 millones de dólares con el fabricante de automóviles francés Renault SA.

Elkann interrumpió las conversaciones con Renault en junio, después de que funcionarios del gobierno francés presionaron para que Renault resolviera primero las tensiones con su socio Nissan Motor Co.

Tras el colapso del plan de fusión con Renault, el CEO de Fiat Chrysler, Mike Manley, dejó la puerta abierta para conversaciones con los posibles socios, pero dijo que la empresa podría mantenerse sola pese a los crecientes costos para desarrollar vehículos eléctricos y cumplir con normas de emisiones más estrictas en Europa, Estados Unidos y China.

El CEO de Peugeot, Carlos Tavares, descartó el mes pasado la idea de una fusión con Fiat Chrysler. “No lo necesitamos”, sostuvo al ser consultado sobre si todavía estaba interesado en un acuerdo con Fiat Chrysler.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: