La Iglesia católica enfrenta una crisis mundial, incluyendo EE.UU, relacionada al abuso sexual a menores (AP)
La Iglesia católica enfrenta una crisis mundial, incluyendo EE.UU, relacionada al abuso sexual a menores (AP)

Dos periodistas del diario norteamericano USA Today arrojaron luz sobre los detalles de cómo la Iglesia Católica y organizaciones como Boy Scouts of America trabajan para repudiar legislaciones a favor de niños abusados sexualmente por estas instituciones. En una investigación profunda los reporteros Marisa Kwiatkowski y John Kelly indagaron sobre las técnicas utilizadas para mitigar las graves acusaciones y sanciones por abuso de menores en los últimos años. El artículo expuso que cualquier parte de país donde se introdujeron normativas que hubieran podido facilitar los procesos legales para los acusadores, había sido sistemáticamente seguida por una oposición coordinada, incluidas compañías aseguradoras.

De acuerdo a la investigación, la Iglesia había centralizado sus esfuerzos en trabajar con la gente que ya tiene a su disposición: creyentes que van regularmente a misa y donan dinero a sus parroquias locales. La Iglesia Católica estadounidense, en lo que aparentan ser ataques despersonalizados y locales, se enfocó en enfatizar el peligro que este tipo de leyes presentan para sus finanzas. Por su parte, los sacerdotes brindaban sermones sobre los efectos negativos que un juicio por causa de abuso sexual le puede causar a su parroquia, incluso diciendo que estos juicios arruinan el trabajo de “Dios sobre la tierra”. De esta manera intentaban minimizar el abuso ocurrido enfocándose en el discurso de que "ese cura ya no pertenece a nuestra comunidad”.

Saint Elizabeth Catholic Parish, una pequeña iglesia en la ciudad de Edgartown en la isla de Massachusetts, parte de la parroquia del Buen Pastor. (Shutterstock.com)
Saint Elizabeth Catholic Parish, una pequeña iglesia en la ciudad de Edgartown en la isla de Massachusetts, parte de la parroquia del Buen Pastor. (Shutterstock.com)

Pero el informe va más allá. Explica cómo, desde el 2009, legisladores estatales de “ambos lados del pasillo han intentado al menos 200 veces extender el estatuto civil de limitaciones para casos de abuso sexual infantil.” Sin embargo, los proyectos de ley casi siempre terminaron en derrota a causa del lobby de la Iglesia en coordinación con otras instituciones

Al parecer, Iglesia Católica no se encontraría sola en este esfuerzo. Muchos intereses, incluida la industria de seguros, se oponen a los esfuerzos para dar a las víctimas más tiempo para demandar.

Legislaciones y los limitaciones del estatuto

Desde la famosa investigación de un grupo de periodistas de The Boston Globe que desenmascaró un escándalo de pedofilia que la Iglesia católica de Massachusetts ocultó durante años, varios proyectos de ley sobre los limites de estatuto fueron presentados en las legislaturas estatales. Bajo la premisa que cualquier acusador tendría un tiempo limitado -generalmente un año- para presentar sus demandas, los proyectos de ley abrieron por primera vez la posibilidad para que los damnificados que habían sido abusados en su infancia pudieran presentar denuncias contra la Iglesia u otras instituciones.

La investigación de The Globe, explican los reporteros de USA Today, ayudó a cimentar dos nociones: primero, que la iglesia era capaz de ocultar, de manera premeditada y coordinada, los abusos sexuales que ocurrían dentro de sus muros. Y segundo, confirmó lo que muchos ya sabían: puede tomar demasiado tiempo para que los sobrevivientes que luchan con el trauma puedan hacer público su caso.

Es muy difícil para las víctimas de abuso en estos entornos religiosos llegar a un acuerdo sobre cómo es posible que Dios permita que esto les suceda”, le dijo Marci Hamilton, CEO de CHILD USA y profesora en la escuela de derecho de la Universidad de Pennsylvania, al periódico norteamericano. “Algunos lo llaman asesinato del alma. No es solo la destrucción de la vida de un niño, sino que de alguna manera es la destrucción de los mecanismos de supervivencia de los niños a través de la fe”.

La Catedral de San Pablo, una iglesia católica romana en estilo neo-gótico en la ciudad de Pittsburgh, Pennsylvania. (Shutterstock)
La Catedral de San Pablo, una iglesia católica romana en estilo neo-gótico en la ciudad de Pittsburgh, Pennsylvania. (Shutterstock)

Estados como California y Nueva York pudieron aprobar estas leyes y miles de demandas fueron presentadas. Solo en la primera, se presentaron alrededor de 850 casos legales, en un año, contra la Iglesia. Más de 300 demandas también fueron llevadas a cabo contra organizaciones como los Boys Scouts. Varias de estas demandas le costaron cientos de millones de dólares no solo a estas instituciones, pero también a las compañías de seguro que las protegían de demandas legales. Los daños eran compartidos y esto incentivo a estas compañías a contratar a sus mejores abogados a hacer lobbying en las capitales estatales.

Esfuerzo coordinado

Lo más relevante del reportaje es que explica la coordinación de esfuerzos de abogados de las empresas de seguros, los curas de parroquias por todo el país y las autoridades de los Boy Scouts para frenar este tipo de normas. Apoyándose en “valores familiares” de la gente que pertenecía a sus instituciones, la Iglesia y otra organización apelaron emocionalmente a su público y arremetieron con todo su poder en contra de las leyes de prórroga de los límites de estatuto de manera conjunta.

Los curas de las parroquias eran instruidos por las arquidiócesis para planificar sus esfuerzos contra las autoridades locales, enfocándose en legisladores estatales que pudieran ayudarlos a frenar las leyes. Centrando sus sermones sobre “los difíciles tiempos que la Iglesia" experimentaba por las acusaciones, el propósito era doble: convencer a los legisladores que perderían sus próximas elecciones si apoyaba los proyectos de ley, mientras que también pedían dinero de sus peregrinos con el cual poder pagar las millonarias demandas.

Docenas de legisladores se vieron confrontar con sus capillas a las que iban todos los domingos. Un delegado de Maryland, Eric Bromwell, sabía que enfrentaría una batalla cuesta arriba cuando buscara extender el estatuto de limitaciones civiles de su estado, cuenta el informe. La Conferencia Católica de Maryland había expresado su preocupación incluso antes de que él presentara el proyecto de ley de 2008.

Gracias a estas leyes, los Boy Scouts de America identificaron a más de 12.000 presuntas víctimas de abuso sexual en su organización entre 1944 y 2016. Además, creían que unos 7.819 de sus consejeros, maestros y ex líderes habían participado en esos abusos.
Gracias a estas leyes, los Boy Scouts de America identificaron a más de 12.000 presuntas víctimas de abuso sexual en su organización entre 1944 y 2016. Además, creían que unos 7.819 de sus consejeros, maestros y ex líderes habían participado en esos abusos.

Bromwell le dijo a los periodistas que los funcionarios católicos le advirtieron que las diócesis quedarían en bancarrota por la “ventana” que permitiría a las personas demandar por abusos del pasado. Le pidieron que desistiera de sus esfuerzos o que deje de ir a misa en su congregación. “Muchos de los abusadores están muertos,” recuerda que le dijeron, y “algunas acusaciones eran tan antiguas que no hay forma de que la iglesia se pueda defender. ”

Utilizando bases de datos que comparaba el lenguaje utilizado por los funcionarios de la iglesia en todo el país, USA Today identificó que este era el mismo argumento que la Iglesia Católica ha aprovechado una y otra vez, sin importar si las demandas fueran efectivamente sobre curas ya fallecidos o demasiado viejas para impugnarlas. Era un argumento que dió resultado: en Maryland, Pennsylvania, Rhode Island y otros estados, los provectos de ley nunca llegaron a la mesa del gobernador.

Pero además, el argumento sirvió para galvanizar rechazo popular a las leyes que habrían los limites de estatuto. Los opositores en California y Maryland, por ejemplo, estaban en desacuerdo con la forma en que las leyes de sus estados trataban a las instituciones públicas frente a las privadas. Las personas en Maryland, Wisconsin y Rhode Island intentaron establecer distinciones entre el presente y el pasado, destacando las verificaciones de antecedentes penales que ahora realizan sus organizaciones.

El movimiento opositor a estas leyes se volvió popular en todo el país. La Iglesia, los Boys Scouts y hasta incluso las compañías de seguros se hicieron pasar como las victimas de este proceso legal con el mismo discurso y, en muchos casos, estaban avalados por sentimientos populares que los apoyaban.

Nuevos casos y pagos en Nueva York

Sin embargo, muchas veces perdieron la batalla legal y las leyes fueron aprobadas, permitiendo que las verdaderas victimas de los abusos sistemáticos pudieran presentar sus demandas.

Este miércoles, por ejemplo, la Archidiócesis de Nueva York tuvo que pagar USD $67 millones a 338 víctimas de abusos sexuales en casos en los que hubo clérigos o personal de la Iglesia implicados, anunció este lunes la ex jueza Barbara Jones, quien realizó una auditoría externa de la iglesia neoyorquina

Catedral de San Patricio en midtown Manhattan, Nueva York. (Shutterstock)
Catedral de San Patricio en midtown Manhattan, Nueva York. (Shutterstock)

En agosto, las autoridades de Nueva York abrieron una ventana legal de 12 meses, por la que las víctimas de abusos sexuales pueden demandar a sus violadores sin importar la fecha en la que se produjo el delito. El establecimiento de este periodo de gracia, facilitado por la Ley de Víctimas Infantiles, ha forzado a la Iglesia Católica y a otras instituciones, como las Yeshivas -escuelas judías- o los Boy Scouts, a prepararse para una avalancha de denuncias.

El mismo día que se abrió la “ventana”, el despacho de abogados Jeff Anderson & Associates presentó 250 denuncias por abusos sexuales contra la Iglesia de Nueva York.

En este sentido, el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, aseguró hoy en rueda de prensa que la iglesia todavía no es “consciente” del impacto financiero que estas denuncias pueden tener. En sus conclusiones, la antigua juez subrayó que la gran mayoría de los casos de abuso sexual se registraron antes del año 2000, especialmente entre los años 60 y 80 del siglo pasado.

Los autores del reporte dicen que desde 2009, legisladores en 38 estados han presentado dichos proyectos de ley, según un análisis de USA TODAY, y la tasa de éxito ha aumentado. De los 29 estados que han promulgado tales leyes, 11 lo hicieron por primera vez este año.

Diez estados ya no tienen ningún estatuto civil de limitaciones y 16 estados han revivido los estatutos caducados, según CHILD USA, que rastrea dicha legislación diariamente.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: