Primos judíos separados en la Segunda Guerra Mundial se reencuentran


Morris Sana, de 87 años, y Simon Mairowitz, de 85, crecieron juntos. Son primos, pero durante la infancia en Rumania eran más que eso, eran mejores amigos. Hacían todo juntos pero la Segunda Guerra Mundial los separó.

Desde entonces pasaron 75 años y todo este tiempo Morris pensó que Simon había sido asesinado por los nazis...Y Simon creyó que Morris había tenido el mismo trágico destino. Sin embargo, ambos se habían salvado solo que no lo sabían.

Morris y Simon se reencontraron en Israel
Morris y Simon se reencontraron en Israel

Hasta que sus hijos y nietos decidieron saber un poco más de esa historia y lograron descubrir la verdad con la ayuda de internet.

La última vez que se habían visto vivían en Rumania donde crecieron como amigos íntimos hasta que un levantamiento fascista hizo que el gobierno fuera depuesto y su país se aliara con los nazis. El levantamiento ocurrió en 1940, pero no está claro exactamente cuándo huyeron al extranjero.

Ambos lograron escapar con sus familias pero por separado, lo que significa que ninguno de ellos tenía idea de que el otro había sobrevivido. Después de la guerra, Morris finalmente se estableció en Ra’anana, Israel, mientras que Simon terminó en el Reino Unido.

Sin pruebas de lo contrario, ambos simplemente asumieron que el otro había sido asesinado en un campo de concentración en algún lugar de Europa durante el Holocausto.

Pasaron 75 años y la nieta de Morris, Leetal, decidió que quería saber más de ese primo del que su abuelo tanto le hablaba, y descubrió en Facebook que aún estaba vivo. La noticia la movilizó tanto que rápidamente se ocupó de organizar el reencuentro.

La cumbre sucedió en Tel Aviv, donde ambos protagonistas llegaron con sus familias.

El momento fue mágico. Morris llegó visiblemente conmovido a la cita y su rostro se llenó de lágrimas no bien vio a Simon. “Me alegro de verte después de todos estos años", solo pudo decir Simon antes de abalanzarse a abrazar a su primo y largarse a llorar. "Setenta y cinco años esperaste…”. Hay pocas palabras, muchas lágrimas y una emoción que desborda a todos. El video muestra cómo se abrazan, se tocan los rostros como reconociéndose y se vuelven a abrazar.

La última vez que se vieron fue en Rumania. Sus famlias lograron escapara por separado, pero nunca habían logrado retomar el contacto
La última vez que se vieron fue en Rumania. Sus famlias lograron escapara por separado, pero nunca habían logrado retomar el contacto

En su post en Facebook, Leetal escribió: “Esta es una de las cosas más conmovedoras que he visto en mi vida y me encantaría compartirla con ustedes.Para hacer una larga historia corta, mi abuelo no pudo encontrar a su primo y mejor amigo después del Holocausto y estaba seguro de que había sido asesinado en los campos de concentración. Lo enocntré y pudimos arreglar que los primos se reunieran hoy. La guerra desgarró a tantas familias y reunirlas en Israel es tan mágico”.

MÁS SOBREE STE TEMA: