(Video: Dailymail)

Un oficial de la policía de Dallas se le dio de baja de su cargo por dispararle a O´shae Terry, quien se encontraba adentro de su auto y quien perdió la vida, el año pasado.

El gran jurado, del condado de Tarrant, acusó al oficial del Departamento de Policía de Arlington (APD, por sus siglas en inglés) ocho meses después de que le disparó a Terry en los suburbios de Dallas el primero de septiembre.

En las imágenes que se presentaron para determinar su sentencia, se pudo observar a Tran agarrando la ventanilla, del lado del pasajero del automóvil SUV, que conducía Terry cuando empezó el problema.

El oficial apuntó su arma hacia al vehículo cuando este comenzó a moverse y proporcionó varios disparos que alcanzaron a Terry, quien murió más tarde en un hospital.

El oficial apuntó hacia Terry sin tener pruebas de nada (Foto: AP)
El oficial apuntó hacia Terry sin tener pruebas de nada (Foto: AP)

Lee Merritt, el abogado que defendió a Terry, dijo que la acusación era "un gran alivio" para su familia, pero también menos de lo que esperaban.

"Ciertamente estamos contentos de que haya una posibilidad de algún tipo de justicia en este caso, pero si alguien más hubiera hecho esto, habría sido un asesinato". dijo Merritt a The Associated Press.

El homicidio por negligencia criminal es un delito grave y una condena puede llevar a una sentencia de 180 días a dos años en la cárcel estatal.

Solo que a Tran lo colocaron en un área restringida después del tiroteo. Luego se le dio de baja el miércoles hasta que se le dio licencia administrativa pagada del incidente que concluya en las próximas semanas, dijo el teniente Christopher Cook, de Arlington.

Al momento de disparar Terry murió cuando llegó al hospital (Foto: AP)
Al momento de disparar Terry murió cuando llegó al hospital (Foto: AP)

El abogado de Tran, Randall Moore, no quiso responder preguntas y solo dijo que las acciones legales fueron las adecuadas para el caso. Después del tiroteo, la policía de Arlington informó que los agentes encontraron, en el auto: una pistola, más de una libra de marihuana y éxtasis dentro del vehículo.

Terrence Harmon, quien iba de copiloto en la SUV dijo a WFAA que querían que Tran dejara su cargo: "Está en mi mente, y lo veo una y otra y otra vez. No puedo borrarlo", mientras que Harmon dijo que testificó ante el gran jurado sobre el tiroteo.

Los abogados de la familia de Terry mencionaron que él era una parte clave de su decisión en el juzgado.

"Estamos agradecidos de que Terrence aún esté vivo. Si no hubiera testigos que estuvieran aquí, este proceso podría haber sido muy diferente" dijo el abogado Daryl Washington.

La familia de Terry pidió que Tran fuera destituido de su cargo (Foto: AP)
La familia de Terry pidió que Tran fuera destituido de su cargo (Foto: AP)

La familia de Terry había pedido que Tran fuera despedido inmediatamente después del tiroteo. En cuanto a su madre, Sherley Woods, le dijo a WFAA: "Siento que su vida ha sido tomada sin ninguna razón".

"Ninguna familia, ninguna madre o padre debería tener que pasar por algo como esto con respecto a su hijo".

El Departamento de Policía de Arlington dijo el miércoles que Tran debería concluir su investigación administrativa sobre el asunto en las próximas semanas.

"La decisión del Gran Jurado, independientemente del resultado, se considera como un dato adicional de información que los responsables de la investigación administrativa de este incidente deben considerar", declaró, APD.

La mamá de Terry no cree que fuera necesario dispararle como lo hizo Tran(Foto: NBCDFW)
La mamá de Terry no cree que fuera necesario dispararle como lo hizo Tran(Foto: NBCDFW)

El departamento afirmó que las investigaciones administrativas "pueden tardar un tiempo considerable en completarse en función de las complejidades del caso y el deseo del departamento de garantizar que toda la evidencia relevante se obtenga como parte de la investigación administrativa".

"Además, el departamento está dedicado a garantizar el proceso a todas las partes a lo largo de la investigación", añadió.

La acusación marca un enjuiciamiento penal de un oficial de policía en el condado del norte de Texas, históricamente conservador.