Un hombre de California se vio obligado a reducir el tamaño de su cerca debido a las quejas de un vecino, sin embargo se vengó organizando una fiesta en el jardín de maniquíes desnudos.

Jason Windus, de Santa Rosa, California dijo que construyó una cerca alta para mantener a sus perros en su patio y no escaparan, pero luego de que un vecino se quejó, autoridades de la ciudad lo obligaron a reducir la altura y a pagar una multa, informó KTVU FOX 2.

Windus redujo el tamaño de su cerca y luego instaló cinco maniquíes desnudos, algunos de pie y otros sentados en sillas en su patio.

"No sé quién es y estoy seguro de que no se va a presentar", dijo Windus a la cadena de noticias del vecino que protestaba. "E incluso si lo hace, sólo tengo que decirle que mejor se ocupe de sus asuntos".

Jason Windus había hecho su cerca con las mismas proporciones que las de los vecinos, sin embargo un vecino se quejó y las autoridades lo obligaron a recortarla Foto: (Impresión de pantalla)
Jason Windus había hecho su cerca con las mismas proporciones que las de los vecinos, sin embargo un vecino se quejó y las autoridades lo obligaron a recortarla Foto: (Impresión de pantalla)

Windus, el dueño de una compañía de mudanzas, había adquirido los maniquíes después de limpiar una tienda de ropa.

"No me atreví a tirarlos. Los iba a usar para prácticas de tiro ", dijo Windus sobre los maniquíes, a la cadena ABC 7.

A pesar de que en un principio le molestó decidió tomarlo con gracia y realizó la instalación que algunos vecinos elogiaron y consideraron una obra de arte Foto: (Impresión de pantalla)
A pesar de que en un principio le molestó decidió tomarlo con gracia y realizó la instalación que algunos vecinos elogiaron y consideraron una obra de arte Foto: (Impresión de pantalla)

Windus colocó en el patio muñecas de tamaño natural con una cabeza cortada de un maniquí y puso un cartel que decía: "Asiento reservado para el vecino entrometido que se quejó de mi cerca".

Le dijo a KTVU que su patio es "todo diversión y juegos" y que está tratando de aligerar el incidente que le molestó.

Mientras algunos vecinos se enojaron, otros lo tomaron con gracia y vieron la instalación como una especie de obra de arte conceptual. "Hace que el lugar sea más interesante", dijo uno a ABC 7.

Colocó un cartel que decía: “Asiento reservado para el vecino entrometido que se quejó de mi cerca” Foto: (Impresión de pantalla)
Colocó un cartel que decía: “Asiento reservado para el vecino entrometido que se quejó de mi cerca” Foto: (Impresión de pantalla)

La queja fue porque la cerca evitaba que los conductores vieran el tráfico que se aproximaba en la intersección de la calle, lo que podría generar un accidente.

El propietario había pagado ya $ 9.000 dólares de multa, sin embargo, "era una cerca de 6 pies, como todos los demás aquí", dijo Jason.

Jason le dijo a KTVU que la pantalla había atraído mucha atención, con aproximadamente 50 personas cada día que se detenían para tomar fotografías y le "decían lo maravilloso que era" la instalación.