Universidad del Sur de California (Foto: @sosconf)
Universidad del Sur de California (Foto: @sosconf)

En medio de escándalos de abuso sexual y de fraude en sus admisiones, la prestigiosa Universidad del Sur de California (USC) nombró por primera vez a una mujer como presidente.

Carol L. Folt sustituye en el cargo a C.L. Max Nikias, que renunció el año pasado presionado por la inacción de la institución privada ante numerosas denuncias de abuso en su centro médico.

"Soy consciente de que nuestra comunidad está profundamente preocupada por una serie de desafíos inmediatos", dijo Folt en un comunicado que la universidad publicó el miércoles. "Les aseguro que afrontaremos estos retos juntos, de manera directa, decisiva y con honestidad y franqueza. Este es un momento de responsabilidad y oportunidad, y los aprovecharemos".

Felicity daba vida a Lynette Scavo en la exitosa serie (Foto: ABC)
Felicity daba vida a Lynette Scavo en la exitosa serie (Foto: ABC)

Folt, que antes fue rectora de la Universidad de Carolina del Norte (pública), asume el cargo a pocos días de que USC fuera implicada en un escándalo de admisiones fraudulentas en varias universidades del país, en el que resultaron imputados más de 30 padres, incluidas las actrices Felicity Huffman ("Desperate Housewives") y Lori Loughlin ("Full House").

También están involucrados varios entrenadores y oficiales universitarios.

USC despidió la semana pasada a su director asociado del departamento de deportes y al entrenador de polo acuático. Y está analizando el estatus de las admisiones de estudiantes vinculados a la trama fraudulenta.

La Universidad de Yale figura entre las instituciones señaladas (Foto: Archivo)
La Universidad de Yale figura entre las instituciones señaladas (Foto: Archivo)

El escándalo sexual, que explotó el año pasado por un artículo del diario Los Angeles Times, aún tiene varias causas judiciales pendientes.

La universidad es acusada de haber ignorado las numerosas denuncias en contra del ginecólogo, George Tyndall, que por años examinó a estudiantes sin guantes, las tocaba lascivamente en sus senos e introducía sus dedos en sus genitales, sin contar que les tomaba fotografías y hacía comentarios incómodos.

La universidad llegó a principios de año a un acuerdo por 215 millones de dólares en un demanda colectiva, aunque aún tiene otros recursos pendientes.

Con información de AFP