Tras un mensaje a los militares por el día de Acción de Gracias, el presidente de los EEUU brindó una conferencia de prensa en la que volvió a defender a Riad como aliado estratégico norteamericano.

El mandatario calificó el asesinato y descuartizamiento del reportero periodista Jamal Khashoggi como una "atrocidad" sin embargo, defendió que la CIA (Central de Inteligencia) no ha llegado a "una conclusión" definitiva sobre quién está implicado en el asesinato y recalcó que el príncipe heredero Mohamed Bin Salmán niega "con vehemencia" tener relación alguna con su muerte.

El príncipe heredero, señaló, "lamentó la muerte (de Khashoggi) más que yo". Cuando se le preguntó en la rueda de prensa a quién debería responsabilizarse de la muerte del periodista, respondió que "quizás al mundo", porque es un "lugar malvado, muy malvado".

Mohammed bin Salman y Donald Trump (AFP)
Mohammed bin Salman y Donald Trump (AFP)

Subrayó que Arabia Saudita es un "fuerte aliado" de Estados Unidos y que además está contribuyendo a mantener los precios del petróleo bajos, algo que EEUU quiere. "Si nos guiamos por ciertos estándares no podríamos tener de aliados a casi ningún país", dijo irónicamente.

El asesinato de Khashoggi
La última vez que el periodista fue visto con vida fue el 2 de octubre, cuando las cámaras de seguridad registraron el momento que ingresaba al consulado. A partir de ahí, no se supo más de él.

Después de repetidas negativas, Arabia Saudita finalmente admitió que el hombre de 59 años había sido asesinado en la misión en una operación "deshonesta". Sin embargo, tardó 17 días en admitir el crimen luego de intentar encubrirlo, de ocultar todas las pruebas a las autoridades turcas y de enviar de regreso al escuadrón de agentes secretos que se encargó del homicidio.

El momento en el que Khashoggi ingresa al consulado saudita en Estambul. Según Turquía un comando secreto del reino lo asesinó y lo desmembró
El momento en el que Khashoggi ingresa al consulado saudita en Estambul. Según Turquía un comando secreto del reino lo asesinó y lo desmembró

Los asesinos de Khashoggi descuartizaron su cuerpo y se deshicieron de él echándolo por el sistema de desagüe después de haberlo disuelto en ácido, según indicó el diario turco Sabah. El examen de muestras extraídas de las tuberías de la residencia del cónsul saudí en Estambul permitió detectar restos de ácido.

Los investigadores consideran que el cuerpo del editorialista -crítico con el régimen de Riad– fue disuelto en ácido y que una vez obtenida una consistencia suficientemente líquida, los autores del crimen se deshicieron de él arrojándolo al desagüe.

El suelo de la sala del consulado donde Khashoggi fue torturado y finalmente asesinado fue cubierto por plásticos por los sicarios saudíes para trozar el cuerpo del periodista. Tardaron en total 15 minutos en hacerlo y fue dirigido por Salá Al Tubaigi, el jefe del Consejo Científico de Forenses de Arabia Saudita, de acuerdo con Al Jazeera.

Pese a las versiones del reino, una escucha complica a Bin Salman. Un miembro del comando que llevó a cabo el asesinato instó a un superior por teléfono a que "le dijera a su jefe" que los agentes habían cumplido su misión, lo que apuntaría al príncipe heredero, según The New York Times a partir de una grabación a la que accedió la CIA.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: