El presidente de los Estados Unidos Donald Trump y la primera dama Melania Trump recibieron este lunes a la 1pm (hora del Este) el Árbol de Navidad de la Casa Blanca. Fue entregado a caballo y en carruaje.

Larry Smith, un agricultor de Carolina del Norte, tendrá uno de sus árboles en esta temporada navideña en la Casa Blanca tras ganar un concurso nacional.

Donald y Melania Trump, vestidos ambos de rojo y negro, dieron un breve paseo alrededor del árbol, un abeto de 6 metros de tipo Fraser, ejemplar autóctono muy apreciado para la decoración navideña y cultivado en una granja propiedad de Larry Smith (Smith’s Mountain Top Fraser Fir), en Newland (Carolina del Norte) (Reuters)
Donald y Melania Trump, vestidos ambos de rojo y negro, dieron un breve paseo alrededor del árbol, un abeto de 6 metros de tipo Fraser, ejemplar autóctono muy apreciado para la decoración navideña y cultivado en una granja propiedad de Larry Smith (Smith’s Mountain Top Fraser Fir), en Newland (Carolina del Norte) (Reuters)

El árbol será decorado y luego exhibido en The Blue Room de la Casa Blanca. El ritual tiene su origen en 1989, cuando el presidente Benjamin Harrison colocó su árbol en la Sala Amarilla con juguetes para sus nietos, según la Asociación Histórica de la Casa Blanca.

El árbol navideño hizo su debut en The Blue Room (Sala Azul) durante la administración del presidente William Howard Taft (Presidente 27º de los Estados Unidos) en 1912.

Como dicta la costumbre, el abeto llegó en un carruaje tirado por caballos al Pórtico Norte de la residencia presidencial, donde fue recibido por el matrimonio Trump, acompañado de la Banda Musical de la Marina de Estados Unidos. (Reuters)
Como dicta la costumbre, el abeto llegó en un carruaje tirado por caballos al Pórtico Norte de la residencia presidencial, donde fue recibido por el matrimonio Trump, acompañado de la Banda Musical de la Marina de Estados Unidos. (Reuters)

El árbol de Smith, de la granja Mountain Top Fraser Fir, Newland, Carolina del Norte fue el seleccionado. La National Christmas Tree Association (Asociación Nacional de Árboles de Navidad) ha presentado un ganador todos los años desde 1966.

El presidente, que habitualmente no está presente para la llegada del árbol, hizo una aparición especial este año, le dió una palmadita a un de los caballos y saludó a la prensa presente.

(Reuters)
(Reuters)

La temporada de festejos continuará con el acto de perdón del presidente del país a un pavo por Acción de Gracias y con la presentación de la decoración navideña de la Casa Blanca, el próximo lunes 26 de noviembre.

La primera dama, Melania Trump, compartió a finales de julio una publicación en la red social Instagram en la que se la veía planificando los elementos ornamentales para la residencia presidencial.

"Aún queda mucho trabajo por hacer, pero espero que todo el mundo pueda disfrutar de la decoración festiva de la Casa del Pueblo", escribió entonces la primera dama.

El árbol de Navidad en The Blue Room de la Casa Blanca en 2017. Fue decorado con los insignias de cada estado y territorio de los Estados Unidos. Kevin Lamarque/Reuters
El árbol de Navidad en The Blue Room de la Casa Blanca en 2017. Fue decorado con los insignias de cada estado y territorio de los Estados Unidos. Kevin Lamarque/Reuters

El año pasado fueron Melania Trump y su hijo Barron quienes recibieron el primer árbol desde que Donald Trump fuera elegido presidente, que fue un abeto balsámico, una especie algo diferente a la de esta ocasión y cultivada en el estado de Wisconsin.

Anteriormente, durante el mandato del expresidente Barack Obama (2009-2017), la encargada de recibir y agradecer la entrega del importante elemento decorativo fue, durante ocho años, la exprimera dama Michelle Obama, quien generalmente aguardaba la llegada del carruaje junto a sus hijas, Malia y Sasha, y sus dos perros.

Años atrás también fue la exprimera dama Laura Bush (2001-2009) la protagonista de este breve pero tradicional acto que da comienzo a los actos navideños en Washington, por lo que la presencia del presidente, Donald Trump, ha roto con la costumbre habitual.