El hombre dijo que había caído en las alcantarillas a una milla del lugar donde fue rescatado por los bomberos (Fotos: Departamento de Bomberos de Wilmington/Facebook)
El hombre dijo que había caído en las alcantarillas a una milla del lugar donde fue rescatado por los bomberos (Fotos: Departamento de Bomberos de Wilmington/Facebook)

Cuando llamó al número de emergencias, el transeúnte no sabía decir exactamente de dónde venían los gritos.

Pero los había escuchado, y era alguien pidiendo ayuda.

Los bomberos de la ciudad de Wilmington, en el estado de Delaware, llegaron a la esquina de la Quinta Avenida y la calle Monroe a la 1:45 de la tarde del sábado, con el reporte de que aparentemente había alguien atrapado en las alcantarillas.

Luego sabrían que era cierto, que la persona dijo haberse caído en otro desagüe, pero a una milla de allí, y que llevaba un día entero atrapado bajo las calles de la ciudad.

El primero en llegar fue el comandante Michael Schaal, que desplegó su unidad y llamó al personal de operaciones especiales, de acuerdo con la nota que el propio Departamento de Bomberos de Wilmington publica en su página de Facebook.

La brigada empezó a destapar tapas de la alcantarilla y escuchaban los gritos, pero no podían determinar de qué dirección venían.  Emplazaron un trípode con poleas que permitiera el descenso de dos bomberos y, eventualmente, el ascenso de la persona atrapada y de los rescatistas.

Por fin localizaron al hombre en un punto a mitad de camino entre una casa de la calle Monroe y el Centro Comunitario William "Hicks"Anderson, según reporta el diario Delaware Online.

Una vez en la boca de alcantarilla más cercana, lo ataron a las poleas y, 22 minutos después de que los bomberos llegaran al lugar, ya estaba en la superficie, atendido por los paramédicos.

En un momento de la operación hubo 30 personas trabajando en las labores de rescate, entre bomberos y personal de asistencia.

Las autoridades no revelaron el nombre del individuo, pero dijeron que es un hombre de entre 30 y 40 años. Fue llevado al hospital con lesiones que no representaban peligro para su vida.

"Yo había estado en muchos rescates en huecos, pero nunca en una alcantarilla", dijo el comandante Schaal.