La entrada del túnel estaba bajo la cocina del KFC. (Patrulla de Aduana y Fronteras de EE.UU.)
La entrada del túnel estaba bajo la cocina del KFC. (Patrulla de Aduana y Fronteras de EE.UU.)

Los policías de San Luis, Arizona, creía que habían hecho un gran hallazgo al detener a un hombre con drogas por USD 1 millón. Entonces descubrieron que era sólo la punta del iceberg: al ingresar en el edificio donde había estado el detenido, un restaurante de comida rápida, Kentucky Fried Chicken (KFC), cerrado hace tiempo, encontraron un túnel para el tráfico de sustancias ilegales, de casi 180 metros (590 pies) de extensión.

Las drogas decomisadas se estiamaron en USD 1 millón. (Patrulla de Aduana y Fronteras de EE.UU)
Las drogas decomisadas se estiamaron en USD 1 millón. (Patrulla de Aduana y Fronteras de EE.UU)

Los oficiales observaron a Jesús Iván López García mientras sacaba varias cajas plásticas del KFC abandonado. Cuando arrancó en su vehículo, lo detuvieron por una falla menor del carro y, mientras revisaban su documentación, acercaron perros entrenados para la detección de narcóticos. Comenzaron entonces el operativo que los condujo a la construcción subterránea que terminaba en una casa en territorio mexicano.

Ubicación del KFC cerrado en  52 San Luis Plaza Drive, San Luis, Arizona, debajo del cual se extendía el túnel de los narcotraficantes.

En las cajas plásticas la policía encontró 239 paquetes de diversas drogas, entre ellas más de 118 kilos (261 libras) de metanfetamina, casi 6,5 kilos (14 libras) de cocaína, 13,5 kilos (30 libras) de heroína blanca, más de 6 kilos (13,7 libras) de heroína oscura y 3 kilos (6,8 libras) de fentanilo. Según dijo Scott Brown, agente de Seguridad Nacional, a la televisión local, "sólo el fentanilo constituye más de 3 millones de dosis".

La construcción del túnel fue de gran calidad. (Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU.)
La construcción del túnel fue de gran calidad. (Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU.)

López García, residente de la localidad de Yuma, enfrenta cargos penales federales como conspiración y posesión de sustancias con la intención de distribuir. Según CNN, López García compró las instalaciones del KFC cerrado en abril de 2018 por USD 390.000, ubicadas en 552 San Luis Plaza Drive.

El túnel conducía a una casa en Sonora, México. (Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU.)
El túnel conducía a una casa en Sonora, México. (Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU.)

Debajo, a casi 7 metros (22 pies) de profundidad, la policía encontró el túnel que recorría Arizona y entraba en México, en la localidad de San Luis Río Colorado, en Sonora, donde terminaba en una puerta-trampa en el piso, debajo de una cama. La entrada, estrecha, se ubicaba en lo que había sido la cocina del restaurante de comida rápida.

El detenido había comprado el local del ex KFC en abril. (Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU.)
El detenido había comprado el local del ex KFC en abril. (Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU.)

"Este túnel estaba muy bien construido y seguramente habrá llevado mucho tiempo de cavar, y habrá sido muy costoso para esta organización de tráfico de drogas", dicen los documentos judiciales sobre el caso. "Para construir una estructura secreta como esta, necesariamente hizo falta una combinación de varios individuos a ambos lados de la frontera, involucrados en una conspiración trasnacional intrincada y peligrosa". Por encima del túnel, la frontera entre los Estados Unidos y México tienen dos cercas.

No es la primera vez que un hallazgo así sacude a la localidad de San Luis. En 2012, la policía encontró un "sofisticado túnel para el tráfico de drogas", que comenzaba en una fábrica de hielo en San Luis Río Colorado y terminaba en un edificio del lado estadounidense. En esa ocasión, la carga que se halló en posesión del narcotraficante detenido fueron casi 18 kilos (39 libras) de metanfetamina.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: