Un grupo de activistas contra la política migratoria del gobierno de Donald Trump realizó una protesta este miércoles en la Estatua de la Libertad en Nueva York y una mujer llegó a escalar parte del monumento generando una alerta de seguridad.

Ante esta inusual situación, policías evacuaron a los turistas presentes en la pequeña isla frente a Manhattan y los retiraron de la zona en distintas embarcaciones.

Especialistas de la policía discutieron varios minutos con la mujer para que descendiera voluntariamente de esa elevada sección del monumento. Pero la activista se negó y dos agentes debieron acercarse cuidadosamente para lograr detenerla y obligarla a retirarse atada con un arnés para evitar una caída.

El portavoz del Servicio Nacional de Parques, Jerry Willis, dijo que, antes de que la mujer subiera sin autorización a la base de la estatua, al menos seis personas fueron arrestadas por colgar del pedestal un cartel que decía "Abolish I.C.E." (Eliminen al ICE), en alusión al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, el principal organismo de EEUU para las deportaciones.

Willis explicó que las regulaciones federales prohíben colgar carteles en el monumento.

La mujer está afiliada al grupo de protesta Rise and Resist, según dijo a la cadena CNN Martin Joseph Quinn, un organizador de la agrupación.

"Pero su escalada no era parte de la protesta planeada en la estatua", advirtió Quinn. "Ella subió sin nuestro conocimiento. No fue parte de nuestra acción. Estamos profundamente preocupados por su seguridad ", agregó.

Rise and Resist es un grupo activista político anti-Trump con sede en la ciudad de Nueva York, según su sitio web.

Aunque en un principio los organizadores dijeron que la persona que escaló hasta el pedestal no formaba parte de su grupo, posteriormente aclararon que la mujer decidió actuar por su cuenta sin contar con los demás, y su acto no estaba programado.

Según fuentes de los cuerpos de seguridad consultadas por la cadena NBC, la mujer había advertido que no bajaría voluntariamente hasta que no fueran puestos en libertad "todos los niños" que han sido separados de sus padres que son inmigrantes indocumentados.

Más de dos mil niños que acompañaban a sus padres cuando ingresaron el país de forma ilegal por la frontera con México han sido separados de sus progenitores y colocados en centro de detención mientras se resuelve su situación migratoria.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: