La Justicia estadounidense ordenó el arresto de Paul Manafort, ex asesor de campaña de Donald Trump

Un juez federal de Washington revocó la libertad condicional del ex consejero del presidente norteamericano, acusado de tentativa de soborno de testigo en la investigación rusa

El ex jefe de campaña de Donald Trump Paul Manafort sale de la corte de Washington en febrero de 2018 (REUTERS/Yuri Gripas)
El ex jefe de campaña de Donald Trump Paul Manafort sale de la corte de Washington en febrero de 2018 (REUTERS/Yuri Gripas)

Un juez federal de Washington revocó este viernes la libertad condicional del ex jefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, acusado de tentativa de soborno de testigo en la investigación rusa.

Esta decisión representa una victoria para el fiscal especial Robert Mueller, que afirmó que el arresto de Manafort era necesario para que no influyera sobre los testigos en el juicio que se avecina.

Manafort debe comparecer ante la justicia por blanqueo de fondos, fraude fiscal y bancario, así como por cabildeo ilegal. El niega los cargos.

Mueller acusó a Manafort de manipular a testigos en el caso en su contra por delitos financieros y pidió al juez que le revoque el régimen de arresto domiciliario.

Los fiscales que trabajan para Mueller aseguraron en documentos judiciales que Manafort ha intentado contactarse con potenciales testigos del caso por teléfono y a través de un servicio encriptado de mensajería.

Para los fiscales, estos contactos suponen una violación de la libertad condicionada que le fue concedida tras su entrega en octubre de 2017, por lo que pidieron al juez que revoque el arresto domiciliario y lo mande a la cárcel a la espera del juicio.

Donald Trump y Paul Manafort
Donald Trump y Paul Manafort

En los documentos presentados ante el juez, los fiscales relatan al menos un caso de un testigo que informó al FBI que Manafort lo contactó para hablar de su testimonio.

Aunque el proceso contra Manafort es producto de la investigación de Mueller sobre los presuntos lazos entre el Kremlin y la campaña de Trump, los delitos que se le imputan no están relacionados con su desempeño como jefe de campaña entre junio y agosto de 2016.

Según la acusación de Mueller, Manafort trabajó entre 2006 y 2017 para gobiernos extranjeros sin comunicárselo al Gobierno de los EEUU ni cotizar al erario público, como dicta la ley.

De hecho, Manafort tuvo que dimitir como jefe de campaña de Trump tras descubrirse que había ocultado a las autoridades un pago de 12,7 millones de dólares que recibió por asesorar al depuesto presidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014).

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR