El puente luego del colapso. (AP)
El puente luego del colapso. (AP)

El puente que colapsó este jueves en Miami tenía grietas que habían sido reportadas dos días antes por un ingeniero. El trágico accidente causó la muerte de seis personas e hirió a una decena.

Las grietas fueron reportadas por el principal funcionario de la compañía FIGG, que estuvo a cargo del diseño de la obra. El reporte fue enviado a través de un mensaje de voz a un empleado del Departamento de Transporte de la Florida (FDOT, por siglas en inglés).

Sin embargo, el ingeniero consideró que las fallas en el puente no representaban una amenaza para la seguridad de la estructura, según reportó The Washington Post.

"Hola Tom, te habla Denney Pate de FIGG ingenieros de puentes. Te llamo para compartir contigo una información del puente peatonal de FIU y una grietas que he observado en la parte norte de la estructura y en el pilón que movimos este fin de semana", dijo el ingeniero, según el mensaje transcrito por el Departamento de Transporte de la Florida.

El mensaje no fue escuchado hasta el viernes, un día después de la tragedia, porque el funcionario de la agencia estatal se encontraba por fuera de la oficina en una asignación. El mensaje quedó en el buzón de voz del teléfono de su oficina, informaron las autoridades de la Florida.

"Le hemos echado un vistazo y, pues, obviamente algunos arreglos se tendrán que hacer pero en lo que se refiere a la seguridad no vemos que haya ningún inconveniente entonces no estamos preocupados por eso. Sin embargo, la grieta  no es algo bueno y es algo que se tiene que, tú sabes, arreglar", continuó el ingeniero en el  mensaje de voz.

FDOT señaló que la responsabilidad para "identificar y atender" cuestiones de riesgo vital, y su correspondiente comunicación, es "exclusiva responsabilidad del equipo de diseño" del puente, que se construía para facilitar el acceso a la Universidad Internacional de Florida (FIU) por encima de la transitada calle.

La agencia estatal agregó que no tenían conocimiento que se iba a realizar una prueba de resistencia del tramo del puente instalado, consistente en una pasarela de una sola pieza y 950 toneladas de peso que se colocó el pasado sábado sobre pilares.

"Por procedimiento estándar de seguridad, el FDOT hubiera emitido un permiso para el cierre parcial o total de la carretera si lo considerase necesario y lo solicitara el equipo de diseño de la UIF o el inspector de construcción contratado de la UIF para las pruebas estructurales", agregó la agencia.

La Policía de Miami-Dade confirmó esta mañana que la cifra de muertos a consecuencia del hundimiento del puente peatonal ascendía a seis, una de ellas una estudiante de la Universidad Internacional de Florida (FIU), mientras que el de heridos es de diez.

El derrumbe del puente atrapó a cerca de una decena de automóviles bajo los escombros de hormigón del puente situado en el suburbio de Sweetwater, donde se encuentran varios edificios que albergan a unos 4.000 estudiantes de la FIU.

"Murió cuando el puente colapsó encima de su carro" dijo desde Londres vía telefónica al diario El Nuevo Herald el padre de la víctima, Orlando Duran.

Asimismo, un portavoz de la contratista VSL Structural Technologies confirmó a medios locales que Navaro Brown, de 37 años y un empleado que trabajaba en el puente, falleció en el accidente y que otros dos trabajadores fueron hospitalizados.

La construcción del puente comenzó en la primavera del año 2017 y se esperaba que la obra concluyera a comienzos de 2019.

El tramo derrumbado era una pasarela de 53 metros de largo, cuyo método de "acelerada de construcción" reducía, según la FIU, el "riesgo potencial a trabajadores, vehículos y peatones".

El proyecto se inició para evitar el peligro que suponía para los alumnos el cruzar los ocho carriles de la Calle Ocho, y así evitar muertes como la de una joven que falleció atropellada en agosto pasado.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: