Las opciones disponibles a nivel de entrenamiento físico para poder presumir de un cuerpo tonificado en redes sociales son hoy más nutridas que nunca. Yoga, Pilates, Crossfit, Zumba y Spinning son sólo algunas de las posibilidades con las que cuentan hombres y mujeres de todo el mundo para perder peso y mantener una buena salud.

Pero independientemente de la rutina elegida para quemar calorías y renovar energía, con niveles de exigencia a nivel laboral cada vez más elevados que obligan a descargar malas energías por medio del sudor, son muchos los que olvidan darle un cierre a su ejercicio con una práctica fundamental para mantener el cuerpo flexible.

Es que la elongación es un aspecto fundamental a la hora de mantener a las articulaciones y los distintos grupos musculares trabajando de manera adecuada, y así poder continuar haciendo ejercicio sin temor a sufrir dolorosas lesiones que puedan dejarnos inhabilitados de practicar deporte por períodos considerables.

Por eso no resulta llamativo que hayan comenzado a surgir en los EEUU distintos estudios donde se ofrecen servicios profesionales de elongamiento a cargo de especialistas en la materia auto denominados "flexólogos", quienes son en su mayoría masajistas matriculados que cuentan con el expertise para realizar sobre sus pacientes los movimientos necesarios de forma segura.

La nueva moda tuvo su origen en la costa oeste, más precisamente en la playa de Venice en las cercanías de Los Ángeles, California y tiempo más tarde fue expandiéndose hacia el resto del estado así como a la costa este, con estudios de distintas franquicias abiertos en ciudades como Miami y Nueva York.

El sistema opera de forma similar a las cadenas de masajes ya existentes hace décadas. El interesado debe realizar una consulta previa para acordar las zonas a trabajar en profundidad, a la vez que debe comunicar a su "flexólogo" cualquier tipo de lesión o zona comprometida. El estiramiento de las extremidades y otras partes del cuerpo cuesta en promedio unos 35 dólares por cada media hora de tratamiento.

El elongar solía ser algo que casi todos los deportistas practicaban antes y después de realizar ejercicio, pero con agendas cada vez más ocupadas por una infinidad de compromisos dicha tarea ha comenzado a ser relegada.

Si sumamos al hecho de que hoy la mayoría de los deportistas prefieren dedicar el tiempo muerto a explorar su timeline de Instagram que a realizar maniobras de estiramiento, resulta digno de destacar que cada vez más personas se toman el tiempo de llevar adelante una práctica fundamental y obligatoria.

LEA MÁS: