¿Quién será el próximo líder de Gran Bretaña?

Liz Truss dimitió. Es la primera ministra con menos éxito de la historia británica

La ex primera ministro británica, Liz Truss, anuncia su renuncia frente a la puerta del Número 10 de Downing Street, en Londres, este 20 de octubre de 2022 (Reuters)
La ex primera ministro británica, Liz Truss, anuncia su renuncia frente a la puerta del Número 10 de Downing Street, en Londres, este 20 de octubre de 2022 (Reuters)

Fue el mandato más corto del que se tiene constancia. También fue uno de los más caóticos. El 20 de octubre, justo en su 45º día en el cargo, Liz Truss dijo que dimitiría como primera ministra británica. Al hacerlo, abrió el camino para que Gran Bretaña tuviera su tercer primer ministro este año.

Durante su mandato, la Sra. Truss fracturó la reputación de credibilidad fiscal de Gran Bretaña con un presupuesto desorbitado que dio lugar a una caída de la libra esterlina, un salto en los rendimientos de los bonos y una intervención de emergencia del Banco de Inglaterra. Un estratega del mercado calificó de “riesgo de imbecilidad” la prima que repentinamente cobraban los inversores en deuda pública británica. A esto le siguió el despido de su canciller, Kwasi Kwarteng, y un enorme giro en su paquete de recortes fiscales sin financiación. Jeremy Hunt, su segundo canciller, prepara ahora dolorosas medidas para tapar el resto del agujero fiscal. La Sra. Truss sigue técnicamente en el cargo, pero su historial se está borrando sistemáticamente.

Aunque el mini-presupuesto resultó ser el episodio más perjudicial de su mandato, su salida también se vio precipitada por la dimisión, el 19 de octubre, de Suella Braverman, su secretaria de Interior de línea dura, y por una caótica votación sobre el fracking en la Cámara de los Comunes esa misma noche. Cuando se hizo evidente que había perdido el control de su partido, más diputados decidieron ponerse en su contra. El goteo de peticiones para que dimitiera se convirtió en un torrente; la Sra. Truss renunció antes de que se convirtiera en un río.

Su declaración de dimisión fue cortante y resumió gran parte de su mandato. En un tono alegre y sin reflexión, no trató de explicar a los británicos el último mes de caos, y mucho menos de disculparse por él. “Establecimos una visión para una economía de baja tributación y alto crecimiento que aprovecharía las libertades del Brexit”, dijo Truss en una declaración a la salida de Downing Street a la hora del almuerzo. “Sin embargo, reconozco que, dada la situación, no puedo cumplir el mandato por el que fui elegida por el Partido Conservador”. Así que presentó su dimisión al rey.

El partido Tory se embarcará ahora en un concurso de liderazgo acelerado que se completará en el transcurso de la próxima semana. El ganador será el quinto primer ministro del partido desde que asumió el cargo en 2010, y el tercero en este año natural. El próximo podría no durar tanto. Los conservadores van por detrás del Partido Laborista en las encuestas por unos 30 puntos. Sir Keir Starmer, el líder laborista, dijo que había llegado el momento de convocar elecciones generales (que deben celebrarse antes de enero de 2025). “Los tories no pueden responder a su último descalabro simplemente chasqueando los dedos y barajando a los de arriba sin el consentimiento del pueblo británico”, dijo.

Los mercados financieros se encogieron de hombros. Los rendimientos de los bonos cayeron un poco a lo largo de la mañana, pero a media tarde el rendimiento a diez años rondaba el 3,9%, aproximadamente el mismo nivel en el que había cerrado el día anterior. La libra esterlina rebotó un poco en el período previo a la declaración de dimisión de la Sra. Truss, y después de ella, pero en comparación con el dramatismo de las últimas semanas el mercado de divisas era como un estanque de molino.

Detrás de esta calma es probable que esté la suposición de que su salida cambia poco las perspectivas de inversión de Gran Bretaña. La Sra. Truss dijo que la rápida contienda “garantizará que sigamos en la senda de cumplir nuestros planes fiscales”; el Sr. Hunt aún tiene previsto, al menos por ahora, desvelar su plan fiscal a medio plazo el 31 de octubre. El canciller ha dicho que no se presentará para sustituir a la Sra. Truss, lo que podría permitirle mantener su puesto. Pero incluso si es desalojado, los mercados creen que la dirección de la marcha, hacia el equilibrio de las cuentas, está clara.

La atención se centra ahora en quién es el siguiente. Rishi Sunak, otro ex canciller, que obtuvo el apoyo de una pluralidad de diputados en el concurso de liderazgo del verano, pero que perdió frente a la Sra. Truss en la votación entre los miembros del partido, está entre los favoritos. Su reputación se ha visto reforzada por las turbulencias de las últimas semanas: durante la campaña de verano, Sunak advirtió que los planes de Truss de recortar los impuestos sin financiación provocarían un desplome de la libra esterlina y dispararían los costes de las hipotecas. También es candidata Penny Mordaunt, la líder de la cámara, que quedó tercera en la última contienda por el liderazgo, por detrás de Truss entre los parlamentarios por sólo ocho votos. La Sra. Braverman podría presentarse, para alegría de la derecha euroescéptica del partido. Boris Johnson, que se encuentra de vacaciones en el Caribe, también es propuesto por sus partidarios para volver.

Sir Graham Brady, el diputado que supervisa los concursos de liderazgo del Partido Conservador, ha prometido que los miembros tendrían voz sobre los dos últimos. Pero los diputados se lo pensarán dos veces antes de repetir su error de permitir que se les imponga un primer ministro en contra de su voluntad. Es posible que se produzca un montaje, en el que los diputados reduzcan el número de aspirantes y uno de los dos finalistas acepte abandonar. Pero gane quien gane, se enfrentará a los mismos problemas de finanzas limitadas y a un partido casi ingobernable. Es correcto que la Sra. Truss se haya ido. Es la primera ministra con menos éxito de la historia de Gran Bretaña. Pero el país sigue a merced de las maquinaciones internas del Partido Conservador.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR