Clima hostil para Griezmann en el Wanda Metropolitano


Antoine Griezmann padeció este domingo su regreso al Wanda Metropolitano en el partido en el que se enfrentaron Barcelona y Atlético Madrid por la fecha 15 de La Liga. El delantero enfrentó por primera vez a su ex equipo tras su sorpresiva partida en el último mercado de pases.

Antes del inicio del partido, un grupo de aficionados vandalizó la placa que se encuentra en el nuevo estadio del conjunto madrileño y que detalla los números de su paso por el Colchonero. El nombre del delantero galo apareció tapado por una X roja creada con cinta adhesiva y rodeada de ratas de peluche y latas de cerveza vacías.

Durante el partido, el clima para el punta de 28 años no fue nada agradable. Las tribunas silbaron su nombre cuando fue anunciado por altoparlante y durante el encuentro también lo abuchearon en cada contacto con el balón. Además, desde una de las cabeceras se colgó una bandera que decía: “Querías tener un nombre y se te olvidó ser hombre”.

Además, se oyeron cánticos duros para el futbolista campeón del Mundial de Rusia 2018: “Griezmann muérete”, gritó parte de la parcialidad madrileña, que no perdona su salida del club.

Griezmann fue titular en el triunfo del Barcelona ante el Atlético Madrid (Reuters)
Griezmann fue titular en el triunfo del Barcelona ante el Atlético Madrid (Reuters)

El delantero francés fue el máximo goleador y talismán del Atlético durante cinco años, y pareció mostrar su lealtad al club cuando rechazó una tentadora oferta de fichar por el Barça en 2018 y se comprometió con el equipo madrileño en un documental emitido por televisión. Pero un año más tarde se incorporó al Barça por 120 millones de euros (132 millones de dólares), lo que dio lugar a una querella por parte del Atlético después de que se supiera que los catalanes habían negociado con Griezmann sin su permiso.

Desde que arribó al elenco azulgrana, Antoine Griezmann carga con una mochila y debe responder a un interrogante extra futbolístico: cómo se relacionará con Lionel Messi, teniendo en cuenta que los rumores indicaban que el capitán del equipo no había recibido de buena manera su negativa a firmar con la entidad catalana durante el mercado de pases anterior.

En la semana, en conferencia de prensa indicó: “Al final no es una persona que habla mucho... Yo tampoco, así que es difícil que nos hablemos ¿no? Pero ya le he cebado algún mate así que estamos por la buena dirección".

Este domingo ambos jugaron los 90 minutos, pero no se vieron demasiadas conexiones entre ambos. Incluso, en el gol del Barcelona. Messi tenía pase para darle, pero eligió buscar a Suárez para tirar la pared y establecer el 1 a 0.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: