El Barcelona, que no contó con Lionel Messi, perdió de manera agónica en su visita al Athletic Bilbao, en el encuentro que abrió la temporada de la primera división del fútbol español. Fue 1-0 en el País Vasco donde, además de la caída, Ernesto Valverde se llevó otra preocupación: la lesión de Luis Suárez.

En el minuto 31 de la primera mitad, Unai López intentó armar juego desde el fondo de su equipo y no distinguió al delantero uruguayo, que estaba elongando su gemelo derecho y mostraba gestos de dolor. Cuando se percató del regalo de su rival, trató de olvidarse de la contractura, recibió el balón y definió al primer palo, estrellando el balón contra el poste.

Luego de esa maniobra, el Pistolero salió de los límites del campo para ser atendido por los auxiliares médicos del conjunto catalán, que le masajearon la zona complicada. No duró mucho más: a los 37′ fue reemplazado por Rafinha.

Minutos más tarde, el Barcelona informó a través de las redes sociales que se trata de una "lesión muscular en la pierna derecha". Mañana le harán más pruebas para determinar el alcance exacto de la lesión.

El domingo 25 de agosto, el Barça disputará su segundo cotejo por la liga frente al Betis en el Camp Nou y habrá que aguardar por las evoluciones de Messi y Suárez para saber si estarán presentes o no.

SEGUÍ LEYENDO