Diego Flores, de traductor de Bielsa a técnico sensación con Godoy Cruz: sus días como “pasante” y por qué el Loco nunca dirigió a una potencia europea

El cordobés, que trabajó con Bielsa en Leeds y Lille, sorprendió con su irrupción en el banco de suplentes de Primera con un Tomba hiperofensivo: “Con Marcelo cada día de entrenamiento eran 20 aprendizajes”

Cómo consiguió la oportunidad en Godoy Cruz

16 goles en 5 partidos, con tres victorias y dos empates (uno de ellos, luego, le permitió avanzar a los cuartos de final de la Copa Argentina, tras eliminar a Racing). El inicio de la era en Godoy Cruz de Diego Flores, ex colaborador de Marcelo Bielsa, provocó un boom en el fútbol argentino. Si hasta los propios futbolistas le dedicaron un cantito especial: “Es el equipo, del traductor”.

Cultor del perfil bajo, este profesor de educación física, que supo estar al frente de chicos del nivel inicial durante 9 años, fue futbolista en su Córdoba natal, pero a los 30 colgó los botines para perseguir otros sueños, también vinculados al fútbol. “Siempre tuve fe en hacer buena carrera, nunca imaginé este comienzo”, aceptó en el programa F360, por ESPN.

“La apuesta que hizo el club es muy valorable, lo voy a agradecer de por vida, tenga rachas positivas o negativas en el club. Dentro de los clubes que podían apostar por nosotros, uno era Godoy Cruz, por eso lo veníamos siguiendo desde hace tiempo, teníamos mucho conocimiento de los jugadores”, contó quien trabajó con el Loco Bielsa en Lille y en el Leeds.

El puente con el ex entrenador de la selección argentina se dio cuando Flores se hallaba en Europa, estudiando idiomas. Estuvo fronteras afuera entre 2013 y 2020. “El contacto con el cuerpo técnico en el que trabajé como asistente fue en 2014, estaba estudiando francés, cuando me enteré que estaban en Marsella”, evocó.

Su relación actual con Bielsa y su cuerpo técnico

“Siempre cuento que primero fui pasante, ni fui asistente. Estuve dos períodos de cuatro meses, en esos dos períodos empecé con actividades muy sencillas, fue una gran oportunidad de formación para mí, que me dio mucha felicidad”, describió. Visualizó partidos, editó videos, analizó jugadas y preparó informes con los que certificó su capacidad.

Luego, ya entró al círculo de confianza del DT. Incluso ofició de traductor, tras la partida del francés Salim Lamrani. “Cada día eran 20 aprendizajes, estuve en el lugar indicado para formarme. Mi primer contacto fue a los 33 años, estaba muy maduro y había dejado muchas cosas para no valorar la oportunidad”, enfatizó, aunque no quiso brindar muchos detalles de la intimidad del ex Newell’s, siempre hermético. “Los contactos con Bielsa los guardo para mi privacidad, me siento muy querido por ese cuerpo técnico y tengo amor y un agradecimiento muy grande”, remarcó.

Sólo un detalle aceptó responder: por qué Bielsa nunca condujo a uno de los grandes conjuntos del fútbol europeo, a pesar del consenso que hay respecto a su capacidad en el mundo del fútbol. “Si no dirigió a grandes, a potencias, es porque no lo eligió hacer. Dezconozco el por qué, pero creo que fue por eso, nada más”, concluyó.

“La gente que trabaja asistiendo a un entrenador principal debe responder al perfil que tienen que tener las características de un entrenador. Son entrenadores en potencia. En el caso de Diego Flores y de Carlos Corberán (otro ex ayudante de campo que hoy dirige al Huddersfield Town), que estuvieron acompañándonos, son personas muy valiosas con actitudes claras para asumir la responsabilidad principal a cargo de un equipo”, había sentenciado el Loco hace unos días, dándole su bendición.

La desventaja como técnico de no haber sido futbolista profesional

OTRAS DEFINICIONES DE DIEGO FLORES

Cómo consiguió esta nueva versión de Godoy Cruz

“Más que vinculado con el método de entrenamiento, vemos potencial y es un click de los jugadores. Tratamos de fomentar que crean en ellos. Haber ganado es un plus para convencerlos de que este equipo esconde un gran potencial”.

“Construir la confianza en el jugador cuesta mucho y es fácil destruirla. Esto lleva tiempo, hay que saber que los resultados, en esta cultura, ayudan mucho. Con el tiempo los resultados van perdiendo fuerza y lo que gana credibilidad es el trato humano y el ser coherente”.

Su pasado como futbolista

“Cobraba por jugar, pero era semiprofesional, o casi semi profesional. Era una plata que alcanzaba para el estudio, no más que eso. Nunca viví para mi profesión. Considero que haber sido jugador profesional es una gran ventaja para mi profesión, y por esa condición tengo que tratar de sacarme 10 en todas las materias, porque es una desventaja muy grande”.

¿Puede pelear por el título el Tomba?

“Estamos recién llegados al club. Si bien los jugadores interpretaron muy bien la idea y hemos dado pasos en todos los partidos, hay mucho por progresar, consolidar, tener una base de trabajo más grande para no desequilibrarnos. No hay que pasar del próximo partido, no tenemos que distraernos por ninguna otra cosa”.

SEGUIR LEYENDO: