Messi-Simeone, cronología de una relación distante: de la emoción del Cholo por la película de Leo, al audio viral del Mundial 2018

Leo y el Cholo se verán las caras en un duelo trascendental. El paso por paso del vínculo entre el mejor jugador del mundo y uno de los entrenadores más destacados de los últimos tiempos

Messi-Simeone, una relación distante (Foto: EFE)
Messi-Simeone, una relación distante (Foto: EFE)

Simeone lo conoció a Messi por la tele. No tienen una relación. Sólo lo vio de cerca -y lo sufrió- en los Barcelona contra el Atlético Madrid. O en los otros partidos que siguió como hincha de la Selección. Curioso como es, entonces, un día buscó saber más de Leo afuera de la cancha. Se sentó en un sillón, buscó en su pantalla gigante la película de Messi y la vio entera. Es un documental dirigido por el prestigioso Alex De La Iglesia que mezcla una parte de actuación con testimonios de grandes personajes del fútbol. Pasan Maradona, Cruyff, Valdano; también los amigos de la infancia y sus maestras en la escuela primaria. Todos hablan del mejor jugador del mundo. Retratan su vida. Desde el día que llegó a su casa con la cara desencajada porque unos pibes más grandes habían querido su bicicleta, hasta cuando se inyectaba sólo la medicación por su falta de crecimiento. El Cholo quería bucear en sus emociones y llegó a un lugar más profundo. Ver la película de Messi lo emocionó a Simeone. Él mismo lo blanqueó. “Ves una realidad que no se transmite en la cancha. Que lo hace humano. Sensible a un montón de situaciones. Te emociona”, reveló hace poco en en el canal de AFA. Va más allá del saludo más o menos cálido que se puedan dar hoy antes de un partido que puede valer un campeonato.

Hay un punto que los une. Aun cuando uno sea verborrágico, explosivo, defensor de sus ideas tácticas y el otro susurre palabras en rosarino, gambetee los conflictos y no levante banderas más allá de ponderar a Guardiola. Son dos animales competitivos. Simeone como futbolista lo hizo desde su inteligencia, el espíritu; Messi nació con un don único al que también le sumó garra. Hay que tener la personalidad bien puesta para no caerse del techo del mundo durante más de 10 años largos. Messi ganó su primer Balón de Oro en el 2009. Y se llevó el sexto justo en el 2019... Es como dice Simeone con emoción entre los dientes: “Messi lo único que quiere es ganar. No le importan las comparaciones. Vos le ponés las situaciones para potenciarlo y se va a acomodar. No es que tiene que jugar con determinado esquema táctico”. Leo compite contra Messi. Contra Cristiano. Hoy contra Simeone. Y hasta contra su amigo Luis Suárez en su primera visita a Barcelona después de que lo echaran por teléfono. Los dos equipos jugaron 34 partidos en la Liga. El Atlético tiene 76 puntos; el Madrid y el Barcelona llevan 74. Una diferencia clave es que Simeone perdió 4 partidos; Messi, 6 veces. Después de este cruce sólo faltarán 3 fechas para que se termine la liga española. Sí, los dos sólo piensan en ganar y ganar.

El mundo del fútbol sospecha de una diferencia. Se dice por lo bajo que Simeone prefiere no dirigir a esta generación de estrellas. Que sería más complejo insertarles el chip del “esfuerzo que no se negocia” a esta altura de sus carreras. Se potenció con un audio privado del Cholo a Germán Burgos -su ex ayudante de campo en el Atlético- que se hizo noticia en cuestión de minutos en medio del Mundial 2018. Fue después de la derrota de Argentina contra Croacia. El entrenador no recurrió a la jugada gastada e ilusa que hubiera sido desmentir su voz. No hablo de hackeo ni de un buen imitador. Más de una vez profundizó en televisión la idea que se amplificó en Whatsapp. “Yo pienso que ante un equipo con pocas soluciones, Ronaldo encajaría mucho mejor. Siempre lo pensé. ¿Por qué? Porque él mismo te da muchas soluciones. Ahora, para un equipo con fútbol, con juego, Messi sería mucho mejor. Porque él necesita eso. Lionel en un equipo armado va a jugar mejor. El otro te resuelve un juego de distintas maneras. Va dentro del área, te cabecea dos centros y te gana un partido. No necesita de tantas jugadas. Ronaldo simplifica situaciones del juego. Messi te enamora porque juega en un fútbol elaborado en el cual siempre termina resolviendo él. Un fútbol que acompaña todo su talento. Yo si tengo que elegir, elijo a Messi. Yo no hablaba de quién es el mejor del mundo”, aclaró en una charla con 90. Simeone repite que Messi no tiene que ver en su decisión.

El recordado audio se viralizó en el 2018 (Foto: Reuters)
El recordado audio se viralizó en el 2018 (Foto: Reuters)

Messi jamás declaró algo en contra ni se mostró molesto por el audio viral. Aunque sí pareció tener más incidencia en elecciones del estilo de Sampaoli en la Selección o Martino en el Barcelona, nunca deslizó ninguna crítica. Es más, hace un tiempo le tiró un centro en una entrevista con Mundo Deportivo. “En duelos individuales el Atlético Madrid es muy fuerte. El Cholo hizo un trabajo espectacular. Año tras año se va renovando, va cambiando jugadores, y él les sigue sacando rendimiento. Tiene una idea de juego desde hace muchísimo tiempo en la cual los jugadores están convencidos y por eso rinden como rinden. Tiene mérito estar tantos años y siempre competir”, declaró Messi en tono Messi. Como futbolistas uno llegó después del otro. El Cholo Simeone jugó los Mundiales 94, 98 y 2002. Leo llegó como la Pulga en el 2006. La famosa foto contra Alemania, literalmente tirado en el banco, cuando el equipo de Pekerman se fue por penales. En febrero de ese año el Cholo pasó a puro vértigo -como fue toda su vida- de jugador a entrenador de Racing. “Terminan ganando los equipos. No importa el sistema. Ese es el camino. El correr, el trabajar. El tener a disposición gente que quiera jugar para un equipo. Y dentro de un equipo, que uno no corra lo podemos compensar. Que dos no corran, es complicado. Que tres no corran, perdés. No hay otra”, es ahora frase de cabecera del Cholo. No sería problema: Leo podría ser el que tenga licencia.

Simeone igual no se ve en la otra vereda de Guardiola cuando piensa en Messi. Se basa en una charla que él tuvo con Pep, el genio que lo hizo más crack a Messi. “Yo le pregunté a Pep: ‘¿Por qué jugás con Messi de punta falsa? Y ahí él me dijo ‘lo que pasa es que en la época de Laudrup en el Barça, jugaba también de delantero falso. Con Stoichkov, ¿te acordás? Entonces era una forma de involucrarlo para poder trabajar defensivamente sin que él tuviera una función clara. Porque cuando llegamos a cuartos de finales, con Messi a la derecha, los equipos me empiezan a atacar por ahí’. Entonces yo dije ‘pucha, al final en su pasión por el ataque, la inteligencia de Pep lo lleva a pensar defensivamente también. Desde una posición ofensiva como la de Messi”, confesó en una charla con Goal. El Cholo igual -por generación y haber sido compañero además- es maradoniano. “Messi es una máquina de hacer goles. Lo sufro hace casi 10 años. Diego era el fútbol argentino representado en una persona”. Ahí sí -en otra definición futbolera- recuerda cuando él bajaba del póster al mismísimo Maradona. “No sabés las barbaridades que me decía cuando yo conducía de más y no se la daba. Yo tenía mi forma de jugar. Elegía lo que creía en ese momento. Eso ayuda a que el equipo tuviera vértigo. Va en la personalidad de cada futbolista entender que Messi en cualquier momento va a resolver el juego. Pero necesita del equipo. Por eso hay que alejarse del imán que es Messi. La jerarquía de él se va a adaptar porque quiere ganar”.

Messi y Mascherano, dos símbolos de la selección argentina en los últimos años
Messi y Mascherano, dos símbolos de la selección argentina en los últimos años

Simeone se escapa entonces de la idea de que no va a la Selección por Messi o alguna otra figura. “No es que estoy enojado con Messi. Con Mascherano. O con otro jugador. Pienso que soy un entrenador del día a día. Soy un entrenador de equipo. El estar ligado a la Selección te tiene que agarrar necesitado de Selección. Y convencido de que para llevar un equipo a ganar un Mundial entregues toda tu vida a ese espacio. Como lo hizo Bilardo. O Menotti. En este momento de mi vida no me veo pararme a ser un seleccionador y no un entrenador. Aunque es un deseo. Mi viejo tiene 70 y pico de años y me putea porque no agarro a Argentina -abrió su intimidad familiar-. Sabe que es grande y que por ahí en 20 años agarro la Selección y él no está... La camiseta de la Selección es mi vida. Pero mi pensamiento es éste y no creo que esté tan equivocado. Los Guardiola, los Ancelotti, los Mourinho, no son entrenadores de Selección. Es un lugar distinto. Habría que buscar alguna alternativa para que los mejores entrenadores del mundo pudieran dirigir también a su selección. Pregunto: ¿Por qué no la dirigen?”. Aunque hoy ya no piensa en ese punto. A media mañana de la Argentina los dos jugarán con otras camisetas y por otro trofeo. Ahí el Cholo buscará su propio final feliz. El Messi de película lo prefiere ver por televisión.

SEGUIR LEYENDO: