Remontada y triunfo de Diego Schwartzman en su debut en el Barcelona Open

El Peque jugó dos horas y media para ganarle a Frances Tiafoe, quien lo sorprendió y le ganó el primer set. La victoria fue clave para recuperar su confianza

El porteño Diego Schwartzman, noveno jugador del ranking mundial, tuvo que emplearse a fondo para derrotar al estadounidense Frances Tiafoe (3-6, 7-5 y 6-1), en su debut en el Barcelona Open Banc Sabadell-Trofe Conde de Godó. El desgaste de su victoria le demandó dos horas y media y pudo reivindicarse luego de caer en la primera ronda de Montecarlo, torneo en el que arrancó su gira de canchas lentas.

El cuarto favorito del torneo debió trabajar mucho para dejar en el camino Tiafoe, verdugo del español Carlos Alcaraz en la segunda jornada y quien lo puso en serias dificultades a partir del segundo set. Cuando estaba casi acabado, encontró un hueco y se metió para seguir en la lucha.

Fue la primera vez que el El Peque se midió con el estadounidense que lo sorprendió en el primer set, al vencerlo por 6-3 en 46 minutos. Tiafoe se valió de dos servicios del porteño en los que se equivocó con un par de doble faltas para consolidar sus quiebres.

En el inicio, Schwartzman quebró antes para 2-1, aunque no logró aguantarlo con su saque. En el 2-2 con el servicio de su oponente, contó con cuatro breaks points, pero no consiguió valerse de ellos. Por su parte, Tiafoe aprovechó de una última equivocación no forzada de revés del porteño para alcanzar al 5-3 y ratificarlo después.

Schwartzman venció en su debut en el Trofeo Conde Godó (EFE/ Alejandro García).
Schwartzman venció en su debut en el Trofeo Conde Godó (EFE/ Alejandro García).

Algo más irregular el comienzo del segundo parcial, con ambos ya teniendo break points desde los primeros juegos. Otra vez, Tiafoe tomó ventaja al concretar un quiebre en el tercer game. Manteniendo esa ventaja constante, superando algunos buenos intentos de Schwartzman, el estadounidense se fue acercando a la victoria. Pero cuando parecía que iba a cerrarlo, Diego logró dos quiebres consecutivos para llevar las acciones a un set final.

Schwartzman salió envalentonado al tercer parcial, frente a un Tiafoe que no logró dejar la frustración por no haber cerrado el partido en las chances que tuvo. El Peque volvió a encontrar buenas sensaciones, como en los primeros games de todo el partido, tomó el dominio ya desde adentro de la cancha. Concretó breaks seguidos y se quedó con una victoria más que valiosa para engrosar su confianza.

Esto fue clave ya que antes de debutar en el torneo catalán admitió que “tengo que mantener lo que hice durante todo el año pasado. Vengo un poquito irregular, me tengo que encontrar, pero siempre tuve este tipo de irregularidades en algunos momentos y después me voy acomodando”.

Con la victoria de hoy en el debut en el ATP 500, Diego espera retomar la buena senda de cara a lo que viene ya que el próximo mes arrancará Roland Garros (el 24 de mayo, y terminará el 13 de junio).

Schwartzman se medirá este jueves, por los octavos de final, ante el francés Corentin Moutet, quien eliminó al británico Daniel Evans, decimosexto favorito en Barcelona, por 6-4, 5-7 y 6-3.

SEGUIR LEYENDO