El presidente de la UEFA aseguró que quiere “reconstruir la unidad” del fútbol europeo tras la polémica de la Superliga

El directivo había dejado abierta la puerta a los clubes disidentes por si querían dar marcha atrás con su decisión, y señaló lo admirable que fueron al reconocer su error

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin
El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, se congratuló el miércoles por la retirada de los seis clubes ingleses que formaban parte de los doce fundadores de una Superliga privada, y prometió “reconstruir la unidad” del fútbol europeo y “avanzar juntos”.

“Lo importante ahora es ir hacia adelante, reconstruir la unidad que tenía este deporte antes y avanzar juntos”, dijo en un comunicado.

El patrón de la UEFA, que el martes había dejado abierta la puerta a los disidentes por si querían dar marcha atrás, repitió que es “admirable reconocer un error y esos equipos cometieron un gran error”.

“Pero están de vuelta ahora y sé que tienen mucho que ofrecer, no únicamente a nuestras competiciones, sino también al conjunto del fútbol europeo”, añadió.

Entre los clubes ingleses que han dado media vuelta respecto a su participación en la Superliga europea, dos están clasificados para las semifinales de la actual Liga de Campeones de la UEFA, Manchester City y Chelsea, y estaban con la amenaza de ser excluidos de esa competición.

Entre el resto de equipos disidentes (tres españoles y tres italianos) hay uno, el Real Madrid, que la próxima semana debe jugar ante el Chelsea en las semifinales de la Liga de Campeones.

Un cartel con el mensaje "Devolvednos a nuestro Arsenal" colocado a las puertas del Emirates Stadium del club en Londres
Un cartel con el mensaje "Devolvednos a nuestro Arsenal" colocado a las puertas del Emirates Stadium del club en Londres

El domingo 18 de abril, 12 de los clubes más poderosos de Europa anuncian la creación de la Superliga, con el objetivo de usufructuar y arrebatarle el interés a la Champions League, potenciando los recursos económicos.

El martes 20 de abril: al menos seis de los clubes fundadores (Manchester United y City, Tottenham, Arsenal, Liverpool y Chelsea) se bajaron del proyecto y lo dejaron herido de muerte, más allá de que Real Madrid (y su presidente Florentino Pérez, junto a la Juventus) resisten y apuestan a remontar el barrilete, que se quedó sin viento.

En el medio, un juego de presiones y contrapresiones, la resistencia de los simpatizantes y los protagonistas y la sensación de que la idea nació fallida, casi como una imposición, y que ahora buscará ser “reformulada”, tal como anunció la flamante entidad en un comunicado. Aquí, las claves que explican el naufragio del plan, apenas horas después de su puesta en marcha.

En medio de un día caótico, la Superliga europea de fútbol envió un comunicado a diversos medios para informar cómo serán los pasos a seguir tras el abandono de cinco de sus fundadores. El escrito se emitió al mismo tiempo de que en Italia aseguran que el Inter de Milan también desistirá de participar del certamen que fue creado a espaldas de la UEFA y de la FIFA.

La Superliga europea está convencida de que el sistema de status quo del fútbol europeo necesita cambiar. Nosotros proponemos una nueva competición porque el sistema actual no funciona. Nuestra propuesta tiene el objetivo de darle al deporte una evolución, generando recursos y estabilidad a toda la pirámide del fútbol, incluyendo ayudas para superar las dificultades financieras experimentadas por toda la comunidad del fútbol debido a la pandemia. Habrá también pagos solidarios para todos los estamentos del fútbol”, señala el escrito que intenta con esto suavizar las críticas de aquellos clubes que quedaron fuera de la competencia.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO: