“De niño soñaba ser como Maradona”. Esa fue la confesión que había hecho Kobe Bryant en 2010, cuando viajó hasta Sudáfrica para disfrutar del Mundial de fútbol. Por ese entonces, El Diez era el entrenador de la selección argentina y el basquetbolista, quien acaba de ganar su quinto de anillo de la NBA con Los Angeles Lakers, hablaba de su devoción por el astro albiceleste.

Black Mamba -trágicamente fallecido este domingo al caer el helicóptero en el que viaja junto a otros cuatro ocupantes en Los Angeles- había aprendido a amar el fútbol en su niñez en Italia, país en el que su padre jugaba al básquet de manera profesional. “De niño soñaba con ser un día como Maradona, uno como Roberto Baggio y otro como Marco Van Basten”, había enumerado sobre esos tiempos en los que soñaba con brillar en otro deporte.

“Se van todos los buenos. Hasta la vista, leyenda”, escribió Maradona en su cuenta de Instagram, luego de conocerse la noticia de la muerte del basquetbolista. Junto a esas palabras, compartió una imagen de Kobe con alas.

Con el correr de los años, fue otro argentino el que lo deslumbró: Lionel Messi. Fanático del Barcelona por su amistad con Pau Gasol, Bryant sentía una gran admiración por la Pulga. En 2004, el brasileño Ronaldinho ya le había hablado de quien sería la próxima figura del conjunto catalán: un jovencito argentino de tan solo 17 años.

Cuatro años después, se cruzaron en el comedor de la Villa Olímpica, durante los Juegos de Beijing 2008. En ese certamen, los dos ganaron la medalla de oro con sus respectivos equipos. El propio Messi relató con el asombro propio de alguien que no se reconoce a sí mismo como una gran estrella: “Los tres o cuatro días que estuvimos en la Villa fue impresionante, nos cruzamos con Kobe Bryant, con Rafael Nadal, con Roger Federer. Pasaban por las mesas y les pedíamos fotos”.

Con el tiempo comenzaron a tener los mismos sponsors y coincidieron en las grabaciones de diversos spots publicitarios. Así se forjó una relación de admiración mutua.

Tan fanático del fútbol era el estadounidense que en algún momento llegó a decir -en broma- que Ronaldinho, Messi y Cristiano Ronaldo "son como los Kobe Bryant del fútbol”. Aunque, luego, con seriedad, afirmó que “es un honor ser comparado con ellos”.

Aunque siempre se mostraron como adversarios dentro de la cancha, Kobe siempre reconoció el talento de Manu Ginóbili. Hasta llegó a decir que, de no ser por el argentino, habría ganado más títulos de la NBA. “Si él no hubiese estado cerca, yo hoy tendría 10 anillos", dijo en septiembre de 2019, cuando ambos se cruzaron en China durante el Mundial de Básquet.

“Siempre fue uno de mis jugadores favoritos para enfrentar. Es extremadamente inteligente”, agregó y dejó en claro su pensamiento sobre el bahiense. Mientras él brillaba en la franquicia de California, Ginóbili era estrella de los Spurs y allí ganó cuatro anillos 2003, 2005, 2007 y 2014. En el primero de ellos, se cargó a Los Lakers en las semifinales de conferencia y cortó lo que pudo haber sido el cuarto campeonato consecutivo de Bryant.

“Fue divertido sentarme con él, porque ve el juego como yo, de manera muy analítica. Antes solíamos competir el uno con el otro y es bueno que ahora me hable y me diga qué piensa. Nunca nos enfrentaremos de nuevo, ahora solo será hablar de estrategia. Estuvo bien ponernos al día, porque hace mucho tiempo que no hablábamos”, sostuvo con respecto a haber visto un partido junto al argentino en el certamen de China.

Una vez conocida la trágica noticia sobre la muerte de Bryant, Ginóbili fue uno de los primeros en expresar su dolor a través de las redes sociales. “Devastated” (devastado, en inglés) escribió el argentino en su cuenta de Twitter.

A los 41 años, Kobe Bryant murió este domingo en un accidente aéreo. La estrella de la NBA viajaba con otras cuatro personas en su helicóptero privado Sikorsky S-76 cuando se desplomó sobre la ciudad de Calabasas, ubicada en el condado de Los Ángeles, California. Tras el accidente, se produjo un incendio: el personal de emergencia respondió, pero se informó que nadie a bordo sobrevivió. El vuelo partió desde Orange County y tenía que llegar a El Monte, al Mamba (Black Mamba era su apodo) Academy, a observar un entrenamiento, pero en el camino sufrió el accidente.

El sitio TMZ estadounidense confirmó que su esposa Vanessa, no estaba en el avión, pero sí viajaba Gianna, la hija mayor. La pareja tenía cuatro hijos: la citada Gianna, Natalia y Bianca y el recién nacido Capri (en junio de 2019). Bryant edificó una impactante carrera en la liga de básquetbol más competitiva del mundo, al punto de haber sido comparado con Michael Jordan. El escolta se erigió como una leyenda de Los Ángeles Lakers, donde ganó cinco anillos de la NBA, además de obtener dos medallas de oro en Juegos Olímpicos con la camiseta del seleccionado estadounidense.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: