Gignac visitó en el hospital a José Adrián Garza, quien perdió la batalla contra el cáncer (Foto: Especial)
Gignac visitó en el hospital a José Adrián Garza, quien perdió la batalla contra el cáncer (Foto: Especial)

El francés André-Pierre Gignac llegó a México no sólo a romper récords, también llegó para establecer un vínculo con la afición que va más allá de lo futbolístico.

El 10 de Tigres compartió una historia en su Instagram para despedirse de José Adrián Garza, un niño con cáncer al que conoció en el hospital a principios de 2018, y que lamentablemente falleció esta semana.

"Hoy se nos fue un gran guerrero Tigre. Descanse en Paz José Adrián. Oraciones para la familia", escribió el futbolista galo en su última publicación.

El francés estuvo en el hospital con el pequeño y ambos jugaron videojuegos (Foto: Instagram/ 10apg)
El francés estuvo en el hospital con el pequeño y ambos jugaron videojuegos (Foto: Instagram/ 10apg)

José Adrián era fanático del club de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y un día su máximo héroe apareció en la puerta de su habitación en el hospital.

Gignac y el pequeño pasaron un par de horas juntos y jugaron videojuegos. Luego, el futbolista invitó al menor a un partido contra Santos Laguna, el cual pudo presenciar desde uno de los palcos.

El delantero llegó al club felino en 2015, donde ha ganado cuatro ligas; pero es su forma de comportarse con los aficionados lo que le ha valido el cariño del país entero.

La aficionada que recibió con los brazos abiertos 

El momento en que la hincha se colgó del delantero galo (Foto: Instagram @medina_celene14)
El momento en que la hincha se colgó del delantero galo (Foto: Instagram @medina_celene14)

Habían pasado 54 minutos desde el inicio del partido entre Tigres y América en el Dignity Health Sports Park, en Carson, California, el domingo pasado, cuando el partido se interrumpió por un momento para que los azulcremas ejecutaran un tiro de esquina a favor. Entonces, una aficionada entró sin permiso a la cancha.

Se trataba de Celene Medina, una fervorosa hincha del conjunto felino que saltó los anuncios publicitarios y corrió sin parar ni voltear atrás hacia el área defendida por Nahuel Guzmán y sus compañeros.

Medina, que sorprendió a todos en la cancha, se abalanzó inmediatamente sobre Gignac, que la recibió con los brazos abiertos. Pero la mujer, con toda la confianza del mundo, se colgó del jugador galo, que mide 1.85 metros de altura.

El momento en el que la mujer ingresó a la cancha durante una pausa del partido para abalanzarse sobre el futbolista francés, que la recibió con los brazos abiertos (Video: Instagram @medina_celene14)

El ex Olympique de Marsella la abrazó y la cargó durante unos segundos, con una sonrisa en la cara. Medina todavía intentó más: le lanzó un beso que Gignac esquivó de sus propios labios, pero el futbolista de 33 años lo recibió en una de sus mejillas.

Sin embargo, el momento se interrumpió rápidamente, pues los elementos de seguridad del estadio interceptaron a Celene y se la llevaron detenida a las instalaciones de la policía de Los Ángeles.

La mujer compartió recientemente la conversación que tuvo con el jugador después del incidente. Y es que lo que llamó la atención fue que el francés se ofreció a pagar la multa para ayudarle. 

(Foto: Instagram @medina_celene14)
(Foto: Instagram @medina_celene14)
(Foto: Instagram @medina_celene14)
(Foto: Instagram @medina_celene14)

Otros gestos

En febrero, Gignac visitó en un hospital de Nuevo León a un hincha de Tigres que deseaba verlo pero ya estaba muy enfermo como para visitar el Estadio Universitario. El francés le llevó una camiseta con su firma y pasó algunos minutos con el paciente, quien murió un día después de conocerlo.

En otra ocasión, en un partido como visitante de Tigres ante Pachuca, Gignac realizó un disparo que se fue desviado de la portería rival y acabó impactando a un niño. Cuando se enteró de lo sucedido, Gignac también le regaló un jersey autografiado tras el duelo, a manera de disculpa.

El delantero, que también jugó para la selección de su país, la última vez en 2016, apoyó a una menor que hinchaba por Tigres y que sufría de un tumor cerebral. La pequeña Zoe se metió en el corazón de la familia Gignac, quienes apoyaron emocional y económicamente a la niña hasta su muerte en junio pasado.