El mexicano solo duró 10 meses en el cargo (Foto: Efe)
El mexicano solo duró 10 meses en el cargo (Foto: Efe)

Sudáfrica dio este sábado la gran sorpresa y eliminó a la favorita y anfitriona Egipto con un gol en los últimos cinco minutos de partido que le valió para colarse en los cuartos de final de la Copa de África, y de paso, dejar al entrenador Javier Aguirre sin empleo.

El fracaso de Egipto en la Copa Africana de Naciones celebrada en su territorio le costó a "El Vasco" Aguirre el puesto como seleccionador del combinado del país faraónico. El combinado dirigido por el mexicano desplegó un fútbol muy ofensivo, pero no pudo evitar su doloroso tropiezo.

El entrenador azteca fue señalado como uno de los responsables de la derrota del equipo y por consiguiente la eliminación de los Faraones que jugaban en casa y tenían la obligación de ganar el certamen. 

Hani Abu Raida presentó su renuncia a la presidencia de la Federación de Egipto, al igual que varios integrantes de la junta directiva de la federación. 

Es un de las grandes sorpresas del torneo (Foto: Efe)
Es un de las grandes sorpresas del torneo (Foto: Efe)

El directivo fue el principal impulsor de Aguirre para llegar al banquillo de Egipto, pues quería un estilo como el de México en las Copas del Mundo. 

Abu Raida seguirá al frente del comité organizador hasta el final del torneo, que fue designado a Egipto, debido a que Camerún, hace unos meses, no estuvo listo para albergar el certamen. 

Esto obligó a "El Vasco" a modificar sus objetivos y pasó de probar jóvenes a utilizar al mejor equipo en busca de ganar la Copa. Aguirre permaneció 10 meses luego de tomar al conjunto egipcio tras la Copa del Mundo de Rusia. 

En este tiempo, el estratega había logrado adaptarse a la ciudad y trataba de imprimir su estilo. Con los Faraones había comenzado la Copa con el pie derecho al ganar los tres partidos de la primera fase, pero no logró superar la siguiente ronda.​ 

Salah, la gran figura egipcia, estaba inconsolable (Foto: Efe)
Salah, la gran figura egipcia, estaba inconsolable (Foto: Efe)

La maldición de los Faraones se gestó en el minuto 85 de partido, cuando los sudafricanos salieron al contragolpe por la banda derecha y Lebo Mothiba se fue por velocidad de los centrales egipcios para poner un balón en la frontal del área y el extremo Thembinkosi Lorch, solo ante el arquero, firmó el 1-0 y el pase a cuartos.

Fue el reencuentro de Aguirre con los sudafricanos, a los que enfrentó en el primer duelo del Mundial de Sudáfrica 2010 cuando dirigía a México en una segunda etapa. Fue el partido inaugural de aquella justa mundialista y el marcador final fue de 1-1 con goles de Siphiwe Tshabalala y Rafael Márquez.

Con información de Efe