(Foto: Diario L’Equipe)
(Foto: Diario L’Equipe)

El delantero francés del Club Tigres, André-Pierre Gignac, dijo que un clásico regio, entre la Universidad Autónoma de Nuevo León y Monterrey, es igual de pasional que un Boca Juniors contra River Plate en Argentina o como el clásico turco Galatasaray contra Besiktas.

El atacante puso de ejemplo el hecho de que cuando se va a jugar un clásico regiomontano toda la semana previa la gente sale a las calles vistiendo la camiseta de Tigres o Rayados. Lo anterior lo dijo en una entrevista exclusiva que concedió para el diario deportivo de su país, L'Equipe.

"Durante una semana, todos en la ciudad tendrán su camiseta de Tigres o Rayados en sus espaldas. Está hirviendo. Es más que un clásico. Es un súperclásico, un Boca-River en Argentina, un Besiktas-Galatasaray en Turquía. A lo largo del partido, no escuchas nada en el campo, hay un escándalo en las gradas", consideró.

Gignac aseguró que nunca se ha sentido inseguro en el estado de Nuevo León desde que arribó en 2015 pese a haber confesado que la inseguridad ha ido al alza en los últimos meses en aquella entidad.

"Nunca. Estoy cerca del público, con la gente. Nunca rechazo nada. El mexicano es noble. ¡Hay que parar con los clichés! Hay personas que no comen los días de partido para poder pagar un boleto de 200 pesos y estar en lo más alto del estadio", comentó.

En otro tema, el delantero francés André-Pierre Gignac aseguró que "ya casi" es ciudadano mexicano. "Acabo de aprobar mi examen de naturalización", le declaró al diario L'Equipe.

(Foto: L’Equipe)
(Foto: L’Equipe)

“Me hicieron preguntas de cultura general e historia del país. Teníamos ese deseo, mi esposa y yo, de convertirnos en mexicanos, como nuestros dos últimos hijos, que nacieron en Monterrey. (Mis hijos) ya tienen pasaporte mexicano. Todos nos integramos perfectamente. Hemos estado aquí durante casi cuatro años. Nos quedaremos mucho tiempo. Tiene sentido tener doble nacionalidad“, detalló.

El futbolista y Tigres extendieron en 2018 sus lazos durante tres años más –dos confirmados y uno opcional–. Cuando finalice su contrato, Gignac tendrá 36 años, por lo que es prácticamente un hecho que se retirará con el equipo de Nuevo León, en el norte de México.