El conjunto de Mauricio Pochettino se impuso en Wembley al Inter de Milán, y ahora ambos suman 7 puntos en el Grupo B y se ubican por detrás del Barcelona, líder de la zona con 13. El gol lo marcó Eriksen, una de las figuras del partido.

El Tottenham jugó con la necesidad de una victoria que no le eliminase de la competición. El elenco italiano se protegió, arropadito atrás, sin presión y sin prisa. Cada movimiento del cronómetro era una pequeña victoria suya.

(Reuters)
(Reuters)

La entrada de Son inclinó unos grados el campo y curtió de imaginación los últimos tres cuartos de cancha del Tottenham. Pero seguía faltando la puntería y la clarividencia para intentarlo.

Lo que no llegó en ataque fluido, lo tuvo la cabeza de Vertonghen. El belga volvió dos meses después a la competición y estuvo a centímetros de adelantar a los suyos cuando una falta de Eriksen, recién ingresado, fue ligeramente desviada por el central. Pero el balón no entró. Tampoco lo hizo cuando Brozovic fusiló a Lloris y el francés sacó una mano sensacional pegada al palo.

Con 10 minutos por jugar, Sissoko se internó en el área, sorprendido por la pasividad de la defensa italiana, y cedió el balón a Alli en el punto de penalti. El inglés dio una vuelta sobre sí mismo y, generoso, se lo pasó a Eriksen, que llegó desde atrás para firmar el 1-0 e impulsar al Tottenham.

Con este resultado el elenco inglés deberá ir al Camp Nou a buscar el triunfo mientras el Inter recibe al PSV, ya eliminado.

Estadio: Wembley

Árbitro: Cüneyt Çakır (Turquía)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: